Edición Cero

Cambio21/ Por Susana Frías K.-Este domingo 23 de septiembre de 2012 se conmemoran 39 años de la muerte del Premio Nobel y Premio Nacional... A 39 años de su muerte Pablo Neruda aún no descansa en paz. Continúan dudas sobre su muerte

Cambio21/ Por Susana Frías K.-Este domingo 23 de septiembre de 2012 se conmemoran 39 años de la muerte del Premio Nobel y Premio Nacional de Literatura, Pablo Neruda, y pese al largo tiempo transcurrido, las dudas siguen rondando su deceso. Mientras unos aseguran que la razón fue el cáncer de próstata que lo aquejaba, hay quienes señalan que la manipulación externa de los medicamentos que se le administraban contribuyó a su muerte, el 23 de septiembre de 1973.

Las dudas del caso se acrecentaron luego que el año pasado quien fuera el asistente personal y chófer de Neruda, Manuel Araya, asegurara que el poeta fue asesinado por la dictadura mientras permanecía internado en la Clínica Santa María, la misma donde murió en 1982, el ex presidente de Chile, Eduardo Frei Montalva, donde el juez que investiga esta muerte lo hace como homicidio, o sea asesinato. La versión sobre el posible envenenamiento de Neftalí Reyes, el verdadero nombre de Pablo Neruda, fue desestimada por la Fundación que administra su obra.

El 23 de septiembre de 1973, dos semanas después del golpe de Estado que derrocó a su amigo Salvador Allende, Pablo Neruda murió en el recinto hospitalario, en un desenlace atribuido a complicaciones del cáncer que padecía, en medio de un fuerte deterioro emocional y del asedio de las fuerzas militares.

La declaración que abrió la duda

Hasta hace poco la información de que Neruda había muerto de cáncer era la única teoría que se manejaba. Eso, hasta principios de 2011, cuando Manuel Araya, de 65 años, asistente personal, mensajero y chofer del poeta, asegurara que fue asesinado para evitar que se convirtiera en el exilio en un relevante opositor al nuevo régimen.

Araya habló con agencia AFP y señaló que “el asesino fue Pinochet, quien mandó a matar a Neruda para que no se le fuera del país, porque él iba a ser un intelectual que no le convenía tener de opositor”.

Según relató quien fuera el hombre de confianza del Premio Nacional de Literatura, “lo llevamos a internar por seguridad, porque (Neruda) corría peligro”, agregando que los días previos el poeta estaba “muy bien de salud” aunque “preocupado y nervioso”, porque creía que lo iban a matar.

“El 22 de septiembre se le entregó un salvoconducto para que saliera del país y el viaje a México estaba listo para concretarse dos días después”, relató Araya.

Asimismo, señaló que horas antes Neruda llamó a su esposa, Matilde Urrutia, y a él mismo, que estaban en Isla Negra. “Nos comunica que a eso de las 4 de la tarde, estando durmiendo, entró un médico y le pinchó el estómago. Nos pidió que viajáramos a Santiago lo antes posible”.

Ambos viajaron de inmediato a Santiago. Matilde, la tercera mujer del poeta, estuvo con él al momento de su muerte, mientras que Araya dijo haber sido detenido y golpeado brutalmente cuando se dirigía a comprar un medicamento para él.
La declaración oficial

Tras las declaraciones de Araya, la Fundación Pablo Neruda señaló que “no existe evidencia alguna ni pruebas de ninguna naturaleza que indiquen que haya muerto por una causa distinta del cáncer avanzado que lo aquejaba”.

“No parece razonable construir una nueva versión de la muerte del poeta, sólo sobre la base de las opiniones de su chofer, el señor Manuel Araya, quien viene insistiendo en este asunto sin más prueba que su parecer”, se agregó.

La Fundación describe que el golpe militar, la muerte de Salvador Allende y la persecución desatada contra otros de sus amigos “agravó su estado de salud hasta el punto que, en las difíciles condiciones creadas por la represión de esos días, tuvo que ser trasladado de emergencia desde su casa de Isla Negra a la Clínica Santa María, el 19 de septiembre”.

Neruda a la justicia

Con estos antecedentes, la justicia admitió a trámite la querella presentada en junio de 2011 por el Partido Comunista para que se investigue si el poeta fue o no asesinado.

El juez encargado del caso, Mario Carroza, que también dirigió la investigación para aclarar la muerte del presidente Salvador Allende (1970-1973), ordenó que se llevaran a cabo todas las diligencias solicitadas por el PC.

Además, el juez decidió incautar la ficha clínica y los antecedentes relacionados con el ingreso de Neruda en la Clínica Santa María, y la ficha médica con los exámenes de control que el poeta se practicó en 1973 en la Clínica Alemana de Santiago.

También solicitó al Registro Civil que entregue los documentos de los que disponga, relacionados con la inscripción de la defunción del literato, en especial el certificado médico. Además, el juez ordenó a la Policía de Investigaciones que indague todo lo referente al caso.

En conversación con Cambio21, el presidente del PC y diputado, Guillermo Teillier, aclaró que “nosotros nunca hemos afirmado que hubo asesinato. Lo que hemos dicho es que, ante las dudas que existen y que rodean la muerte del poeta, lo mejor es hacer un proceso judicial y que sea la justicia quien determine si hubo o no asesinato. Quiero dejar en claro que el Partido Comunista nunca ha hablado de asesinato”.

Añade que “las dudas a 39 años continúan, porque todo es muy complejo. Él falleció inmediatamente después del golpe; los que lo acompañaban ya están la mayoría muertos y los que quedan hablan de manipulación en las inyecciones que derivó en su muerte. Este tema se transformó en una especie de escándalo internacional”.

Las dudas se han esparcido por el mundo y, como dice Teillier, “nosotros como partido tenemos el mismo interés por esclarecer lo que ocurrió, tal como en el extranjero. Igual como sucede con Allende, donde es una especie de héroe fuera de Chile, Pablo Neruda es un poeta universal y claramente debe provocar una gran inquietud. Ahora, eso también es un gran peso para nosotros, que nos sentimos más presionados a encontrar la verdad”.

El informe del SML

En medio de las dudas existentes y en un nuevo año de conmemoración de la muerte de Neruda, el Servicio Médico Legal (SML) emitió un informe que apunta a que el poeta sí falleció de cáncer, según reveló el periodista español Mario Amorós.
Autor del libro “Sombras sobre Isla Negra, la misteriosa muerte de Pablo Neruda”, de Ediciones B-Chile, Amorós develó en un artículo publicado por el diario digital La Nación, a fines de agosto, el contenido de un informe firmado el 8 de marzo por el tanatólogo Germán Tapia Coppa.

Según el periodista, ese documento fue redactado a petición del juez Mario Carroza, que dirige la investigación judicial.

Guillermo Teillier, uno de los precursores de la querella para encontrar la verdad del caso, aseguró que “yo no conozco exactamente lo que dice el informe técnico que se entregó y no podría entonces rebatirlo. Pero independientemente de lo que se diga, el proceso sigue adelante y el juez Carroza continúa recabando antecedentes. Incluso creo que está pendiente una autopsia a Pablo Neruda”.

Los comentarios están cerrados.