Edición Cero

Cambio 21/ Por Teresa Frías.- Las empresas han sido por años “el gran abusador” de sus clientes, quienes ven como les cobran costos de los... El continuo abuso de las empresas y sus letras chicas indignantes. BancoEstado, Santander, Cencosud y La Polar forman parte de “lista negra”

lista negraCambio 21/ Por Teresa Frías.- Las empresas han sido por años “el gran abusador” de sus clientes, quienes ven como les cobran costos de los cuáles jamás han sido informados. Sin embargo, con el histórico fallo de la Corte Suprema contra Cencosud y BancoEstado, además del coletazo político que provocó, podría marcar el inicio de un nuevo trato para los consumidores.

El abuso contra los consumidores, pareciera ser una práctica de nunca acabar.

Si hace unos días se dio a conocer el fallo emitido contra la empresa Cencosud, propiedad del empresario de origen alemán Horst Paulmann, por cobro ilegal y que le obligará a pagar unos US$ 70 millones a sus clientes, apareció luego el caso del BancoEstado. La entidad financiera devolverá $5.675.354.253, equivalentes a unos US$12 millones, a más de medio millón de clientes que se vieron afectados por cláusulas abusivas en el cobro de comisiones por mantención en sus cuentas de ahorro a la vista.Sin embargo los casos de abusos por parte de las empresas de retail se volvieron pan de cada día. De hecho, en abril pasado el Sernac interpuso una demanda colectiva contra las tiendas Corona, Hites y Dijon por presentar similares tipos de irregularidades.

Esto se detectó al revisar los contratos de 14 empresas de sector, con lo que las marcas mencionadas arriesgan multas de hasta 50 UTM por caso, además de la compensación y devolución de los cobros mal efectuados.

En los documentos revisados se incluían cláusulas que permiten hacer cobros cuando las personas realizan compras en cuotas con las tarjetas de las tiendas y en el comercio asociado, aplicando dobles cobros de comisiones de administración.

En el caso de Corona e Hites, se detectó que se aplican cobros extras cuando los clientes repactan sus deudas y cuando solicitan una evaluación para solicitar créditos de consumo.

Pero esto suma y sigue. También se presentó una demanda colectiva de parte de la Corporación Nacional de Defensa a los Consumidores (Conadecus) contra el llamado publicitariamente “Alivio hipotecario” del Banco Santander, el que se les prometió por teléfono a los deudores hipotecarios.

Se les entregó una rebaja en el dividendo por 36 ó 48 meses. Al cabo de los 36 meses que se cumplieron el año pasado, a la gente le llegó una cuenta por diez veces lo que les descontó el Santander. Y hoy le gente está perdiendo sus casas porque no puede pagar doble dividendo. Más de seis mil personas son las afectadas.

Y quizás quien se hubiese unido también a este tipo de abusos habría sido la cadena de retail Falabella. Esto porque la empresa de las familias Solari, Cúneo y Del Río, decidió suspender el alza de 20 % que planeaba aplicar en julio próximo a las comisiones de administración de su línea de crédito de la tarjeta CMR.

Falabella había enviado cartas el 1 de abril pasado (antes que saliera el fallo de la Suprema) que desde el segundo semestre de este año se haría efectivo un incremento de 20 % en las comisiones, misiva en la cual no pedía autorización para el incremento.

 En todas estas verdaderas triquiñuelas para rentabilizar aún más sus ganancias, las empresas envían una carta con el respectivo aviso. Si el cliente no reclama, dan por sentado que aceptó. Es decir, aplican el viejo adagio popular qie dice “el que calla otorga”.

La Polar: estafa emblemática

En el 2011 se destapó uno de los escándalos más grandes del país, que sobrepasó con mucho el ámbito del retail. El caso recaía en la tienda La Polar, la que había repactado unilateralmente a unos 418 mil clientes. Sin embargo, y obligada por las circunstancias, la multitienda debió reconocer ante la Superintendencia de Valores y Seguros que, además de subir a 470 mil los ilícitos conocidos, había que agregar otros 511 mil que habrían sufrido repactaciones en una o dos ocasiones, pero que tenían el pago de su deuda normalizada.

Así se transformó en uno de los casos más relevantes con respecto a los abusos. De hecho los expertos no hablaban de un millón de afectados, sino de cinco millones, de acuerdo con una simple operación matemática. Esto, porque sabemos que un delito de esta envergadura afecta a toda una familia y, en promedio, en nuestro país los integrantes de un núcleo son cinco. De esta manera, los engañados alcanzaron casi a un tercio de Chile, convirtiéndose en la mayor estafa ocurrida en nuestra nación en toda su historia.

Debe ser un cambio prolongado

El presidente de Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), Hernán Calderón, calificó el dictamente de la Suprema contra Cencosud como “la punta del término de los abusos”, agregando que “esto puede ser el inicio a cambiar uno de los tantos abusos que se cometen contra los clientes. Sin duda el fallo de Cencosud tuvo un efecto directo, y así al menos se vio con Falabella”.

A ello, agregó a Cambio21 que “las malas prácticas de las empresas del retail son algo que se ha vuelto un abuso permanente, por ende hay que atacar esta práctica”.

Por otra parte se refirió a la posibilidad de que con el tiempo se olviden estos fallos y una vez más se vuelva al abuso señalando que “pienso que será erradicado al menos este tipo de prácticas, porque las empresas no se atreverán a pasar nuevamente por demandas colectivas, además que la sociedad está empoderada y más pendiente de lo que pasa”.

En esa línea dijo que “los consumidores están reclamando y no se están quedando callados frente a situaciones graves como las que están sucediendo”.

Por su parte, el diputado Fuad Chahín (DC) manifestó al ser consultado sobre la materia que “este es un tema importante, por ende el gobierno debe impulsar proyectos que van a favor de los consumidores como el que he presentado hace un tiempo en la Cámara. No se pueden quedar sin hacer nada, hay que hacerles ver la ley para que no vuelvan a abusar de la gente”, reclama el parlamentario.

Por otro lado, el legislador apunta en Cambio21 que “es muy importante que el sello Sernac sea obligatorio para las empresas, porque hoy en día ninguna de ellas ha iniciado ni siquiera el trámite. Y este sello sirve para que todos sepan que los contratos van de acuerdo a la ley y que existe un control detrás”.

Por último, Chahín dijo que “este efecto positivo que han tenido los casos a favor de los clientes, se han dado por el impacto mediático que han tenido, pero son derechos que sin duda deben estar permanentemente y que no vuelvan a pasar. Hoy el Sernac es una institución que asusta pero no muerde y eso debe cambiar”.

Los comentarios están cerrados.