Edición Cero

El senador Por Tarapacá, Jorge Soria, solicitará al Presidente de la República que se evalúe seriamente decretar el Estado de Catástrofe en la Provincia... Ante nueva evaluación, Senador Soria cree que Mandatario debe decretar “Estado de catástrofe” en provincia de Iquique

El senador Por Tarapacá, Jorge Soria, solicitará al Presidente de la República que se evalúe seriamente decretar el Estado de Catástrofe en la Provincia de Iquique para hacer frente a la situación de contaminación ambiental con tras el incendio de la azufrera de Alto Hospicio, lo que se suma a la solicitud de emergencia sanitaria, que ya pidió al Ministerio de Salud, en horas de esta mañana.

Ambas situaciones actúan de manera distinta. La primera permite tomar medidas en el ámbito sanitario, como evacuar un territorio, por ejemplo; mientras que la segunda, es decir Estado de Catástrofe, apunta adoptar todas las medidas extraordinarias de carácter administrativo que sean necesarias para el pronto restablecimiento de la normalidad en la zona afectada.

REACCIÓN TARDÍA

Hoy, lamentablemente, señaló el legislador, la autoridad regional no solo ha reaccionado tarde, sino que está obligando a las administraciones locales como los municipios de Hospicio e Iquique, que menos recursos tienen a hacerse cargo de la emergencia generada por la contaminación del aire.

Como no sabemos cuando se va a controlar definitivamente el incendio. Pues rebrota, atendida la naturaleza de los materiales que se combustionan, y se expande la nube tóxica con los cambios en los vientos, creemos que es necesario proceder con todos los recursos disponibles, incluyendo los que puedan estar en manos de las Fuerzas Armadas, para poner fin a este episodio, que ya está causando, más de un centenar de afectados, atendidos en los centros de atención primaria de salud, pero cuyas consecuencias finales nadie conoce.

Con la declaración del estado de excepción constitucional de catástrofe, el aparato público puede proceder con mayor libertad a requerir apoyos públicos y privados, evitando tener que recurrir a los sistemas de licitación pública y otros mecanismos, que son imposibles de aplicar frente a una emergencia que obliga a actuar sin mayor demora.

 

Los comentarios están cerrados.