Edición Cero

Julio Ruiz Fernández, Sociólogo El Servicio Electoral (SERVEL) ha informado que, al 13 de septiembre último, la opción “Rechazo” para el plebiscito ha recibido $108... Las dos D del plebiscito

Julio Ruiz, Presidente Capítulo Regional, Chile Descentralizado.

Julio Ruiz Fernández, Sociólogo

El Servicio Electoral (SERVEL) ha informado que, al 13 de septiembre último, la opción “Rechazo” para el plebiscito ha recibido $108 millones de aporte para su campaña, en tanto la opción “Apruebo” tan solo $ 8 millones, y el mecanismo “Convención Constitucional” ha recibido $ 5 millones cuatrocientos mil pesos.

Este primer reporte refleja el país real, el que existe hoy y el que la gran mayoría quiere cambiar. En efecto, a pesar de que todas las encuestas de opinión dan por ganador por amplia mayoría la opción “Apruebo”, expresión y voluntad de cambio de la gran mayoría ciudadana, el 89% de los aportes financieros para el plebiscito del 25 de octubre próximo, se concentran en la opción minoritaria de “Rechazo”, según todas las encuestas.

Esta realidad es una expresión clara de dos pirámides que están invertidas y que representan una radiografía del Chile actual. De un lado, una pirámide con una gran base que representa mayoritariamente a los chilenos y chilenas de a pie que quieren un nuevo orden social más democrático y justo y que están por el “Apruebo” y una minoría que quiere mantener el orden social existente que ha consagrado la Constitución de 1980, optando por la opción “Rechazo”.

Del otro lado, una segunda pirámide, donde los recursos y poder económico se concentran en la opción minoritaria por el “Rechazo” para mantener la vigencia de ese poder económico vs un aporte que representa tan solo el 11% de los aportes económicos de los que expresan la opción mayoritaria por el “Apruebo”.

Esta doble pirámide invertida es la manifestación elocuente del conflicto social que el país viene arrastrando por décadas y que se hizo evidente el 18-O pasado. Es el Chile de las dos D: el del Dinero y poder económico y el de la Dignidad de millones de chilenas y chilenos que quieren que esa dignidad se haga costumbre para todos y todas.