Edición Cero

“Somos parte de un sistema económico grande, pero el mismo sistema nos margina”, es una de las principales construcciones de su precaria situación, que... Trabajo académico de estudiantes de Sociología-UNAP evidencia precariedad laboral de cargadores de Zofri

aLUMNOS SOCIOLOGIA“Somos parte de un sistema económico grande, pero el mismo sistema nos margina”, es una de las principales construcciones de su precaria situación, que hacen los Cargadores de Zona Franca. Esto es parte de lo señalado por los dirigentes del Sindicato de Cargadores de la Zona Franca de Iquique, a un grupo de 8 estudiantes de la carrera de Sociología de la UNAP, quienes realizaron un trabajo de campo, post terremoto, junto a los trabajadores.

La iniciativa corresponde a una actividad académica dentro de la Cátedra de Sociología del Trabajo, contando, además, con el apoyo de la Seremi del Trabajo, que ha abordado el tema de estos trabajadores, tratando de buscar una solución, mediante la  ejecución de la Corporación FOCUS.

Los alumnos que participaron en el estudio, Olga Moreno, Javier Ramírez, Mario Morales, Diego Muñoz, Carolina Estay, Patricia López, Bernardo Tapia y Mauro Zarricueta, señalaron:

“Hemos constatado durante el proceso de levantamiento de información, las precarias condiciones que laboran, sin previsión y sin contratos. Y lo peor, utilizando sus cuerpos para el carguío de mercancías, soportando pesos más allá de la norma, lo que ocasiona graves problemas de salud como cuadros permanentes de lumbagos y artrosis”.

Explicaron que la realidad histórica de estos trabajadores, que operan bajo el sistema de llamado, quedó más en evidencia, tras los sismos de 1 y 2 de abril, oportunidad que la opinión pública pudo conocer su precariedad laboral. Y Si bien tuvieron algunos apoyos, pasado los meses, ya nadie se preocupa de sus demandas, declararon.

TRABAJO DE CAMPO

El estudio realizado, reporta que los cargadores, “son trabajadores que en su trabajo realizan “fuerza bruta”!. Sin embargo “no son máquinas, que es en lo que casi se han convertido, ya que no tienen normas de seguridad y menos un respaldo a través de un contrato o siquiera, un beneficio, por la labor que ejecutan, en esas condiciones”, señalan los estudiantes.

Por su parte, los cargadores “nos señalaron que el sistema no les ayuda”. Parte de un testimonio indica: “Estamos en el olvido, y lo que más rabia y pena nos da, es que hay jóvenes entre nosotros, y el sistema no se preocupa, ni les brinda estabilidad para sus futuros, siendo que el Estado, aseguró que los jóvenes son el futuro de Chile, bueno aquí ese refrán, no entra”.

Durante décadas de trabajo en torno a la Zona Franca, “nadie, hasta el momento ha querido hacerse cargo de nuestros problemas, como trabajadores de Zofri. Los políticos sólo nos recuerdan cuando comienzan las campañas, pero al terminó, ya nos olvidan y desaparecen.

DURA REALIDAD

Los cargadores de Zofri, diariamente se encuentran con el peligro “cara a cara dentro de los contenedores. Al momento de descargar, se encuentran con olores tóxicos y con presencia de roedores”, por ejemplo.

“En nuestro estudio hemos constatado que se abusa con ellos hasta en el peso que tienen que soportar en sus cuerpos al momento de descargar la mercancía, peso que siempre es mayor a los 50 kilos permitidos en la norma de ley del Saco”.

En el proceso investigativo, los jóvenes estudiantes de Sociología, también comprobaron el daño previsional, “reflejado en sus historiales de cotizaciones y previsión, ya que no cuentan con cobertura de Salud, no existe la jubilación, hay inseguridad laboral. En definitiva, es un trabajo forzoso y no cuentan con estándares de seguridad para el tipo de labor que realizan”.

A raíz de estos problemas que nadie reconoce, han ocurrido muertes y accidentes graves. Mientras que entre las patologías más comunes que acusan son cuadros permanentes de lumbagos, artrosis, lesiones musculares y problemas psicológicos.

Sus luchas las canalizan “a través de paros y movilizaciones, de modo que sus demandas sean escuchadas por los usuarios y por la ciudad. Lo que quieren lograr es un sueldo justo, derecho a previsión y lo más importante, que se respete y establezcan horarios de jornadas laborales y las normas de seguridad”.