Edición Cero

Por horas se mantuvieron los enfrentamientos entre las FFEE de carabineros y los jóvenes de la primera línea, en el sector de Avenida Héroes... Dos jóvenes heridos en manifestaciones en zona cero. Un manifestante y un periodista español, ambos recibieron los primeros auxilios por brigadistas voluntarios

Por horas se mantuvieron los enfrentamientos entre las FFEE de carabineros y los jóvenes de la primera línea, en el sector de Avenida Héroes de la Concepción, en las inmediaciones del supermercado líder. Ambos heridos fueron asistidos por voluntarios de la Brigada Rescatistas de Tarapacá, resultando con heridas graves. Por otro lado, los vecinos del condominio Los Alelíes, ubicado en el epicentro de donde se producen los hechos, denunciaron que los policías ingresaron al recinto y lanzaron agua del guanaco y bombas lacrimógenas, sin ningún tipo de discriminación.

El primer joven en ser herido pasadas las 23 horas de este miércoles 11 de marzo, de nombre Patrick, 28 años, recibió un impacto de bomba lacrimógena que de inmediato lo redujo y lo hizo perder la estabilidad. Una mujer que se encontraba en el lugar logró sostenerlo evitando un golpe mayor en la caída.

Testigos indican que apenas recibió el impacto, el joven sangraba profusamente y que la oportuna intervención de la Brigada de Rescatistas de Tarapacá, permitió en parte contener la hemorragia. Un impresionante charco de sangre quedó en el piso, donde cayó el manifestante, que de inmediato fue trasladado a un centro asistencial, con una gran herida en su cabeza. A esta ahora permanece hospitalizado, en estado grave.

PERIODISTA ESPAÑOL

El segundo herido es un joven periodista español, de 24 años, que se encuentra de paso en la ciudad, Aprovechó de documentar lo que sucede en la zona de los enfrentamientos, realizando varias entrevistas.

En eso se encontraba en su segundo día de registro, cuando en medio del lanzamiento de las bombas lacrimógenas y aguas del huanaco, que lo obligaron a escapar cayó al suelo, sufriendo una fractura en su tobillo. También recibió auxilio de la Brigada de Voluntarios de Tarapacá, que lo inmovilizaron con cartones que pudieron obtener en el lugar y lo trasladaron al hospital.

Para salir del lugar con el periodista herido, debieron sortear el lanzamiento de bombas lacrimógenas y los potentes chorros de agua del guanaco. Finalmente llegó al recinto hospitalario donde fue atendido y dado de alta. Sin embargo, ante lo delicado de la fractura, deberá ser intervenido quirúrgicamente.

CONDOMINIO

Los enfrentamientos en la jornada de ayer, se prolongaron desde la tarde hasta la madrugada y fueron especialmente violentos. Mientras los manifestantes proferías gritos y consignas y lanzaban piedra a las FFEE, Carabineros respondía con inusitada violencia. Y las consecuencias son los dos heridos que se conocen públicamente. Hay más lesionados, pero con heridas leves, que prefirieron no hacer denuncias y continuar en su lucha.

En tanto los vecinos del condominio Los Alelíes, manifestaron su malestar por el actuar policial, porque sin medir las consecuencias, lanza agua con olores que no se soportan, gas y bombas lacrimógenas, disparando al cuerpo a las personas que están adentro.

Los gases se expanden a los departamentos y tornan el ambiente en el propio hogar, irrespirable.

OBSERVADORES

Los enfrentamientos en la llamada zona cero, se producen todos los días. En los últimos días han sido especialmente violentos y observados por automovilistas que transitan por Av. Tadeo Haenke. También por peatones y gran cantidad de público que se aposta en las esquinas del sector, para mirar también, en primera línea. También registran en videos; y los más osados avanzan hacia la zona de los enfrentamientos, recogiendo imágenes que son las que luego se viralizan en las redes sociales y gracias a las cuales se conoce lo que ocurre adentro de la zoma cero.

La mayoría, que es la que observa de lejos, no se mantiene al margen de lo que ocurre, porque como si fuera un combate alientan a los de la primera línea y los aplauden en alguna acción de enfrentamiento. Esta es una verdadera curiosidad porque hasta esta zona de los que miran, llegan incluso familias con menores de edad.

De hecho, cuesta encontrar un estacionamiento cercano a las esquinas, porque los observadores eventuales, no sólo llegan a pie o se quedan mirando porque pasaban por el lugar. Hay muchos que van expresamente a observar los enfrentamientos, transformándose esto, en un verdadero fenómeno social.