Edición Cero

Son numerosas las muestras de solidaridad que ha recibido la familia de Pedro Segundo Cejas Alcayaga, padre del ex concejal Guillermo Cejas y esposo... Sigue impacto por deceso de Pedro Cejas Alcayaga. Este lunes lo sepultarán en el Parque del Sendero

Son numerosas las muestras de solidaridad que ha recibido la familia de Pedro Segundo Cejas Alcayaga, padre del ex concejal Guillermo Cejas y esposo de la querida Fidelia Valenzuela -la Pichuca-.  Sus restos son velados en su casa habitación y serán sepultados este lunes 18, en el Cementerio Parque del Sendero. La familia hace un llamado para que se respete la situación de cuarentena y agradece las innumerables muestras de apoyo.

Don Pedro Segundo Cejas Alcayaga, de 75 años al momento de su deceso, venía soportando una larga enfermedad desde hace 4 años. Fue un iquiqueño destacado por sus múltiples actividades deportivas y por ser una buena persona cercano a todos y siempre dispuesto a entregar su apoyo y ayuda. Formador de generaciones de deportistas, formó una dupla inigualable con su compañera de toda la vida, Fidelia Valenzuela.

Su hijo, el ex Concejal Guillermo Cejas, fue el que dio la noticia en la jornada de sábado, destacando a su padre por su trayectoria y por ser el mejor padre del mundo, según expresó en su cuenta de facebook.

HOMENAJE

El periodista Héctor Rojas Cabrera, publicó en su página de facebook, una columna destacando la figura de Pedro Cejas y con el objetivo de brindarle un tributo.

Se nos han ido grandes amigos este último tiempo, con los cuáles convivíamos diariamente, testimoniándonos una amistad sana, entre otros, Manuel Correa, el Chinito Zárate, y tantos otros.
Anoche en un encuentro con mi querido amigo José María Novo, ya me contaba del estado de salud en que se encontraba Pedro y también esta tarde me llama, otro personaje querido de nuestra ciudad, como lo es Manolito Vega, para expresarme el dolor por la partida de Pedro.

Así es, se nos fue Pedro Cejas Alcayaga, un hombre bondadoso. Un hombre simple, sencillo, sin aires de grandeza, siempre con una palabra positiva en sus labios. Siempre con una sonrisa amistosa. La maldad no estaba en su vida.
Dejó una huella imborrable en el deporte iquiqueño en sus distintos niveles. Formó múltiples generaciones de deportistas.

Son los hombres que necesita nuestra ciudad. Nada de descalificaciones, nada de ofensas, nada de envidia, nada de destacar lo negativo. Solo bondad.

Formó una hermosa familia. De esas familias que marcan la identidad de Iquique,
Al igual que la suya y la mía, y que integraban su suegra doña Carmen Adaros, propietaria del tradicional ex Bar Inglés, conocida como “La Mamy”, que quedaba en la esquina de Luis Uribe con Bolívar y que era atendido además por su hija Fidelia Valenzuela Adaros, más conocida como “La Pichuca”, esposa de Pedro Cejas Alcayaga. Más sus hijos y nietos.

¡Un hogar típico iquiqueño!

Cómo no dedicarles mi pluma a esta gran pareja, este gran matrimonio, a esta gran familia, a sus hijos y nietos.

Recuerdo cuando trabajaba en el diario Las Estrella de Iquique por allá por los años de la década del 70 y 80, y cruzábamos al Bar Inglés, que representó lo más genuino de la época del salitre pues allí llegaban tripulantes, lancheros, jornaleros, y en general hombres de mar a servirse algo antes de irse a la mar o a continuar nuestro trabajo diario en La Estrella.

La familia de Carmen Adaros, y su hija Fidelia Valenzuela, con Pedro Cejas Alcayaga, es muy celebrada en Iquique, y querida en todos los sectores sociales por su apertura, por su especial simpatía y encanto.

A Carmen Adaros le siguió en los negocios, su hija Fidelia Valenzuela Adaros, con el famoso Restaurant Pichuca Pubs, de Obispo Labbé al llegar a Serrano, donde contaba con todo el apoyo de Pedro y viceversa Pedro contaba con todo el apoyo de Fidelia en el mundo del deporte al que se entregó con dedicación y profesionalismo absoluto.

Es que así se construyen los grandes matrimonios y grandes familias.

Pedro Cejas Alcayaga y Fidelia Valenzuela Adaros, conocida como “La Pichuca” se han granjeado el afecto de los iquiqueños por sus numerosas obras de bien público durante su vida. Pedro en el deporte y ella, reconocida por el octogenario Club Norteamérica, fundado un 18 de septiembre de 1910, por los dirigentes Luciano Araya y Edgard Lee que quisieron rendir un tributo a la tierra de sus antepasados y crearon el club “Norteamérica”.

Al cumplir 100 años de existencia su directiva reconoció a Fidelia Valenzuela Adaros, más conocida como la “Pichuca”, por su labor para revivir la institución.

Cuánto se podría escribir de Pedro y de Fidelia que caminaron juntos toda una vida.

Solo decir que ante el dolor, solo pedimos más humanidad, mirarnos con mas confianza, querernos mucho mas y que la política nos haga adversarios, pero nunca jamás enemigos.

Construyamos la cultura de la paz, de la convivencia sana.

Salud, Fuerza y Unión para mi querido Iquique.
Que Así Sea, Así Sea, Así Sea

Los comentarios están cerrados.