Edición Cero

Ante la gravedad de la situación, por el derrame de aguas servidas en los emisarios de Playa Brava, el alcalde de Iquique , Mauricio... Alcalde Soria alertó a veraneantes de contaminación en Playa Brava. No descartó seguir acciones legales contra Sanitaria Aguas del Altiplano

Ante la gravedad de la situación, por el derrame de aguas servidas en los emisarios de Playa Brava, el alcalde de Iquique , Mauricio Soria, enterado de la situación y tras la decisión de la Capitanía de Puerto de cerrar el sector norte de la playa, se constituyó en el lugar junto a un equipo de salvavidas, para alertar a los veraneantes, que disfrutaban en esta tarde sabatina. El edil indicó que no descarta iniciar acciones legales contra los responsables de la contaminación del mar que bordea la ciudad, una vez concluida la investigación que iniciará Aguas del Altiplano y se tenga a la vista los resultados.

En rigor  le corresponderá a la  Superintendencia de Servicios Sanitarios que adopte los procedimientos, tras la rotura de un ducto del emisario de Aguas del Altiplano.

Sin embargo, este no es un tema nuevo, ya que los propios pescadores artesanales, buzos y hombre de mar, ya el año pasado denunciaron la filtración de los ductos de la sanitaria.

LLAMADO

Tras su visita, el alcalde Soria dijo que el llamado público a  “las iquiqueñas e iquiqueños es a no hacer uso del sector norte de Playa Brava. Si bien este no es un balneario, a veces, cuando el mar está bueno, las personas caminan por la orilla de la playa o los niños juegan allí. Ahora el llamado es a abstenerse hasta que la Superintendencia de Servicios Sanitarios informe sobre lo ocurrido”, indicó.

La filtración, no solo supone un riesgo para la salud de los iquiqueños y molestias en los vecinos, sino que además se contradice con las políticas medioambientales que ha adoptado el municipio y el impulso que se le ha dado a La Tierra de Campeones como polo turístico.

Además, la mera presencia del sumidero representa un problema si de manejo de residuos se trata. “No podemos seguir arrojando nuestros residuos al mar. Estamos en el desierto más árido del mundo y por eso nuestra legislación debe cambiar. Esto atenta contra lo que planteamos como una ciudad sustentable y contra la industria del turismo. Espero que sirva de ejemplo a las empresas sobre qué es lo que no debe pasar, ya que es un gran problema”, concluyó el edil.