Edición Cero

Una crisis humanitaria de grandes proporciones, con impacto a nivel internacional, es la que protagonizan los migrantes bolivianos varados en Iquique y en distintas... Más de 200 migrantes bolivianos que buscan retornar a su país, pasaron la noche en la calle,en afueras de Consulado de Bolivia en Iquique

Una crisis humanitaria de grandes proporciones, con impacto a nivel internacional, es la que protagonizan los migrantes bolivianos varados en Iquique y en distintas países del mundo, ante la negativa del Gobierno de la Presidenta interina Jeannine Áñez, que ordenó el cierre de las fronteras. Una muestra de aquello, lo constituyen los más de 250 personas que pasaron la noche en las afueras del consulado de Bolivia en nuestra ciudad.

Iquique, por ser la principal ciudad de la Región, que conecta hacia Colchane,  el punto de salida terrestre a Bolivia, se ha transformado en el punto dónde convergen ciudadanos bolivianos de todo Chile, que buscan desesperadamente volver a su Patria, pero Bolivia, sigue con la frontera cerrada.

Más de 800 bolivianos estuvieron en un campamento precario en Colchane, esperando que se les permitiera el paso a su país, pero como no ocurrió, el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, dispuso de un albergue en el Liceo A-7 para que fueran trasladados en la ciudad, donde permanecen hasta hoy. El lugar es administrado por el Gobierno Regional.

Sin embargo, otros ciudadanos bolivianos, principalmente trabajadores temporales, que vienen a Chile en busca del sustento de su familia en Bolivia, ante la crisis sanitaria y la imposibilidad de trabajar, vienen de esas ciudades donde prestaban servicios  ocasionales, a nuestra Región a la espera que Áñez abra las fronteras.

Por su parte, el Diputado Hugo Gutiérrez, que ha seguido el tema de cerca, conoció detalles de lo que ocurre con este nuevo grupo de migrantes bolivianos, a partir de lo cual, inició diversas gestiones para abordar la crisis humanitaria. Incluso gestionará ante la Cancillería porque sostiene que urge dar una solución a estas personas, que sufren del desarraigo de su patria, no por voluntad propia, sino porque como a todos, se les sobrevino una crisis sanitaria que nadie esperaba.

CONSULADO BOLIVIANO

Como los bolivianos que llegan a Iquique,  están ya sin dinero ni posibilidades de insertarse laboralmente, empezaron  a reunirse en las afueras del Consulado de Bolivia en Iquique. Hace unos días era, 50, luego 100, 155 y hasta 250 en la madrugada de este jueves 16. Están provistos de carpas para guarecerse del frío y cobijar principalmente a niños y mujeres embarazadas.

Se han alimentado gracias a la solidaridad de la comunidad y principalmente por los aportes que le entregan los bolivianos residentes en Iquique. El Municipio, que ya otorgó albergue a los más 800 de sus compatriotas que bajaron desde Colchane, también sigue de cerca este tema humanitario.

El delegado Consular en Iquique es Juan José Machicao Jiménez, pero no se encuentra cumpliendo funciones en la sede consular en Iquique.  La primera noche que se reunieron bolivianos en las afueras del Consulado, los trasladó a un alojamiento. Hoy ante la masividad de personas, ya no se hace cargo.

Sus connacionales esperan que el  Delegado Consular tenga más protagonismo para apoyar la repatriación, pero ven que tiene una actitud en sentido contrario. Les dijo que si vinieron por su cuenta, también deben hacerse cargo de la solución, reportó uno de los afectados, que omitió  su nombre por temor a represalias.

Confirmó que esta madrugada 250 personas durmieron en la calle incluyendo la presencia de niños y mujeres embarazadas. También señaló que el Delegado Consular Machicado, no se ha reunido con ellos,  porque teme ser agredido, lo que descartan; sin embargo, su ausencia les angustia aun más, porque sienten que Bolivia, su país, no se preocupa de ellos y de la difícil situación que viven.

Otro tema que les preocupa es que Bolivia los ha calificado como masistas, es decir, activistas del Movimiento al Socialismo, lo que rechazan porque declaran no tener militancia política y que al contraria, el gobierno de Bolivia politiza el tema.

Hoy lo que demandan es que se les ubique en un albergue, de modo de protegerse ellos y proteger a la comunidad de Iquique, puesto que las precarias condiciones en las que se encuentran, podría agudizar la crisis sanitario.  Por eso creen que es urgente que se les practique un control médico, con la finalidad de cumplir con todo el protocolo  indicada para la pandemia del Covid19.

Agradecen a las autoridades chilenas que se han preocupado y a sus compatriotas residentes. “Velamos por el bienestar de nuestros compatriotas y lo que queremos es volver a nuestros hogares y reencontrarnos con nuestra familia que están en Bolivia”.

Posted by Edición Cero on Wednesday, April 15, 2020