Edición Cero

Cambio 21/ Por María Kovacz.- Circular de la ANEF solicitó a las asociaciones afiliadas a informar si es que los Jefes de Servicio no cumplen... La noche de los “cuchillos largos” de Piñera partió en La Moneda: cientos de trabajadores fiscales fueron despedidos

piñera despidosCambio 21/ Por María Kovacz.- Circular de la ANEF solicitó a las asociaciones afiliadas a informar si es que los Jefes de Servicio no cumplen con el oficio Circular 31 del Ministerio de Hacienda. Se requiere la información de manera urgente sobre el “proceso de renovación de las contratas para el año 2014, y si existe personal de vuestra institución que esté siendo despedido de manera arbitraria e injustificada”, dice la circular.

Los casi cuatro años de gobierno de Piñera han sido “muy difíciles” para los trabajadores del sector público, puesto que se ha producido una verdadera razzia política en importantes ministerios y servicios. Hasta el momento la cifra de despedidos es inexacta, pero según dirigentes de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), supera los once mil.

Incluso desde la organización ahora la prioridad es ver todos los casos en que han sido despidos arbitrarios. “El Directorio Nacional de la ANEF solicitó a las asociaciones afiliadas a informar si es que los Jefes de Servicio no cumplen con el oficio Circular N°31 del Ministerio de Hacienda. Se requiere la información de manera urgente sobre el “proceso de renovación de las contratas para el año 2014, existe personal de vuestra institución que esté siendo despedido de manera arbitraria e injustificada”, dice una circular enviada a sus organizaciones.

La agrupación pide, “en caso de darse estas situaciones, se haga llegar al Directorio Nacional el detalle de los empleados afectados. Además, se recuerda que un fallo de la Corte Suprema indicó que este tipo de circulares son “vinculantes”, por ende se deben cumplir por las autoridades de los servicios correspondientes”.

“La Circular N°31 es un logro alcanzado por la Mesa del Sector Público en la última negociación colectiva con el gobierno por el reajuste general. El documento es válido desde el 29 de noviembre del presente año. En su espíritu exige que se renueve de manera automática a los funcionarios a contrata que están bien evaluados y de esta forma acabar con los despidos arbitrarios”, plantean.

Durante la legislación del proyecto de ley sobre el reajuste, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se comprometió ante la Cámara de Diputados y el Presidente ANEF, Raúl de la Puente, a hacer cumplir la Circular N°31 y darle prioridad.

La promesa que no se cumplió

Durante la campaña presidencial de 2009 los seguidores de Piñera, encabezados por su hermana Magdalena, recorrieron todos los servicios públicos entregando una carta para los trabajadores donde el postulante planteaba que había una campaña del terror del gobierno de Bachelet en el sentido de que cuando él llegara al poder habría muchos despidos. En la misiva aseguraba que eso no ocurriría y que, al revés, los funcionarios a contrata y honorarios regularizarían su situación.

Siendo ya presidente, Piñera se reunió en La Moneda con la directiva de la ANEF y se comprometió nuevamente a que no habría despidos en su administración y, por último, en abril de 2010 fue a una Asamblea Nacional de la ANEF donde, frente a 500 delegados, dijo que no se producirían expulsiones.

Todo ha sido letra muerta, tal como el acuerdo que se logró en enero de este año en una sesión especial en la Cámara de Diputados, a la que asistieron los ministros de Hacienda, Felipe Larraín, y la entonces ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, para analizar los despidos en la administración pública. Entre otros aspectos, se aprobó que el funcionario que cesará en sus tareas debería ser notificado 90 días antes.

Según comentó a Cambio21 el presidente de los trabajadores de la ANEF, Raúl de la Puente, con esa circular “hemos contenido varios miles de despidos. No hemos podido con todos, pero la labor nuestra, durante el gobierno de Piñera, ha sido de contención para evitar despidos y también la no pérdida de beneficios”

Para el sindicalista, no tiene explicación el hecho que despidan trabajadores y luego contraten a varios otros, como ha ocurrido en los ministerios de Educación, Economía y Obras Públicas. “Los honorarios que allí se han contratado son casi el doble de los que existían en monto. Y el número de trabajadores a honorarios ha crecido considerablemente, así como los a contrata”.

A la hora de los balances Nury Benítez, vicepresidente de Negociación y Relaciones Gubernamentales de la ANEF, señaló que “los casi cuatro años de gobierno de Sebastián Piñera, para el mundo del trabajo, son una evaluación negativa y dolorosa. Somos uno de los sectores más golpeados del Estado, con casi 11.000 despidos que afectaron a sectores de los ministerios políticos, todo lo que es gobierno interior, intendencias, core, gobernaciones; los programas de derechos humanos y el Conace, son los más afectados, eso fue un desmantelamiento. Yo diría que en regiones y provincias se cambió a toda la gente, fue un golpe muy duro”, señaló a Cambio21.

Por su parte, la diputada Adriana Muñoz (PPD) declaró que “el gobierno una vez más ha realizado esta práctica de despidos arbitrarios, una historia de todos los años”.

“Se ha agravado la situación este año, esto porque se firmó un acuerdo de no despedir a los funcionarios, y aún así lo hicieron. Se pasó a llevar este acuerdo y eso no corresponde”, planteó la senadora electa.

Además, dijo a Cambio21 que “hay un incumplimiento súper claro, por un lado al inicio de este gobierno dijeron que iba a haber un respeto para los trabajadores y sin embargo en el 2010 lo primero que hicieron fue despedir”:

Una larga lista

Los ministerios del Interior, Educación y secretaría general de Gobierno lideran el ranking de exonerados de la administración pública en los casi cuatro años de gobierno de la derecha. Si bien el objetivo de La Moneda era cambiar “operadores políticos” por “innovadores y emprendedores”, desde el sector afectado aseguran que “sacaron a expertos y trajeron a gente joven y sin experiencia, pero ganando hasta tres veces el sueldo que percibían los que estaban antes”.

La peor cantidad de “desvinculaciones”, como las denominan en el gobierno, se produjo el primer año (2010), con 8.500 funcionarios.

Las instituciones públicas con más trabajadores despedidos son:

Ministerio del Interior: 1.000 (intendencias, gobiernos regionales, gobernaciones, seremías, Onemi, subsecretaría del Interior, subsecretaría de Desarrollo Regional, Conace y otros programas).
Ministerio secretaría general de Gobierno: 600 (subsecretaría, Chiledeportes, Senama y programas).
Ministerio de Educación: 900 (subsecretaría de Educación, Junaeb, Junji, Conicyt y Dibam).
Ministerio de Desarrollo Social (ex Mideplán): 600 (subsecretaría, Conadi, Fosis, Injuv, Sernam y Senadis).
Ministerio del Trabajo: 300 (subsecretarías, IPS, ISL, Dicrep, Sence).
Consejo de la Cultura y las Artes: 120.
Ministerio de Justicia: 150 (Sename y Gendarmería).
Ministerio de Agricultura: 400 (Indap, SAG, Comisión Nacional de Riego, Odepa e INIA).
Ministerio de Salud: 400 (subsecretaría autoridad sanitaria, subsecretaría de Redes Asistencias, seremías y Fonasa). No se considera a los hospitales por corresponder la afiliación de los funcionarios a otra confederación.
Ministerio de Obras Públicas: 200.
Presidencia de la República: 30

Los comentarios están cerrados.