Edición Cero

Anyelina Rojas Valdés.- Tres víctimas del estallido social en Iquique, que participaron en la reunión que el Director Nacional del INDH, Sergio Micco sostuvo... Noviembre negro para víctimas de la revuelta. Esperan que INDH asuma rol más potente para que se haga justicia y sanciones a violadores de DDHH

Reportero Gráfico independiente, le relató al director del INDH, el ataque del que fue objeto, hace un año.

Anyelina Rojas Valdés.- Tres víctimas del estallido social en Iquique, que participaron en la reunión que el Director Nacional del INDH, Sergio Micco sostuvo con ellos, si bien manifestaron que fue positivo que se iniciara un contacto formal, también señalaron que fue la ocasión de emplazar al Instituto Nacional de Derechos Humanos, para que asuma algunos temas. Por ejemplo, frente a la lentitud de las causas, que en la práctica no avanzan nada.

Es el caso de Juan Francisco Alarcón, quien fue capturado por personal militar el día que las protestas partieron en Iquique, 19 de octubre de 2019, y dentro de la unidad militar de Cavancha, fue sometido a torturas, las cuales ya fueron acreditadas por el protocolo de Estambul.

También asistió al encuentro el paramédico Albano Toro Cárdenas (41 años), quien en su calidad de paramédico, asistía a las víctimas en el sector de la zona cero, identificado con su vestimenta clínica. El 21 de noviembre del año pasado, en medio de una encerrona que se hizo a los manifestantes, fue el primero en recibir un impacto en su ojo, perdiendo más del 95% de la visión.

Otras de las víctimas es el reportero gráfico Jorge Cerpa Vega, quien recibió un impacto en su mano derecha, mientras cubría en calidad de gráfico independiente, una manifestación desarrollada en las afueras del Cuartel de la Sexta División de Ejército, desde donde fue percutada la bala que le daño su mano, hasta hoy.

REPORTERO GRÁFICO

En la noche del 1 de noviembre de 2019, Jorge Cerpa, un muy conocido reportero gráfico y querido en el mundo de las comunicaciones, salió a registrar la jornada de protesta. Inquieto como es, se desplazaba de una locación a otra para tener las mejores tomas y debidamente identificado. También es conocido en el mundo policial y militar, en función de su trabajo, con más de 20 años de desempeño.

En un momento de la noche de aquel 1 de noviembre, y cerca de la Casa Militar al interior del cuartel, dio la espalda para captar una imagen del enfrentamiento fuerzas especiales y manifestantes. Sin embargo, desde el interior del Regimiento, un efectivo le disparó directamente al cuerpo, a la altura de su mano, como en un intento de evitar el registro. Hasta hoy Cerpa se pregunta qué hubiese pasado si el impacto lo recibe en su cráneo. Y por la espalda.

El INDH presentó una querella que, como la de sus compañeros, parece estar dormida en la justicia, con un avance mínimo. En forma paralela, el Ejército lleva un sumario administrativo, que tampoco avanza. Y más aún, fuera de todo lugar, relata Jorge Cerpa, le pidieron que aportara para ese sumario, con la carpeta investigativa que se lleva en la Fiscalía, lo que, obviamente, lo enfureció. “¿Cómo se les ocurre que le voy a pasar esa información? ¡ellos tienen que hacer su trabajo!”.

Jorge Cerpa espera que ambas investigaciones, es decir la querella y el sumario del Ejército avancen – a un año de los hechos-,  y se castigue al efectivo militar que le disparó. Su mano derecha nunca la recuperó en su totalidad y en su desempeño como reportero gráfico, es fundamental.

ALBANO Y LA MUTILAZIÓN DE SU OJO

Triste es también la historia de Albano, ex bombero y paramédico egresado de la Universidad Arturo Prat de Iquique. Hoy tiene 41 años, 40 cuando fue mutilado en su ojo derecho. Con una vocación de servicio de toda su vida,  ha desarrollado muchas labores de voluntariado en temas de ámbitos de atención en situaciones de emergencia.

El día de los hechos, 23 de noviembre de 2019 estaba en la zona cero debidamente vestido con ropa clínica y debidamente identificado. Estaba en una posta improvisada que montaron a unas 5 cuadros de la protesta, con la finalidad de prestar atención en la contingencia que se desarrollaba, ya hace varias horas y habiendo atendido varios impactos balísticos y daños por efectos del gas.

A eso de la medianoche, relata que Fuerzas especiales de Carabineros, realizaron una gran embestida contra manifestantes, pobladores del sector y la posta de campaña improvisada. “Carabineros a mansalva me disparó en el rostro y recibió de lleno el impacto, que dañó mis lentes ópticos y las antiparras de seguridad. Y de inmediato quedé sin ver”.

Resultó con lesión ocular que destrozó su cornea y el cristalinos, sin posibilidad que pueda recuperar la vista.  Fue llevado al Hospital de Iquique y luego trasladado a Santiago, donde ha sido intervenido en varias ocasiones, sin embargo no recupera su vista.

Como otras víctimas, siente una tremenda impotencia porque en su caso tampoco se ha hecho justicia, ya que las investigaciones están detenidas. “Siempre he tenido mi vocación de servicio y mis armas son un termómetro con un toma de presión… Yo me acerqué a ayudar, no a protestar”, señala asegurando que sus ideales y vocación de servir, siguen intactos.

TORTURADO EN CUARTEL EN EL REGIMIENTO

El 19 de octubre de 2019, cuando parte el estallido social en Iquique, y en medio de una acción de protesta frente a las dependencias de la Sexta División de Ejército, Juan Francisco Alarcón, en ese entonces de 26 años, es “agarrado” por efectivos militares en la zona del hotel, contigua a la unidad militar y es sometido a una serie de torturas, las cuales ya fueron acreditadas. Su caso, hasta hoy, no avanza y por lo tanto, no hay nadie detenido ni sancionado por las brutales torturas de las que fue objeto. Además muchas mofas y acciones de denigración que lo dejaron en estado de shock. Edición Cero lo entrevistó a pocas horas de ser liberado y su estado físico, era deplorable.

En la querella está el testimonio de una joven pareja que vive en los departamentos contiguos y que desde la altura presenció la brutal golpiza que sufrió el joven. Aunque él no sabía de esa observación ni conoce a esas personas, éstas decidieron entregar su declaración, luego que se difundieran versiones oficiales que daban cuenta de una situación al revés.

Hoy Juan Francisco da una dura lucha para visibilizar a las víctimas de la revuelta. De hecho, conformó la Agrupación de Víctimas de Violencia por Agentes del Estado, AVIDVAE, integrada por una veintena de personas, que, como él, padecieron el ataque de efectivos policiales o militares. Hay victimas de torturas, de ataque con resultado de trauma ocular y otros casos.

Por eso, la reunión con el Director del INDH, le pareció una oportunidad de exponer los temas que están en el tapete y a los que la institucionalidad no ha dado respuesta efectiva.

LOS PLANTEAMIENTOS

Respecto del presupuesto del INDH, plantearon el aumento del presupuesto especialmente para las regiones con mayor presencia de casos producto de la represión que continua hasta estos días.

“Creemos que no dan abasto”, se necesita mayor dotación de profesionales, abogados, psicologos, comprometidos y presentes en terreno (equipos multidiciplinarios y con participación activa en materia de DD.HH.).

En lo territorial, sugieren mayor presencia del INDH en los territorios en donde se desarrollen manifestaciones, con el objetivo de impedir que existan nuevos casos de violaciones de DD.HH. en la región.

Justicia: Mayor presencia en la judicialización de los casos, ingreso de querellas las cuales a nivel local -en su mayoría- son asumidos por los abogados de la oficina parlamentaria del diputado Hugo Gutiérrez, mediante los abogados Enzo Morales y Matías Ramírez.

Proponen Generar instancias en donde exista mayor contacto con las agrupaciones de víctimas presentes en la región

Respecto del rol del Estado se preguntan sobre Cuáles son las facultades reales del INDH para presionar al Estado. “Esta consulta con el objetivo de poder otorgar a las víctimas de violencia por parte de Agentes del Estado una reparación integral, atención médica y de salud mental. Por ejemplo señala Juan Francisco, en Tarapacá no existe una Unidad de Trauma Ocular, UTO, por lo cual las víctimas viajan cada ciertos meses a Santiago para poder ser atendidos.

En el ámbito de acción de Gendarmería, le plantearon a Sergio Micco, la necesidad de saber exactamente cómo trabajan con relación a los presos políticos y cuáles son las condiciones en que éstos se encuentran.  Igualmente, hacer un seguimiento de los casos, en cuanto a salud física y mental.

Y en relación a un caso ocurrido recientemente, conocer los protocolos en los cuales la persona privada de libertad  atenta contra su propia vida producto del encierro.  Y en el caso de Diego Contreras, que se conozca cuál fue el protocolo aplicado.

Por ello, consciente de la gravedad de este caso, le señaló Juan Francisco a Sergio Micco que “sabemos que el INDH tienes las facultades para autorizar la asistencia de salud mental vía online para  Diego, por eso pedimos se aplique esta medida con sentido de urgencia”.

Así, con ese sentir, dudas y propuestas, de dio el vamos a esta relación entre víctimas y el INDH, ocasión en que el Director Sergio Micco, se comprometió con varias acciones.}

NOTAS RELACIONADAS

Víctimas del estallido piden a Director Nacional del INDH, acciones concretas para que Fiscalía apure procesos en Tarapacá.

Estudiante denuncia al Tribunal de Garantía que fue torturado en Cuartel Granaderos de Iquique

TESTIMONIO DE JORGE CERPA

https://edicioncero.cl/2019/11/reportero-grafico-recibe-postonazo-disparado-desde-el-interior-de-la-sexta-division-de-ejercito/

TESTIMONI DE ALBANO TORO

https://www.youtube.com/watch?v=DbrED8t1tws

Los comentarios están cerrados.