Edición Cero

Luego de la audiencia con el Ministro del Interior, Mario Fernández, en el Palacio de La Moneda para recibir a los alcaldes reunidos en... En misiva a la Presidenta Alcalde Soria acusa a la EPI de «engañar a la comunidad»

Luego de la audiencia con el Ministro del Interior, Mario Fernández, en el Palacio de La Moneda para recibir a los alcaldes reunidos en la Asociación Nacional de Ciudades-Puerto de Chile, el jefe comunal iquiqueño entregó  una carta dirigida a la Presidenta, Michelle Bachelet.

En la misiva, se expone y argumenta la posición de la Municipalidad de Iquique ante lo que califica como “publicidad engañosa” por parte de la Empresa Portuaria Iquique, en lo referente a las obras que anuncia para la segunda etapa de la reconstrucción del sitio N°1 del terminal portuario, afectado por los terremotos del 1 y 2 de abril de 2014.

“Actualmente, todas las flotas modernas del mundo necesitan que los muelles de los puertos tengan entre 360 y 400 metros de largo para operar en ellos. EPI plantea una profundización y reparación de apenas 125 metros. Ese buque que hemos visto en gigantografías, en las micros y en varios medios de comunicación no existe. Esta ampliación y reconstrucción, como está planteada, no nos sirve como dicen ellos, “para atender naves de última generación y ser un puerto de clase mundial”. Imaginen que una nave de 1970, ya mide 225 metros de largo”, expresó Soria Macchiavello respecto del tenor de la carta y sus antecedentes.

Según el jefe comunal, la Empresa Portuaria Iquique con esta segunda etapa de reconstrucción, está engañando a la comunidad y al propio Gobierno de Chile pues, no cumpliría con el acuerdo firmado entre el ex alcalde Jorge Soria Quiroga y la Subsecretaría de Desarrollo Regional, SUBDERE, en el que se formalizaba que la reconstrucción del puerto implicaría las inversiones que le permitieran recibir a los buques que hoy realizan el mayor comercio marítimo en el mundo, es decir, un puerto con el largo y profundidad adecuadas para ello.

“Estamos hablando de una empresa del Estado pero que funciona como autónoma, que dice lo que quiere y hace lo que quiere y eso no lo vamos a permitir. Nosotros no claudicaremos en la idea de que nuestro puerto, con poca inversión, puede dar la competencia a los puertos del Perú”, dijo al respecto el jefe comunal.

En ese sentido, el alcalde de Iquique resaltó la publicación hecha por El Mercurio de Santiago, el pasado 13 de septiembre, en la que el ex almirante y comandante en jefe de la Armada, Miguel Ángel Vergara, pone la alerta sobre el avance y crecimiento que presenta el puerto peruano de Callao en comparación con los terminales marítimos chilenos y la predominancia que podría adquirir para convertirse en el gran puente comercial para conectar a Sudamérica con los mercados del Asia-Pacífico.

Para el jefe comunal iquiqueño, toda esta trama no nace con la millonaria campaña publicitaria que EPI ha instalado por toda la ciudad, sino el mismo día en que se vieron los daños que los terremotos dejaron en el sitio N°1 de EPI, en abril de 2014. De acuerdo a lo planteado por el alcalde Soria Macchiavello, desde el primer momento, las acciones emprendidas por la Empresa Portuaria Iquique van en contra de los intereses de la ciudad y su desarrollo.

“Nosotros pedimos que esta reparación profundice de inmediato el puerto en su totalidad, porque estos trabajos nos van a dejar con un puerto de sólo 9 metros de fosa y ya no existen barcos con ese mínimo calado y capacidad para transportar contenedores. Esos barcos han sido desarmados para construir los mega-barcos que requieren 15 metros para transportar cerca de 14 mil contenedores”, explicó el alcalde de Iquique.

Finalmente, Soria Macchiavello expresó que con toda esta situación nuestra comuna pierde tiempo, mientras Callao sigue avanzando en sus inversiones y crecimiento portuario, por lo que llamó a EPI a realizar una licitación internacional que profundice los 400 metros de muelle que se requieren para ser un real puerto de escala mundial y que responda a las proyecciones que hacen de él, los principales productores agroindustriales del centro de Sudamérica y los mercados del Asia-Pacífico.