Edición Cero

Un recurso de protección en contra de un dirigente vecinal presentó la directora y los apoderados del Jardín Infantil “Lucerito Dorado”, ubicado en el... Apoderados de Jardín Infantil de Alto Hospicio presentan recurso de protección contra dirigente vecinal por acoso

recurso 3Un recurso de protección en contra de un dirigente vecinal presentó la directora y los apoderados del Jardín Infantil “Lucerito Dorado”, ubicado en el sector de la Autoconstrucción en Alto Hospicio. La acción judicial fue interpuesta en la Corte de Apelaciones de Iquique en contra del dirigente Modesto Iván Quiroga Butrón, quien oficia de dirigente en la junta de vecinos Unión y Fuerza, perímetro donde se encuentra enclavado el recinto educacional dependiente del municipio.

De acuerdo a la directora del establecimiento, Claudia Rojas, los problemas comenzaron en noviembre pasado, por denuncias de supuestos ruidos molestos debido a unas obras de intervención que se desarrollaban en el jardín infantil, los cuales no entorpecen la labor educativa.  En esa oportunidad

Un segundo incidente, se produjo cuando un grupo de menores fue sacado del establecimiento a ejecutar tareas al aire libre por el entorno donde está emplazado el jardín infantil. En esa ocasión Quiroga Butrón encaró verbalmente a las funcionarias, les prohibió hacer la caminata y además, sorpresivamente comenzó a fotografiar a los menores y personal, sin pedir autorización para ello a los progenitores de los niños. A esto se suman, los escándalos que ha provocado en el establecimiento para que le permitan el ingreso para fiscalizar las obras de intervención, arrogándose postestades o autorizaciones de las cuales carece, pues no es fiscalizador de obras, inspector o guardián.

En el recurso, se establece que el dirigente vecinal ha conculcado el derecho a la integridad síquica de las personas. “Las funcionarias del jardín y los mismos apoderados nos hemos comenzado a sentirnos amedrentados y nerviosos por la presencia de este poblador. Es materia de constante preocupación y stress, pues no sabemos cómo reaccionará y nos parecen fuera de lugar sus conductas. Por lo menos no son las que tendría una persona con rasgos mentales normales”, sentenció la directora del establecimiento.

Otros de los derechos vulnerados que se plantean en el recurso, es el de libertad personal y el de movilización.

Junto a la presentación del recurso, se acompañaron una serie de pruebas documentales, solicitando que el tribunal acoja la acción declarando la ilegalidad y arbitrariedad de los actos, de tal forma que ordene al dirigente vecinal abstenerse de este tipo de conductas bajo apercibimiento de la aplicación de multas o arresto. “Nuestro temor es legítimo, pues no sabemos hasta dónde llegarán sus conductas, las que pueden provocar algo más grave”, aseguró la educadora de párvulos.

Los comentarios están cerrados.