Edición Cero

Con una multitudinaria participación de los vecinos, se inauguró el pesebre navideño en la Plaza Belén de Alto Hospicio, hecho que ya se ha... La remozada Plaza Belén es el espacio donde se levanta el colorido pesebre navideño de Alto Hospicio

Con una multitudinaria participación de los vecinos, se inauguró el pesebre navideño en la Plaza Belén de Alto Hospicio, hecho que ya se ha constituido en una tradición y un atractivo que convoca a gran cantidad de visitantes, cada año. En esta ocasión las vecinos y vecinos de Alto Hospicio  repletaron el nuevo espacio público, con la idea de conseguir el mejor lugar.

El pesebre navideño de este año tiene un tinte especial, ya que se ubica en una remozada Plaza Belén, que esta vez cuenta con nuevo mobiliario, pasto, jardines, piletas con juegos de agua, entre otras nuevas obras. Otra de las innovaciones de  que tuvo el tradicional pesebre navideño, fue la presencia de un imponente castillo, que generó en los niños cierta expectación y magia por verlo encendido.

El espectáculo partió con un coro de niños que interpretó villancicos navideños a cargo de los alumnos del Jardín Infantil Rayito de Solaz.

Posteriormente se presentó la Tía Yuyú con su show de animales danzantes quienes animaron la velada durante cuarenta minutos en los que hicieron bailar, saltar y cantar a los más de 10 mil asistentes a través de canciones infantiles con ritmos contagiosos.

Luego, fue el turno del Conjunto Folclórico Nuestra Tierra, compuesto en su integridad por funcionarios municipales, los que interpretaron canciones navideñas con instrumentos de raíz nortina y andina.

El encargado de bendecir el pesebre fue el Párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Paz, Juan Pablo Lyon, en una breve ceremonia transmitió los verdaderos valores de lo que se celebra en estas fechas, o lo que se llama tener espíritu navideño, en donde lo importante más allá de los regalos o las cosas materiales, es poder entregar paz y felicidad al prójimo y poder compartir y disfrutar en familia.

El alcalde Patricio Ferreira tomó la palabra, en el momento previo de encender el pesebre de este año, “esto es para ustedes queridos vecinos, para sus familias, especialmente los más pequeños, queremos generar espacios en los cuales nos podamos encontrar. El pesebre es una bella tradición de nuestra ciudad y quisimos innovar, estoy muy agradecido de sus hermosos comentarios por la ornamentación que realizamos”, dijo.

Una vez que comenzó el ocaso se llamó a las 10 mil personas presentes a esperar la puesta de sol que dio paso al encendido de luces del pesebre, y a un breve pero espectacular show de fuegos artificiales, que iluminó los rostros de alegría del público, especialmente de los más pequeños, para quienes realmente es la fiesta de navidad.

Para Cecilia Godoy vecina del sector de La Tortuga, “fue totalmente novedoso, se salió de la rutina y para los niños fue un ambiente gratísimo, se vio reflejada la alegría en ellos, los reyes fueron ellos y los padres al ver esta alegría estaban plenamente satisfechos”.

Para Macarena Tapia, vecina del centro de Alto Hospicio fue una gran actividad, “me gustó mucho todo esto, primero cómo quedó la plaza y también lo que se hizo por la fecha, una novedad que le gusta mucho a los niños, felicito a la municipalidad”, señaló.

El municipio seguirá realizando actividades masivas durante todo el verano, para poder generar puntos de encuentro de la comunidad, espacios para la familia con la mejor entretención, de forma gratuita.