Edición Cero

Daniel Ramírez.-  Hace muchos años atrás, cuando en nuestro país agonizaba la débil democracia que siempre hemos tenido, hubo un hombre que antes de... La Profecía

Daniel Ramírez.- 

Hace muchos años atrás, cuando en nuestro país agonizaba la débil democracia que siempre hemos tenido, hubo un hombre que antes de morir quiso dirigirse a su pueblo y darle un mensaje de esperanza y les habló, “Trabajadores de mi patria tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.” Estamos comenzando a vivir el cumplimiento de esa profecía y al vivirla, no debemos olvidar el contexto en que fue hecha.  La clase dominante es capaz de traicionar cualquier valor o compromiso, cuando se trata de proteger sus intereses.

El plebiscito que acabamos de votar ha venido a reemplazar al que Allende iba a llamar el 11 de Setiembre de 1973. Cuarenta y siete años después nos pronunciamos sobre los temas que en ese momento eran gravitantes. La necesidad de tener una constitución que responda a las necesidades de justicia, igualdad y democracia de nuestra sociedad. El triunfo de hoy ha sido mucho más aplastante de lo que hubiera sido en ese momento y después de tantos años de lucha, está señalando la factibilidad real y solida de la revolución con empanada y vino tinto.

Esto significa en el día de hoy que elaborada la nueva constitución, no tendremos una sociedad socialista ni tendremos una sociedad neoliberal, sino una sociedad principalmente democrática construida ladrillo a ladrillo por sus ciudadanos, con una participación activa facilitada por las nuevas tecnologías de comunicación y con una participación femenina paritaria en toda la institucionalidad política. Tengo una gran confianza en que la mujer nos enseñará a vivir como un ser social.

El apruebo de la necesidad de tener una Nueva Constitución con 78,27 % y el rechazo a que esta fuera elaborada por una convención mixta, formada por la clase política tradicional, en un 78,99%, (Convención Constitucional) dan una muestra más que clara e imposible de interpretar mañosamente, de que la ciudadanía en su conjunto no quiere más de lo mismo.

Otra cosa interesante que muestra este resultado es que esta confrontación no ha sido entre izquierda y derecha política. Este resultado ha mostrado territorialmente la cruda realidad de nuestro país en lo que se refiere a la desigualdad. Las comunas donde ganó el rechazo a la nueva constitución en nuestra capital, que es la sede del poder económico, político y social, son Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea, reconocido hogar de los “dueños” de Chile. Lo que señala claramente que el conflicto que acabamos de votar y ganar ha sido entre los ricos y los pobres, entre los empresarios y los trabajadores. Visto territorialmente, el mapa señala los lugares en todo Chile en que viven los que trabajan para acrecentar la riqueza de quienes viven en esas tres comunas.

¿Cuál es el aspecto positivo de esto? Por primera vez vemos y lo sentimos claramente, que quienes estamos socialmente de acuerdo en los cambios, somos los que trabajamos para los que quieren mantener las cosas como están, es decir, si estamos de acuerdo en nuestros objetivos y una minoría se opone, tenemos un arma importantísima en nuestras manos, el paro nacional

Menciono lo anterior porque creo que es importante saber qué es lo que tenemos para defender nuestro avance hacia la construcción de una nueva sociedad. Ya nos derrotaron con la fuerza hace muchos años atrás. Hoy tendrían que hacerlo socialmente y no podrían porque no tienen las armas válidas en ese campo. Ellos buscarán la forma de emplear la violencia y culparnos de ello. En eso son maestros.

Otro punto importante es que ese 78,27 % es el dueño de los más de 200.000 millones de dólares que quedarán en las AFP después del retiro del 20 %, lo que significa que hay plata para construir una nueva sociedad.

El gran peligro está en los aliados del gran capital, en los políticos acostumbrados a engañar, tergiversar y comprar voluntades, que aparentemente, y solo aparentemente, no entendieron que la mayoría ciudadana, el soberano, votó una convención en la cual no participaran miembros del congreso ni candidatos propuestos por ellos, es decir, una elección ajena a los partidos políticos, sin embargo, ya se están apurando en nominar sus candidatos a la elección. Quieren validar el sistema de nominación que tenía la convención mixta y aplicarlo a la convención constituyente.

Los candidatos para participar en la Convención deben de estar inscritos en enero de 2021, de manera que tenemos poco tiempo para establecer las reglas necesarias, para que los candidatos independientes tengan las mismas facilidades de participación que los de los partidos políticos, que la paridad de género se pueda aplicar democráticamente y se establezcan los cupos para  pueblos originarios  .

En resumen, los ciudadanos somos los soberanos en nuestra sociedad, tenemos la voluntad de cambiar esta sociedad, tenemos la plata necesaria para cambiar esta sociedad y tenemos la fuerza social para defender los cambios. Nada debería poder impedir que la cambiemos.

2 respuestas a “La Profecía”

  1. cactus dice:

    interesante articulo y análisis de la situación actual. Estoy muy de acuerdo, en que el pueblo tiene esta vez un arma importante en sus manos, “el paro nacional”. Y esta puede funcionar eficientemente si la gran mayoria del pueblo chileno tiene los mismos intereses y necesidades de justicia e igualdad, que es lo que en este momento se respira en Chile. El chileno esta cansado de esperar y escuchar excusas o argumentos de los dirigentes del país. El chileno quiere cambios y esos cambios deben ser radicales. Ahora es el momento en que el chileno tiene la palabra y los dirigentes de gobierno tienen que escuchar y considerarla una realidad. Si los chilenos siguen unidos en sus necesidades y peticiones serán fuertes y se les esuchará. Seguramente el camino será pedregoso, pero la victoria al final será mas gratificante todavía.

  2. Mirtha Morales dice:

    Gracias por abrir mis ojos y seguramente el de muchos .
    Falta tanta información al respecto y espero que se siga divulgando.
    Sabía que eras un SER humano y me alegra saber de ti.
    Hay que alumbrar el camino a seguir