Edición Cero

Absolutamente satisfechos retornaron a la ciudad, los integrantes del colectivo “Caravana 60”, luego de un periplo de 3 días, que una vez más permitió... Caravana Iquique a Oruro, marcó un nuevo hito de la integración y la hermandad que surge de los pueblos

Absolutamente satisfechos retornaron a la ciudad, los integrantes del colectivo “Caravana 60”, luego de un periplo de 3 días, que una vez más permitió unir a Iquique con Oruro, a partir de la iniciativa surgida desde las bases mismas de ambos pueblos, para recordar la realizada hace 60 años, marcando un nuevo hito de la integración y la hermandad.

Iquique para los orureños, significa mucho. En muchos aspectos lo ven como modelo de ciudad desarrollada, moderna y cercana, con la cual hay una integración cultural y económica; de intercambio cotidiano de ciudadanos de ambos lados. Y ello se da más allá de las relaciones diplomáticas y oficiales entre ambos países, porque la lejanía de Iquique y Oruro, de sus respectivas capitales, marca un destino común.

La delegación regresó a Iquique este domingo, luego de haber cumplido con un amplio y fructífero programa de actividades. Primeramente, al llegar a la zona de frontera, fueron recibidos en  Huachacalla, localidad del departamento de Oruro, provincia del Litoral, donde un grupo folclórico junto a autoridades comunitarias, dieron la bienvenida a la Caravana 60.

En la ocasión, las autoridades que integraron la Caravana, el alcalde Mauricio Soria Macchiavello y el Senador Jorge Soria Quiroga, quienes fueron destacados como visitas ilustres

Entre sábado y domingo hubo diversas actividades artísticas y culturales, como ciclo de cine, acción de amasar,  que sacaron adelante el artista Fernando Ossandón y el fotógrafo Francisco Mora. Chilenos y bolivianos –o más específico aún, iquiqueños y orureños- amasaron en conjunto la mezcla para preparar un tipo de pan conocido como “churrasca”.

La acción de bordar, a cargo de Francisca Palma, consistió en bordar más  de 100 parches que conformaron un gran bordado integracionista, donde se fundieron manos chilenas y bolivianos y distintas telas y técnicas de bordado.

El cierre de la Caravana se desarrolló el domingo, en la Plaza Manuel Castro y Padilla, de Oruro. Representantes del Comité Caravana 60 y de la Universidad Arturo Prat, entregaron obsequios a representantes del Gobierno Autónomo Departamental de Oruro.

El emotivo regreso estuvo marcado por el compromiso de los orureños, de volver ellos, a Iquique, dentro de unos meses.