Edición Cero

Conmoción y un profundo color en sus familiares y su círculo cercano, provocó el intento de suicidio que protagonizó el preso político de la... Joven preso político de la revuelta, intentó suicidarse para poner fin a la injusta situación que vive

Conmoción y un profundo color en sus familiares y su círculo cercano, provocó el intento de suicidio que protagonizó el preso político de la revuelta, Diego Alejandro Contreras Bustos, 20 años, al interior del Recinto Penal de Alto Hospicio, donde cumple una condena de presidio efectivo de 3 años, por haber arrojado una bomba molotov. El joven se encontraba sin recibir visita y no quiere que se le envíe a compartir espacio con los reos comunes. Estaba sumido en una profunda depresión y sin ningún tipo de asistencia psicológica.

Diego Contreras fue condenado como autor del delito de arrojar artefacto incendiario en la vía pública, hecho ocurrido en enero de este año, fecha desde la cual se encontraba en  en prisión preventiva en el recinto. Con la condena, debió seguir en el mismos establecimiento.

Su familia está muy afectada por la situación que afecta al joven, quien fue detenido durante una jornada de protesta en el contexto del estallido social. Entienden que Diego lo que hacía era luchar por una situación más justa, la misma que permitió que llegáramos al plebiscito del pasado 25 de octubre. Y mientras otros celebraban, él pasaba muy malos momentos al interior de la cárcel de Alto Hospicio, imposibilitado de tener acceso a visitas.

Rechazan que exista diferenciación en la forma de aplicación de la justicia, porque mientras las personas comunes y corrientes reciben todo el rigor de la ley, los que sí lo tienen enfrentan penas incluso, irrisorias, como las clases de éticas a los empresarios que defraudaron al fisco.

LIBERTAD Y JUSTICIA

La Coordinadora Libertad y Justica, que apoya a los jóvenes detenidos tras el estallido, emitió un comunicado público para referirse al tema e informar a la comunidad, señalando que sin ninguna atención psicológica, el joven enfrentaba una situación inhumana al interior del penal.

Y más aún, acusa que hay presiones externas, del gobierno hacia el Poder Judicial, para aplicar las sanciones a los presos de la revuelta, situación que “(…) ha llevado a este joven a no querer seguir con su vida en estas condiciones, por tanto son los principales artífices del juvenicidio al que han sometido a nuestra sociedad con una errada argumentación para ordenar prisión preventiva y condenas injustas como estrategia política”.

DECLARACIÓN COMPLETA:

Desde nuestro más profundo sentir, nos dirigimos a la comunidad en general para informar sobre un acontecimiento sucedido el día de hoy. Se trata de un intento de suicidio de uno de los presos políticos de Tarapacá, Diego Contreras Bustos, 20 años, quien se encuentra recluido en el centro penitenciario de Alto Hospicio sin recibir ningún tipo de ayuda psicológica y sin derecho a recibir visitas de sus familiares por el confinamiento, lo que lo tiene viviendo una situación inhumana dentro de la cárcel.

La situación de Diego nos preocupa de sobremanera. Las presiones externas del gobierno sobre el poder judicial, que hoy lo tienen tras las rejas, han sido quienes han llevado a este joven a no querer seguir con su vida en estas condiciones, por tanto son los principales artífices del juvenicidio al que han sometido a nuestra sociedad con una errada argumentación para ordenar prisión preventiva y condenas injustas como estrategia política.

Diego fue condenado a una pena efectiva de 3 años y un día de presidio, el pasado 6 de octubre del 2020; a la orden de el tribunal integrado por los jueces Rodrigo Vega Azócar (presidente), Juana Ríos Meza y Loreto Jara Peña (redactoras), fiscales Gonzalo Guerrero Reyes y Juan Valdés Jeria, la sentencia acompañada de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos.

A petición de sus familiares y como coordinadora queremos visibilizar la situación en la que se encuentra hoy Diego, ya que no es un hecho aislado y queremos hacer sentir las injusticias que está enfrentando junto a su familia. Para los familiares son días y noches de completa incertidumbre al ver a sus seres queridos presos en torno a la prisión política.

Es por lo anterior que hacemos el llamado a solidarizar con los presos políticos de tarapacá y del país, exigimos trato digno y cambio de módulo para Diego Contreras.

Los presos políticos de la revuelta

¡NO SON UN PELIGRO PARA NUESTRA SOCIEDAD! ¡LA PRISIÓN POLÍTICA NO ACABÓ CON LA DICTADURA!

No te dejaremos solo.

Firman:

Coordinadora Libertad y Justicia por lxs presxs politicxs.

Familiares y amigos de Diego Contreras Bustos.

NOTA RELACIONADA

Condenan a 3 años y un día a manifestante que arrojó artefacto incendiario. Su padre señala que la justicia opera con rigor sólo para quienes no tienen poder

Los comentarios están cerrados.