Edición Cero

El Mostrador / “Los resultados ponen en tela de juicio el logro de los efectos y, de alguna manera, es consecuente con la decisión... Encuesta de U. Central apunta al fracaso de inscripción automática y voto voluntario como forma de legitimar el sistema

El Mostrador / “Los resultados ponen en tela de juicio el logro de los efectos y, de alguna manera, es consecuente con la decisión previa de los no inscritos por no participar. Por lo que no parece muy razonable el supuesto de que irían a votar por el solo hecho de estar inscritos quienes habían tomado la decisión de no participar”, señala en sus conclusiones.

Un sondeo de opinión realizado por la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central de Chile muestra algunos resultados relevantes a la hora de considerar el pensamiento de los electores sobre su eventual participación en los comicios municipales de este domingo.

Según los resultados de este sondeo, la inscripción automática y voto voluntario que buscaban fortalecer la legitimidad del sistema político frente a la crisis de representatividad —puesto en evidencia a través de las movilizaciones sociales— estarían indicando que tales efectos no se alcanzarían.

Lo anterior no tiene que ver, por ejemplo, con el desconocimiento de los lugares de votación —donde según el sondeo algo más del 80 % admite o declara que conoce el lugar que en que le corresponde votar lugares de votación, aun cuando la cifra se reduce al conocimiento de la mesa—, sino más bien con la falta de competencia, y con la percepción de que en esta elección no se juegan demandas clave de los ciudadanos.

Los resultados ponen en tela de juicio el logro de los efectos y, de alguna manera, es consecuente con la decisión previa de los no inscritos por no participar. Por lo que no parece muy razonable el supuesto de que irían a votar por el solo hecho de estar inscritos quienes habían tomado la decisión de no participar.

Dos tercios de los consultados no le asignan carácter predictivo a esta elección. Luego, las elecciones presidenciales están tan abiertas —no importan los resultados de las municipales— o tan cerradas como muestran las encuestas presidenciales conocidas hasta ahora.

Las elecciones municipales, además, no tendrían carácter predictivo; porque el ámbito municipal está restringido a materias alejadas de las demandas ciudadanas expresadas en las movilizaciones sociales. Dichos reclamos serían mejor confrontados en las elecciones presidenciales y parlamentarias.

En la muestra de electores, consultados si las elecciones son competitivas en el lugar donde les corresponde votar, la mayoría (55 %) manifestó que no lo eran. Se infiere de los datos que las reformas políticas deben orientarse a agregar competencia y no solo quedarse en el agregado de electores.

Los resultados del sondeo no apuntan a mejorar el déficit de representación política, situación que podría cambiar si en las próximas horas los indecisos (1 de cada 5 electores según el sondeo) decidieran concurrir a las urnas. Con todo, y dado el corto plazo, el único que dispone de herramientas para mejorar las condiciones de los electores para ir a votar —o hacer este proceso menos costoso para los ciudadanos— es el gobierno. Entre ellas: identificación pública de transporte y locales de votaciones, garantizar un flujo de locomoción colectiva apropiado, ojala gratuita y, dada las distancia y congestiones de la Región Metropolitana, sugerir a los empleadores dar mayor tiempo a sus trabajadores para garantizar efectivamente el derecho a sufragio.

La muestra fue realizada entre los días 16 y 19 de octubre de 2012, sobre la base de 500 entrevistados telefónicamente de la Región Metropolitana.