Edición Cero

Un primer impacto tuvo en la iglesia diocesana, en la misma persona del Obispo Diocesano Guillermo Vera Soto, ante la acusación que la Comunidad... Obispo Guillermo Vera ante acusaciones de laicos, se abre al diálogo y manifiesta su disposición para acoger denuncias responsables

Un primer impacto tuvo en la iglesia diocesana, en la misma persona del Obispo Diocesano Guillermo Vera Soto, ante la acusación que la Comunidad de Laicas y Laicos de Iquique, hicieran presente mediante una misiva, a la Comisión del Vaticano, encabezada por monseñor Scicluna, al exponer una serie de ellos que definen como irregulares. 

El jefe de la iglesia local, el obispo Guillermo Vera Soto,  se pronunció en esta ocasión, mediante una declaración pública, manifestando su disposición de “acoger las denuncias que responsablemente cualquier persona quiera plantear, acerca de consagrados o de situaciones dentro de la iglesia, respecto de las cuales se requiera claridad”.  Y remarcó señalando que “en la iglesia todos contamos”.

Con esta reacción pública, el obispo de Iquique , deja ver su voluntad de abrir espacios de diálogos y, a la vez, de buscar canales de comunicación para encaminar hacia el abordaje a los problemas  que evidenciaron los laicas y laicos.

LA DECLARACIÓN

Monseñor Vera se expresa con cautela y precisa argumentación, señalando que: “Quiero compartir con ustedes algunas ideas respecto de la carta enviada por un grupo de laicos de nuestra Diócesis, al papa Francisco, a través de Monseñor Scicluna”.

A la vez, agradece la oportunidad que el Papa da, al “facilitarnos a todo el pueblo de Dios el comunicarnos directamente con él, generando así una instancia que necesitamos. En este caso, mediante su enviado especial”.

En la declaración, reconoce el obispo que ha tenido oportunidad de “encontrarme con estos hermanos laicos, dialogando como bautizados, pudiendo expresar nuestras dificultades en este caminar juntos. Esperanzados en que esta comunicación franca y directa, contribuya a la mejor misión de la Iglesia, quiero hacer llegar a ellos y a toda la comunidad de Iquique, mi permanente disposición para escuchar y acompañar”.

Señala que  que le importa que “juntos y con total voluntad trabajemos por la construcción de espacios sanos y seguros, transparentes y confiables en cada una de nuestra comunidades”, porque dice que tiene la convicción que “en la iglesia todos contamos”, llamando enseguida a trabajar “bajo la mirada de la Virgen del Carmen en la construcción del reino de Dios en medio nuestro”.

ESTRATEGIAS

Mientras que la iglesia diocesana, sale al paso con esta estrategia comunicación, de abrirse al diálogo, e incluso, de acoger las eventuales denuncias, la contraparte, es decir, la Comunidad de Laicas y Laicos de Iquique, también hace lo suyo.

Convencidos que exponen un tema crucial y siendo parte de la iglesia, entendido como el pueblo cristiano que vive su fe en comunidad, también prepara nuevas estrategias para que sus acusaciones finalmente lleguen al Santo Padre.

NOTAS RELACIONADAS

Laicos de Iquique alzan la voz y quieren llegar hasta el Papa Francisco: Acusan ante Scicluna y Bertomeu abusos ocurridos en esta Diócesis

Un caso emblemático: Sacerdote Armando Vergara Araya, vive su propio “exilio” alejado de su iglesia nativa, Iquique