Edición Cero

Luis Caucoto Ortega, ex prisionero político Fue una mañana fría, rara como pocas veces en esa época del año, sobre todo en la pampa.... Un corto viaje con un largo retorno

Luis Caucoto Ortega, ex prisionero político

Fue una mañana fría, rara como pocas veces en esa época del año, sobre todo en la pampa. A esa altura del año ya el generoso, a veces, tedioso sol bañaba el querido terruño que me vio nacer. Cotidianamente la luz que alumbraba siempre motivó a muchos a tender sus cuerpos en los escaños de la plaza.

La veleidad climática de ese día jugó una mala pasada. Lagartos ausentes en los piedras y ripios donde por costumbre infantíl  perseguíamos  a esta noble fauna pampina

¡Lo necesitan en el Retén!.  Con voz temblorosa me indica el sargento.

Taciturno, a veces me mira, intuyo que me quiere hablar.

Quizás, pasaban por su mente, recuerdos de vivencias que tuve con su familia, sobre todo cuando compartíamos en la Escuela 58, en el equipo de futbol que activábamos más frecuentemente en vacaciones o tal vez el recuerdo de ver a mi familia todos los días en el campamento

Me lleva por una calle poco transitada hacia el cuartel, como evitando ser visto por la población que a esa hora convergían en el centro, entre plaza y comercio local.

Cabizbajo el sargento no me habla, está nervioso, yo más. Presentía lo que me esperaba.

Del retén a la tenencia de Victoria de allí al regimiento Telecomunicaciones.

¿Cómo está la cosa en el puerto? -pregunta el sargento-.

¡Fea la cosa! -Responde el guardia de la garita en Alto Hospicio-.

-Anoche escaparon dos presos y mataron a un pelao-.

Esa noche se montó un operativo donde resulta muerto el soldado Pedro Prado, inculpando a dos conocidos compañeros del partido socialista: Miller y Marín, los que a la fecha se encuentran engrosando la lista de detenidos – desaparecidos.

Años después, camino al supermercado observo a un anciano que camina con dificultad, me mira, pero no habla, sólo sonríe.

Ese día un sol abrazante me trajo recuerdos de ese corto viaje y el largo retorno.

Ese día fortalecí mi amistad con el cuñado del sargento…….

(Esto sucedió un dos de octubre de 1973)