Edición Cero

El Mostrador /Por Claudia Rivas.- En la tienda de la calle Antonio Varas hay quienes señalan que fue la falta de una señal de... RN veta a Lavín y responsabiliza a Piñera de la caída de Allamand
Imagen Agencia Uno

Imagen Agencia Uno

El Mostrador /Por Claudia Rivas.- En la tienda de la calle Antonio Varas hay quienes señalan que fue la falta de una señal de respaldo del Presidente hacia el ex ministro de Defensa lo que terminó por sepultar la candidatura. “Hizo todos los gestos posibles para mostrar su inclinación por Longueira y favorecerlo”, afirman. En tanto, otros recomiendan a Longueira prescindir de Lavín como interlocutor entre los partidos, ya que desde RN miran con malos ojos no sólo el incidente del “hasta cuándo me vas a humillar” sino también los acercamientos con la bancada de diputados.

Mientras los senadores de Renovación Nacional recibían, pasado el medio día de este martes, al abanderado presidencial oficialista Pablo Longueira Montes, el ambiente estaba tenso en la bancada de diputados, que se negó a recibir al aspirante a La Moneda y en cambio lo notificó que su jefe de campaña, Joaquín Lavín, no es interlocutor válido. Además, en el marco de la evaluación de la derrota de Andrés Allamand, en la instancia existía molestia con el Presidente Sebastián Piñera a quién un sector responsabiliza directamente del mal resultado de su representante en el proceso de primarias.

Aunque aún se está en estapa de evaluación de los efectos que va a provocar la derrota de Allamand para las filas de RN, entre los parlamentarios se ha concluido en primera instancia que la tremenda votación de Longueira en el distrito 23 significa que “el montaje se asustó y fue a votar en maza”; que “caló muy hondo en el cuiquerío” el discurso de que Allamand fue el responsable de la bajada de Laurence Golborne; que votos del abanderado RN se fueron a Andrés Velasco y que “muchos votos de la Alianza se fueron a la Concertación”, entre otras.

Pero una de las que más se menciona en sordina en la responsabilidad que el compete a Piñera que “no hizo ningún gesto público de respaldo” al aspirante de RN y en vez de mantener una necesaria prescindencia, “hizo todos los gestos posibles para mostrar su inclinación por Longueira y favorecerlo”. “Hay molestia con Piñera, porque todos sus gestos fueron dejando en evidencia que su candidato no era Allamand. La verdad es que él peleó contra La Moneda y perdió”, se lamenta un parlamentario realmente molesto por el desenlace del proceso de primarias. Algunos ejemplos en los que basan esta línea de argumentación es que “mientras RN pedía franja televisiva el gobierno hizo de todo para evitar que saliera y todos los ministros de la UDI dijeron públicamente que estaban por el candidato de su partido, pero la Cecilia Pérez lo dice y queda la tendalá”.

Existiendo ya esta sensación de molestia con el mandatario, los dardos apuntaron hacia el jefe de campaña de Longueira, Joaquín Lavín, a quien acusan de haber tratado de hacerle “una encerrona” a Allamand la noche del domingo, cuando llegó con la directiva y parte de su equipo de confianza hasta la casona de calle Suecia, para felicitar al candidato triunfador. Según sostienen en RN la exclamación del derrotado representante del partido que tanta polémica ha causado desde que trascendió, se debió a que ya llegado al lugar Lavín le explica que lo que se pretende es que él y Golborne hagan una conferencia de prensa con Longueira con el fin de mostrar unidad en la nueva etapa. Lo que sacó de sus casillas al abanderado de Renovación quien en esas circunstancias le habría respondido: “no tenís pudor, déjate de hueviar”, se dio media vuelta y se retiró.

“A Andrés lo dejaron parado en un pasillo e medio de la barra de la UDI que se había reunido ahí, y no lo hicieron pasar a una oficina, que era lo que correspondía. Además, él estaba solo porque la directiva llegó después debido a un problema de tránsito”, explicó el timonel de RN, Carlos Larraín, según consigna La Segunda. A esto añadió “ahí no hay ningún jefe de protocolo muy acreditado, eso está claro”.

Pero hay quienes recuerdan que la molestia de Allamand con Lavín se remontaría a hechos anteriores. En 2005, el primero salió a respaldar expresamente la candidatura presidencial del segundo, incluso yendo contra su correligionario Sebastián Piñera, lo que le habría significado un importante costo interno. Por esto, la incomodidad no fue poca cuando Lavín salió a asegurar que Longueira “era el único capaz de ganarle a Bachelet”.

Así, la actuación de Allamand fue ampliamente comprendida y si bien en las filas de RN existe temor de que la UDI tenga intenciones de “pasar la aplanadora” en materia parlamentaria, muchos coinciden en que es necesario mostrar la molestia por la actuación “cero tino” del jefe de campaña de Longueira, más aún cuando “Andrés, el 2005, se peleó con el partido y con Piñera por apoyar a Lavín ¿y así le paga?”.

A esto se suma que tras el triunfo del gremialista en las primarias, Lavín habría contactado directamente a los diputados de RN para que se reunieran con el candidato de la Alianza, lo que en la comisión política del lunes fue considerado “un intento por dividir el partido”. “RN resolvió que la incorporación a la campaña de Longueira y el apoyo al candidato se conversa con la directiva. Intentar puentes por otro lado es un ‘craso error’”, señaló el vicepresidente de RN, diputado Cristián Monckeberg. Así mismo, el jefe de bancada de RN, Pedro Browne se sumó a las críticas señalando que “probablemente Lavín lo que ha buscado es dividir a RN”.

El escenario actual en la bancada de diputados es que no se reunirán con nadie formalmente hasta que Allamand regrese de un corto viaje para descansar y tras conversar con él para analizar los distintos escenarios. Todo pese a que Carlos Larraín descartó cualquier veto en contra de Lavín e insistió en que la reunión entre los senadores y Longueira fue muy alentadora.

Lo que parece desconocer el timonel de RN es que algunos senadores no confían en los comentarios que Longueira vertió en esa cita, aún cuando una de sus frases para el bronce fue que en las elecciones del 17 de noviembre “no hay triunfo sin Renovación”. Y paralelamente a los dichos de Larraín, Monckeberg reconoció que “claramente la relación de Joaquín Lavín con Renovación Nacional no es la óptima” y que dado este escenario “si hay algo que recomendar a la candidatura de Pablo Longueira es que converse con Renovación Nacional otra persona. Eso va a facilitar muchas cosas (…). El candidato es uno: Pablo Longueira. Las personas que conversan son absolutamente removibles a otras funciones. Yo creo que sería más oportuno que con Renovación Nacional conversen otras personas”, insistió.

Los comentarios están cerrados.