Edición Cero

Un llamado a no abrir paquetes que contengan semillas que pudieran venir dentro de encomiendas recibidas desde el extranjero realizó el Servicio Agrícola y... SAG llama a estar atentos ante paquetes de semillas recibidas desde el extranjero no solicitadas por las personas.

Un llamado a no abrir paquetes que contengan semillas que pudieran venir dentro de encomiendas recibidas desde el extranjero realizó el Servicio Agrícola y Ganadero, instando a los usuarios y usuarias a contactarse con sus oficinas en caso de recepcionar este material de propagación que no han solicitado.

El Ministro de Agricultura, Antonio Walker, señaló que “el SAG ha recibido una serie de denuncias de encomiendas con semillas provenientes desde el extranjero que no han sido pedidas por las personas. Esto es muy grave puesto que estas semillas pueden destruir las plantas nativas o dañar severamente a los cultivos. Desde el ministerio estamos tomando todas las medidas para evitar que ingresen al país. De hecho, tan sólo en el primer semestre de 2020 se han interceptado y destruido cerca de 8 mil paquetes de ellas”.

Por su parte el Director Nacional del SAG, Horacio Bórquez, explicó que esta situación reviste “un alto riesgo sanitario, ya que no sabemos a qué especie corresponden las semillas, si pudieran contener enfermedades o alguna plaga que no esté presente en Chile y que luego pueda afectar a nuestra agricultura. Por eso resulta fundamental que quienes hayan recibido estos sobres y tengan las semillas en su poder, no las planten, ni las boten a la basura o las liberen en el medio ambiente, porque allí van a germinar y puede ser muy peligroso. Deben contactarse con el Servicio Agrícola y Ganadero llamando al teléfono 22 3451100 o escribiendo a oficina.informaciones@sag.gob.cl para poder orientarlos al respecto”.

POTENCIAL RIESGO 

El ingreso de cualquier tipo de semillas al país está regulado por el Servicio Agrícola y Ganadero, organismo que no sólo fiscaliza el ingreso de material de origen animal o vegetal que pudieran portar los pasajeros que ingresan a Chile a través de puertos, aeropuertos, terminales terrestres o en los diferentes controles fronterizos, sino que también se realiza inspección sanitaria a todos los envíos postales -ya sea courier o correo- que ingresan a Chile.

Si en esta revisión se detectan semillas que no cuentan con certificación fitosanitaria oficial que respalde su origen y calidad sanitaria (ausencia de plagas), estas se interceptan y se destruyen. Anualmente por correo se detectan alrededor de 20.000 envíos de semillas, los cuales son destruidos in situ por el SAG.