Edición Cero

Funcionarios de la Defensoría Penal Pública, Abofem y el Núcleo de Estudios Criminológicos, entregaron el aporte. Hay un grupo de internas en el Complejo... Las mujeres más aisladas de Tarapacá que nunca reciben visitan ni aportes, recibieron ayuda para sus necesidades de aseo personal

Funcionarios de la Defensoría Penal Pública, Abofem y el Núcleo de Estudios Criminológicos, entregaron el aporte.

Hay un grupo de internas en el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio que nadie visita y que no tienen a personas con suficiente cercanía familiar o geográfica como para llevarles siquiera la más mínima encomienda, menos aún en tiempos de pandemia. Por este motivo recibieron aportes voluntarios.

A ese total de 178 mujeres les aportaron ayuda los funcionarios de la Defensoría Regional de Tarapacá, junto a la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem) y el Núcleo de Estudios Criminológicos de la Frontera (NECfron) de la Universidad Arturo Prat, en una nueva de las ya siete campañas similares que el equipo institucional ha materializado en este periodo de emergencia sanitaria mundial.

Los elementos de aseo personal y femenino, fueron entregados de manera directa a cada una de las beneficiadas, en un operativo cumplido al interior del recinto carcelario, el que sólo pudo realizarse gracias a la colaboración esmerada de las jefaturas y funcionarios de Gendarmería.

Las destinatarias fueron principalmente internas de los módulos de extranjeras o indígenas, considerándose a todas las mujeres que no registran visitas ni les envían encomiendas.

La materialización de la ayuda la cumplieron el Defensor Regional de Tarapacá, Gabriel Carrión Calderón, junto a la abogada de Abofem y además defensora pública, Marcela Tapia, luego de cumplir un estricto protocolo de seguridad y cuidado sanitario, tomando en cuenta el estricto aislamiento aplicado a la población penal para evitar los contagios por Covid-19.

Los insumos de aseo fueron reunidos con los aportes de todos los funcionarios e integrantes de las entidades mencionadas, a través de una campaña iniciada a fines de julio, organizada por la Unidad de Estudios de la Defensoría Regional de Tarapacá.

La encargada de la Unidad de Apoyo a la Gestión de Defensa, Milenka Marchant asumió la tarea de buscar los mejores proveedores de los productos, con el apoyo especial de la defensora Scarlett Muñoz. En las oficinas institucionales se realizó el trabajo de armar los paquetes individuales con la contribución de otros funcionarios.

Al interior del penal, el operativo de entrega fue apoyado directamente por los jefes de esa unidad de Gendarmería, comandantes Juan Zamora y Rodrigo Salinas.

“Nuestros funcionarios y los integrantes de las demás entidades colaboradoras, pueden sentirse orgullosos y orgullosas de la solidaridad concreta y oportuna que pudimos mostrar una vez más ante mujeres tan vulnerables”, manifestó el Defensor Regional de Tarapacá, Gabriel Carrión. “Ellas, además de las palabras de reconocimiento, nos mostraron rostros a los que la mascarilla no podía ocultar los gestos de alegría y agradecimiento”.

En el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio hay una población penal que promedia las 250 mujeres, en un total aproximado de dos mil cien personas.