Edición Cero

Tranquila y contenta se encontraba la funcionaria pública, Lissete Ortiz Bolívar, que cumplía labores como Secretaria de la Dirección Regional del FOSIS  Tarapacá, luego... Ilegal y arbitrario fue el despido que afectó a funcionaria del FOSIS. Ahora la directora deberá reincorporarla por dictámen de la Corte de Apelaciones.

Tranquila y contenta se encontraba la funcionaria pública, Lissete Ortiz Bolívar, que cumplía labores como Secretaria de la Dirección Regional del FOSIS  Tarapacá, luego que la Corte de Apelaciones de Iquique, dictaminó que su despido, ocurrido a fines del año pasado, fue  ilegal y arbitrario, careciendo de fundamentos. De este modo, la Directora Regional de la entidad pública, Claudia Yañez, que además es concejala por Iquique, deberá reincorporarla a sus funciones. Enzo Morales es el abogado que representó a la funcionaria Lissette Bolívar.

En fallo unánime (causa rol 1-2019), la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por el ministro Pedro Güiza Gutiérrez, el fiscal judicial (s) Francisco Berrios Veloso y el abogado (i) Damián Todorovich Cartes– acogió la acción cautelar deducida, tras establecer que el despido de la funcionaria del FOSIS, Lissette Ortiz Bolívar , fue ilegal y arbitrario.

“Que la decisión administrativa expedida en estas circunstancias, no cumple con la especificación de hechos que permitan su corroboración, lo que unido a la falta de actos administrativos disciplinarios respecto de los mismos hechos o conclusiones portadas por una indagación administrativa al efecto, privaron a la decisión administrativa de un fundamento racional que justifique la no renovación de contrata de una funcionaria que prestó servicios ininterrumpidos por 10 años en esa condición, lo que lo torna en un acto que carece de una explicación racional que determine la existencia de conductas imputadas que son de responsabilidad funcionaria y que aquello impacta concretamente en el desarrollo objetivo de las funciones de la recurrente en ejercicio de su rol como encargada de inventario, lo que viene a infringir los artículos 11 y 41 de la Ley 19.880, evidenciándose la ilegalidad del acto impugnado”, consigna el fallo.

La resolución agrega que: “(…), estos sentenciadores estiman que la ilicitud del acto denunciado afecta la igualdad ante la ley garantiza

da en favor de la recurrente, al haberse fundado en antecedentes que son sólo afirmados por la administración, sin haberse respetado el debido proceso y el derecho de defensa que le asiste frente al actuar del órgano administrativo para su establecimiento fundado, motivo por el cual la acción cautelar intentada será acogida (…)”.

Por tanto, concluye que: “SE ACOGE el recurso de protección interpuesto por doña Lissette Ortiz Bolívar, en contra de la Dirección Regional de Tarapacá del Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS), y en consecuencia se deja sin efecto la Resolución Exenta N° 0648, de 28 de noviembre de 2018, debiendo reincorporarse a la actora a sus funciones y procederse al pago de todas las remuneraciones devengadas desde que fuera separada del servicio”.

“SE HIZO JUSTICIA”

La funcionaria señaló que con el fallo de la Corte de Apelaciones de Iquique, se hizo justicia en su caso y que con ello se restituye su dignidad. “Me acusaron de malos tratos a funcionarios, a proveedores, lo que nunca fue así. Además, la evaluación de desempeño con el que se mide a los funcionarios públicos, fue totalmente irregular”, señaló.

Añadió que ha trabajado durante 10 años en la Dirección Regional del FOSIS, con distintos directores, de distinta orientación política siendo siempre, bien calificada. Debido a su buen desempeño fue ascendida el 1 de diciembre de 2017, pasando del grado 15 al 14, obteniendo, además,  una anotación de mérito en sus calificaciones.  “Todo estos es bien contradictorio con los argumentos que usaron para despedirme, pero se impuso la justicia y se restituye mi honor”, señaló.

De todos modos dijo estar feliz, porque se “limpió mi nombre. Me acusaban de ser una muy mala funcionaria. Estoy desde diciembre desde 2008 en el Servicio, siempre he tenido muy buen comportamiento y he ejecutado muy bien mi trabajo. Quiero mucho al FOSIS, por lo que me dio una gran pena que me sacaran de la forma en que lo hicieron, con mentiras y una persecución intensa”, dijo

Pero no es todo. Acusó que “se adulteraron documentos para hacerme quedar mal en la evaluación de desempeño y tener la justificación necesaria para  poder despedirme. Estoy muy feliz que la Corte de Apelaciones me haya dado la razón, que se reconozca que soy una buena funcionaria  y que deben restituirme a mi trabajo”.

Finalmente, Lissette Bolívar dijo que seguirá “firme con mis convicciones. Me imagino que el Fosis va a apelar al dictamen, pero seguiré firme. Estaré firme como buena profesional que soy y sé que vamos a salir adelante. Me quedo con lo feliz que me siento por el hecho que la Corte de Apelaciones me haya dado el favor”.

Ver fallo