Edición Cero

Cambio 21/ Por Nicolás Borcoski.- La abogada reconoce la urgencia de clausurar el centro penitenciario que alberga a los violadores de los derechos humanos. En... Abogada Carmen Hertz y la demora en cierre del penal Punta Peuco: es una herida que duele

Cambio 21/ Por Nicolás Borcoski.- La abogada reconoce la urgencia de clausurar el centro penitenciario que alberga a los violadores de los derechos humanos. En conversación con Cambio21, la querellante contra la familia Pinochet, alerta sobre los intentos de la elite por “imponer el olvido por sobre la memoria”.

Se sigue calentando el debate sobre el cierre del penal Punta Peuco, luego que autoridades de gobierno tuvieran un desencuentro público sobre el tema. Mientras el subsecretario de Interior Mahmud Aleuy aseguró que no se clausuraría por razones económicas, el ministro Mario Fernández aseguró que el ministerio de Justicia trabaja en la planificación.

La cárcel ubicada en la comuna de Til Til no pasa su mejor momento. Está al borde de su capacidad y en las próximas semanas se espera que lleguen 30 internos producto de nuevas condenas. En la práctica, no hay capacidad para nuevos reclusos, por lo que se hace vital ver otros sitios.

Fue pensando en eso que el Estado invirtió cerca de $4.000 millones en el pabellón Asistyr de Colina 1, para trasladar a los presos violadores de derechos humanos ante un posible cierre. Sin embargo, la decisión se sigue retrasando.

Privilegios y simbolismos

La solución sería trasladar a los exuniformados a distintos centros penitenciarios, y no solo a Colina 1. Según el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade (PS), la decisión no se toma para “evitarse un lío con las FF.AA.”, lo que fue dementido por el ministro de Defensa José Antonio Gómez.

De todas, formas, el parlamentario consideró: “no creo que haya condiciones en Chile para que nadie tenga cárceles de privilegio (…) Creo que hay un tema de inhibición, ese es mi punto. En esto de cerrar Punta Peuco hay una cosa más simbólica”.

A ello se le suman las críticas de director del Instituto Nacional de los Derechos Humanos (INDH), Branislav Marelic, quien se distanció del gobierno para decir que Punta Peuco es un penal distinto al resto, con privilegios.

“Las diferencias son evidentes a la vista, diferentes instalaciones, diferente tratamiento, menos densidad poblacional (…) lo que pasa es que es una cárcel, para todos los efectos. Pero obviamente es diferente a las otras cárceles”, enfatizó.

No hay camas

El presidente de Asociación de Oficiales Penitenciarios (ANOP) es claro: Punta Peuco no tiene la capacidad de recibir nuevos internos y el pabellón Asistyr no es la solución.

En entrevista con Cambio21, el presidente de ANOP, teniente coronel Alberto Figueroa, explicó que Colina 1 es la vía de escape de Punta Peuco, el problema es que tienen la misma capacidad.

“La postura nuestra como oficiales es que no tenemos que hacer diferencias entre tipos de reos, pero hoy apoyamos la postura del ministro del Interior, en razón de que es inoficioso cerrar Punta Peuco, porque debería hacerse una inversión importante para una prisión similar en cuanto a seguridad, asistencia a la población penal, por pertenecer a un rango etario”.

“El pabellón Asistyr fue refaccionado y creemos que esa es la solución que tendría Gendarmería para poder albergar nuevos condenados que vengan por delitos de lesa humanidad, y es que hay varias condenas en espera (…) Colina 1 tendría que ser una vía de escape de Punta Peuco para recibir nuevos internos. Porque trasladarlos ahí, mañana habrá un nuevo hacinamiento y tendremos que reabrir Punta Peuco”.

Una herida que duele

La abogada defensora de derechos humanos, Carmen Hertz, insiste en que el penal debe ser cerrado porque “simboliza un trato preferente para los violadores de derechos humanos y eso no es menor. No es solo el tema de si es un recinto carcelario o no, sino que es uno con muchas mejores condiciones que el resto de las cárceles chilenas y fue construida especialmente”.

“Eso en un país que ha sido muy difícil tener verdad, ha obtenido dosis muy relativas de justicia y en que se ha intentado, no solo los poderes fácticos, sino que también por la elite, imponer el olvido por sobre la memoria”, agregó.

Aunque la abogada dice no poder especular una razón por la que no se cierra el penal, consultada sobre si es una herida abierta, la viuda de Carlos Berger no demora en decir “sí, se ha insistido permanentemente”.

Los comentarios están cerrados.