Edición Cero

Ricardo Balladares, sociólogo y analista político. Hoy en la mañana se conoció la detención de 18 personas en Iquique y Alto Hospicio en la...  Virus electoral que contagio a la Fiscalía: El montaje del 18M.

Ricardo Balladares, sociólogo y analista político.

Hoy en la mañana se conoció la detención de 18 personas en Iquique y Alto Hospicio en la región de Tarapacá, Chile. La detención estuvo a cargo del OS7, unidad de la policía militar chilena conocida como Carabineros de Chile. Entre los detenidos figuran adultos mayores, menores de edad, y cooperantes de comedores populares y brigadistas de salud “Cruz Roja” que prestaron labores de socorro ante los efectos de la represión policial durante los días del estallido social.

Las detenciones se dieron mediante violentos allanamientos, destrucción de enceres e inusitada presencia policial nunca vista ni siquiera contra los carteles de la droga que funcionan impunemente en la región.  Las lamentables diligencias fueron ordenadas por el juez Mauricio Chia Pizarro a solicitud de la Fiscalía Regional de Tarapacá.

Según los trascendidos, las violentas detenciones se dieron en el marco de la investigación por desórdenes públicos y delitos contra la propiedad acaecidos durante los días posteriores al estallido social del 18-O de 2019 que permitió abrir el camino para una nueva constitución para Chile.

Dentro de las justificaciones para tan masivo y violento actuar está el delirio -imaginado hace ya tiempo por La Moneda- que los detenidos conformarían una organización política criminal dedicada a cometer delitos durante aquellos días.

Ante a la estupidez majadera del gobierno, los agentes policiales y de los actores del sistema de justicia, solo es posible reafirmar -así como lo han establecido las pocas resoluciones judiciales sensatas y profusas investigaciones académicas- que las situaciones de violencia ocurridos durante el estallido social respondieron a actos espontáneos, que si bien masivos, no se ha logrado establecer ninguna prueba de que existiese concertación para cometerlos y menos aún motivación política evidente.

Lo que el gobierno, ministerio público y tribunales no quiere entender, por falta de voluntad, inteligencia o clausura cognitiva, es que cada paradero destruido, monumento rayado, supermercado arruinado o neumático quemado, fueron expresiones de un conjunto de expectativas insatisfechas y cuyo incumplimiento por parte del Estado ha sido continuamente avalado por los actores del sistema de justicia.

Sin duda, lo que sí es posible establecer, es que la acción cometida hoy por las policías y los agentes del sistema de justicia, tiene una clara intencionalidad política electoral que se revela por el momento y contexto en que se dan estas detenciones.

Resulta casi imposible no sospechar que lo que se busca con estas acciones es generar una atmosfera de conflictividad social en la región y una distracción política a los tres candidatos que por vocación pública y voluntad popular dedicarán tiempo a la defensa judicial de los imputados, de esa forma, distraerlos de su objetivo político electoral: ganar la alcaldía de Iquique, la gobernación de Tarapacá y el cupo de constituyente.

Punto a parte, es la vinculación que radio Bío Bío, en forma buitre, pretendió otorgar al Partido Comunista con lo ocurrido, cuestión que fue desmentida por el Secretario Político Regional de ese partido y diputado de la república por Tarapacá, Rubén Moraga Mamani.

Otro mal chiste, a los que la desprestigiada policía militar de Carabineros nos tiene acostumbrados, son las pruebas incautadas para ligar a las víctimas de este montaje a los delitos aludidos por la fiscalía y las policías. Cabe recordar que los delitos que se imputan ocurrieron hace más de un año, pero no hay pudor en incorporar como prueba lo allanado hoy: botellas individuales de cerveza consumidas recientemente y una botella mediana de diluyente usada para la restauración de muebles.

Las decisiones de los agentes de justicia impactan en las vidas de las personas. Sabemos el impacto brutal que tiene la injusticia sobre la vida de la gente, pero nada de eso les importa. No hay posibilidad de una vida democrática y sana con una policía y un sistema de judicial con estas características. ¿Cuándo llegará la hora de que la fiscalía y el poder judicial se investigue a sí mismo por los montajes, complicidades, denegación de justicia e injusticias cometidas en estos años de montajes, falsedades, errores y encarcelamientos injustos? Es hora de que se deba aplicar la Constitución y aplicar la ley contra ellos mismos. Cuestión que obviamente y por cobardía nunca harán.

En resumen, la operación del Ministerio Público, Juzgado de Garantía y de Carabineros no es más que otra rasca operación de inteligencia política electoral, que de inteligente no tiene nada y de electoral tiene mucho.

Una respuesta a “ Virus electoral que contagio a la Fiscalía: El montaje del 18M.”

  1. Kela dice:

    Sin olvidar q estos fueron los brazos ejecutante
    s y los que firmaron el “acuerdo x la paz” y posteriores aprobaciones de leyes represivas, son los gestores de todo este atropello a los DDHH, son los q ahora se presentan en elecciones como dueños de la democracia. No lo olviden no votar x los cómplices DC, PPD, PS, PRSD