Edición Cero

Informaciones que aún se manejan en forma reservada y que se mantienen en el “off de record”, indican que ante tanta polémica y presión,... Atisbos de descomposición en el grupo de “Los 35 de Tarapacá”. Algunos se quieren desmarcar

wathsappInformaciones que aún se manejan en forma reservada y que se mantienen en el “off de record”, indican que ante tanta polémica y presión, el hasta hace unos días, compacto grupo whatsapp PS Recargado, entró a dar indicios de descomposición, en el sentido que ya algunos comienzan a sentirse incómodos, e incluso, a flaquear. En definitiva, al menos, en los círculos más privados, tratan de desmarcarse.

Es que el hilo siempre se corta por lo más delgado, como señala sabiamente el refrán popular. Se dice que algunas de las autoridades más débiles –y no por los cargos que ostentan, sino que por el nivel de cercanía- están en la mira para que sus cargos les sean revocados.

Así, algunos se escudan en que nunca hablaron; o que no insultaron a nadie; que están ahí porque no les queda otra alternativa. Otros apelan a que en sus intervenciones se movieron más bien en temas técnicos y planearon estrategias dentro del marco normal -o bordeando el límite-, para posicionar su servicio y/o contrarrestar liderazgos ajenos.

También se critica las torpezas cometidas, sobre todo cuando no se miden las palabras y aseveraciones; y hablan en lenguaje extremadamente violento y conspirativo. Estas críticas vienen de los que menos menos presencia tienen en el chat o que nunca intervinieron, pero eran parte del grupo. Hay que tener en cuenta que el mismo senador Rossi, creador del PS Recargado, reconoció que el lenguaje no fue el más adecuado, pero el problema es que no sólo es el lenguaje, sino que la intencionalidad que hay detrás de esas conversaciones.

Es el análisis que hacen algunos, por lo menos en su fuero interno, se sientan descolgados del grupo. La realidad les rebotó con fuerza y se pudieron ver a sí mismo. Y, además, ronda –o al menos durante los primeros días- la operación de inteligencia interna, para dar con la persona que filtró los whatsapp, hoy anillado tipo libraco universitario. Algunos aventuran que son 4 tomos y que se ha transformado en un verdadero “best seller regional”.

Se habló primero e injustamente, de una locutora radial, que era parte del equipo de Rossi; de alguna esposa o pareja despechada, o de algún integrante del grupo al que se le jugó “chueco”. En fin…  Para la opinión pública da lo mismo quien filtró la información; lo que queda es el contenido y la intención de aniquilamiento en contra del adversario.

Estos adversarios son, el diputado Hugo Gutiérrez, quien avanza en un liderazgo propio, no sólo respaldado por el alcalde Soria, que fue su gran padrino, al inicio. Por lo tanto, el parlamentario resulta ser hoy, ya con carrete en el cuerpo, un adversario peligroso, que podría disputar un cupo en el senado.

El mismo alcalde Jorge Soria Quiroga, enemigo histórico de Rossi, ha debido pagar caro las conspiraciones en su contra: fue sacado de la alcaldía, se evitó que fuera candidato a senador y acusado en los tribunales por lo que debió estar “escondido” durante varios años.

El gobernador del Tamarugal Claudio Vila, líder emergente, se fue levantando como una figura que podría ser caudal de votos hacia el PC y la izquierda en general. Con trayectoria propia y con la asociación a su padre, Carlos Vila, quien fuera defensor de la causa de los Derechos Humanos durante la Dictadura.

A tanto llegó la obsesión para sacar del camino de Claudio Vila, que también las emprendieron contra la periodista Yocelyn Araneda, una buena profesional, que como ella misma lo declarara “sólo me interesa hacer bien mi trabajo”.  Ya circula  en círculos políticos, otra ruda conversación que apunta directamente a otra periodista, para a través de su persona, poner en jaque a su jefe.

Otra figura emergente en la política local; y por lo tanto una sombra, es la del delegado presidencial para la Reconstrucción, Julio Ruiz. Y pese a que él se dedicó a realizar su trabajo, evitando polemizar con el intendente, sin intensión de “ganar cámaras”, también está en la mira. Ruiz es un estudioso y gestor en lo que ha política pública se refiere. En eso está, más que la competencia electoral.

Hay que recordar que a la hora de su nombramiento, tanto el Intendente como el senador, señalaron que no se necesitaba un delegado. Hay que recordarlo.

Otro personaje que salió a la palestra fue la ex intendente Antonella Sciaraffia, de quien el mismo diputado Gutiérrez, supuestamente el más grande de sus adversarios, reconoció que al revisar los whatsapp, logró establecedr que la hoy jueza de Policía Local, fue objeto de la conspiración del mismo grupo.  Y estuvo con medida cautelar en la cárcel.

En tanto, mientras no hay pronunciamientos oficiales de los Partidos de la Nueva Mayoría, que están impávidos y ni siquiera opinan, fue la concejala Danisa Astudillo la que sacó la voz para desmarcarse del PS recargado, que, dijo, no represente al grueso de su partido. Y peor aún, acusa haber sido víctima de persecuciones similares.

Después que Astudillo habló, en el PS también comenzaron las conversaciones, aún en voz baja. Sin embargo, se sabe que vendrán acciones y pronunciamientos.

TEMAS RELACIONADOS:

Concejala socialista Danisa Astudillo reconoce haber sido víctima del mismo grupo

“Esta papita está caliente”, dijo intendente Cartes en whatsapp PSrecargado, buscando sumario para periodista del Tamarugal