Edición Cero

Operativos se retomaron luego que fueran suspendidos debido a la pandemia del Covid-19. Del total de extranjeros, 83 son mujeres. En un trabajo conjunto... Materializan expulsión de 207 bolivianos que permanecían recluidos en los penales de la región

Operativos se retomaron luego que fueran suspendidos debido a la pandemia del Covid-19. Del total de extranjeros, 83 son mujeres.

En un trabajo conjunto entre el Ministerio del Interior y Seguridad Pública, Gendarmería y la PDI, se cumplió con el tercer operativo en lo que va del año de expulsión de ciudadanos bolivianos, que se encontraban recluidos en las unidades penales de la región.

En la oportunidad fueron 207 las personas que regresaron a su país, entre hombres y mujeres, donde la mayoría perdió su libertad por el delito de tráfico de drogas.

De acuerdo al trabajo desarrollado con la sección extranjería de la PDI, se dispuso que los internos fueran embarcados en los penales, dependientes de la dirección regional de Gendarmería.

Por tal motivo en el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio, se extraditaron a 150 personas, 73 hombres y 77 mujeres. Desde el CDP de Pozo Almonte, fueron 50 hombres y del CCP de Iquique, once mujeres, de las cuales siete se fueron con sus guaguas. Todo ese trabajo se inició antes de las 05:00 horas, procediendo con el desencierro, para luego esperar a los funcionarios de la PDI, que llegaron a los recintos penales.

En la oportunidad entregaron vestimentas de precaución sanitaria, consistente en un buzo, zapatillas, mascarillas y lentes. Además, se dispuso de siete buses, seis de ellos con 21 pasajeros y uno con 20, donde cada uno viajó en un asiento, evitando todo tipo de contacto, por posible contagio de Covid.

El director regional de Gendarmería, coronel Luis González Báez, dijo que “la expulsión es una medida accesoria a la condena, que el Tribunal de Justicia dictamina la condena del individuo y se le aplica para regresar a su país. Esto viene chequeado y nosotros como Gendarmería aplicamos todas las medidas administrativas y ahora por consecuencias de la pandemia, se tomó el PCR a la totalidad de los internos que fueron expulsados”.

El intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, quien supervisó el cumplimiento de esta medida desde el cuartel policial de la PDI en Alto Hospicio, junto a los gobernadores de Iquique y del Tamarugal, explicó que, a la fecha, ya van 485 expulsiones de ciudadanos extranjeros (incluidos los de este viernes), “el 99 por ciento de ellos (de los expulsados) es por la ley 20.000”.

Agregó que “agradezco el trabajo de la PDI, quienes están realizando este traslado, llevándolos hacia la frontera para que conmuten la pena y que prohíbe el reingreso a nuestro país durante 10 años; de hacerlo, deben terminar el periodo de su reclusión en los centros penitenciarios. Esto es positivo tanto para los costos para el estado como también para la convivencia en las cárceles de la región.”

El jefe regional de la PDI Tarapacá, César Cortés, señaló que “una de las funciones de la PDI es el control y fiscalización de los ciudadanos extranjeros que ingresan y salen del país y también su permanencia. (Con este operativo) estamos dando cumplimiento a estas medidas expulsivas (dispuestas) por los Tribunales de Justicia de Tarapacá, para dar la alternativa de sustituir la pena por una medida de expulsión. Lo estamos haciendo con todas las medidas de seguridad que se requieren y ya hemos coordinado con las autoridades bolivianas para que sean recibidos”.