Edición Cero

Anyelina Rojas V.- Como una falta de conciencia total y nulo compromiso con la memoria de quienes padecieron el rigor de la dictadura y... Denuncian daños a memorial que recuerda a sacerdote Gerardo Poblete, asesinado en dictadura

Anyelina Rojas V.- Como una falta de conciencia total y nulo compromiso con la memoria de quienes padecieron el rigor de la dictadura y del conjunto de la sociedad, calificó la Corporación de DDHH y Sitios de la Memoria de Iquique, los daños perpetrados contra el Memorial ubicado en la ex Plaza Brasil, que recuerda el lugar donde fue asesinado el sacerdote salesiano, Gerardo Poblete, cuando tenía 31 años. El lugar hoy es conocido como “Plaza Gerardo Poblete”.

Luis Caroca, presidente de esa Corporación, si bien indicó que los daños son producto de los grafitis escritos sobre el memorial y que en apariencia no hay una intencionalidad negativa, el hecho es igualmente reprochable, porque no se respeta ni reconoce a las víctimas de la dictadura iniciada en septiembre de 1973.

“Hemos visto -dijo Caroca- cómo las expresiones del negacionismo han pretendido borrar con acciones violentas, figuras conmemorativas erigidas en nuestra ciudad, con el propósito de mantener viva la memoria colectiva. Y digo colectiva, porque no es la memoria de las personas afectadas directamente, sino que del conjunto de la sociedad”.

En ese sentido dijo que el Estado debiera cumplir con un rol pedagógico profundo sobre el tema de los DDHH, para que lo que dio origen a la construcción de memoriales, nunca más vuelva a ocurrir en nuestro país.

Sacerdote Gerardo Poblete, asesinado en dictadura.

“Eso ayudaría mucho a que la comunidad entienda el porqué levantamos estos memoriales, porque queremos que nunca más vuelva a ocurrir en Chile lo que ocurrió. No es algo en contra de las personas ni una alegoría política; con estos memoriales queremos que sepa la historia, que se sepa porqué ocurrió”, señaló Caroca

Por su parte, Mauro Zarricueta Rojas, dirigente de la Corporación de DDHH y Sitios de la Memoria, recordó que el sacerdote salesiano, Gerardo Poblete, fue asesinado por 3 carabineros, en el lugar donde se levanta el memorial, cuando fue bajado a golpes después de haber sido sacado del colegio y sometido a apremios físicos. Uno de los golpes lo arrojó contra la vereda, dejándolo en mal estado y ocasionándole la muerte.

El crimen del sacerdote salesiano ocurrió el 21 de octubre de 1973, cuando tenía 31 años y acababa de ser ordenado como cura. Fue enviado a Iquique a cumplir tareas pastorales y docente como profesor de Filosofía. Sin embargo, su futuro se truncó luego de ser asesinado a golpes por Carabineros, en las afueras de la antigua Comisaría, que funcionaba donde hoy está la empresa eléctrica CGE.

Los dirigentes de la Corporación de DDHH y Sitios de la Memoria, esperan que la empresa eléctrica, asuma una actitud de colaboración y respeto por la Memoria, preocupándose del Memorial, que se ubica en el frontis de sus dependencias. Además, iniciaron una campaña que les permita limpiar el memorial.  También piden colaboración a la Municipalidad de Iquique, a través del Departamento de Aseo y Ornado, que cuida las plazas y áreas verdes.

NO ES LA PRIMERA  VEZ

Mauro Zarricueta puso énfasis en que estas expresiones que erosionan la lucha por rescatar la memoria, “no sólo representa una falta de conciencia respecto a los diversos acontecimientos ligados a los temas de tortura y vulneración de los derechos humanos, sino que también da cuenta acerca de la falta de conciencia y de la intolerancia de algunas personas, en quienes el trabajo por el rescate de la memoria provoca estas reacciones negativas”.

En efecto, no es la primera vez que se daña los memoriales que se han levantado en la ciudad para recordar a quienes fueron víctimas de la dictadura. Quizás el más emblemático sea el daño provocado el memorial que recuerda a Jorge Marín (19) y William Millar (42), ya que fue dañados por oficiales del Ejército, en la madrugada del 12 de septiembre del 2013, después de su inauguración.  Ambos militantes del partido Socialista, hasta hoy se encuentran en calidad de detenidos desaparecidos.

En esa ocasión, fue el mismo jefe militar el que dio la voz de alerta por el daño provocado al memorial, quien se comunicó directamente con el entonces alcalde de Iquique, Jorge Soria Quiroga, que a su vez alertó a Luis caroca, que se constituyó de inmediato en el frontis del ex regimiento Telecomunicaciones.

Familiares de los ejecutados interpusieron una denuncia contra los oficiales agresores, quienes fueron condenados a pedir disculpas públicas, mediante una carta, la cual leyeron ante el juez y con la asistencia la familia de Marín y Millar.

RECORRIDO POR LA MEMORIA

Vale recordar que, en mayo del año pasado, al celebrarse el Día del Patrimonio, por primera vez se realizó en Iquique, un recorrido por los Sitios donde hay memoriales asociados a los atropellos a los DDHH.

La plaza que recuerda al padre Gerardo Poblete fue uno de los sitios visitados e identificado como lugar donde se practicó tortura.

PLACAS Y MEMORIALES

En nuestra ciudad son 4 los Memoriales que se han instalado en lugares emblemáticos. Además del que recuerda al padre Poblete y el ubicado en las afueras del ex Regimiento telecomunicaciones, hay uno en el Puerto, que recuerda a los tres trabajadores portuarios ejecutados en Pisagua, José Córdova, Luis Lizardi y Héctor Marín. Un cuarto memorial corresponde al que rinde homenaje a  Julio Cabezas Gacitúa, ubicado en la Plaza de los Tribunales de Justicia, en calle Sotomayor.

Además, hay placas recordatorias en el edificio de la ex Aduana, en el sector del Museo naval, que recuerda a Marcelino Lamas. En el Liceo de Hombres de Iquique, se instaló una placa memorial para recordar y mantener viva la memoria de Víctor Zerega Ponce.

NOTAS RELACIONADAS

En la Plaza Brasil de Iquique, hace 41 años, sacerdote murió ultimado por carabineros

 

En un acto de barbarie uniformados destruyen monolito en memoria de Detenidos Desaparecidos

Joven iquiqueño torturado en subterráneo de La Moneda, ejecutado por la dictadura y hecho desparecer en el mar, recibió título póstumo de la Universidad de Chile