Edición Cero

Edil busca solucionar la seguridad de pobladores ante el flujo migratorio con organismo de Naciones Unidas. Alcalde de Colchane y representante de la Organización Internacional de migrantes, analizan desplazamiento de ciudadanos venezolanos.

Edil busca solucionar la seguridad de pobladores ante el flujo migratorio con organismo de Naciones Unidas.

Con la finalidad de para tratar los efectos de la migración en la comuna, el alcalde de Colchane, Javier García Choque, se reunió con el jefe de la Oficina de Antofagasta de la Organización Internacional de Migrantes, de Naciones Unidas. El representante del organismo internacional constató en terreno la situación de los migrantes en la frontera altiplánica.

Víctor Flores, jefe de la oficina de Antofagasta de la Organización Internacional de Migrantes (OIM), de Naciones Unidas, quien visitó la comuna para cerciorarse en terreno la situación de los venezolanos que ingresan por Colchane para desplazarse a distintas ciudades de Chile.

“Me interesaba conocer de primera fuente cuál es la situación, cómo lo está observando la autoridad comunal y tomar contacto con los mismos migrantes, con quienes hemos podido conversar y entregarles ayuda humanitaria y orientación informativa”, declaró Flores.

El representante de la OIM, dijo que dentro de los objetivos de esta institución está el apoyar a los estados en sus distintos niveles, este caso el comunal, para desarrollar acciones en conjunto, entregando al municipio herramientas y capacidades para hacer frente a una situación como la del flujo migratorio en la comuna que se está manifestando estos últimos meses.

APOYO INTERNACIONAL

 En la reunión se trató el tema del “Plan de Respuesta para Refugiados y Migrantes Venezolanos”, de la OIM a nivel de América Latina y el Caribe. El plan tiene diversas líneas que van desde ayuda humanitaria, contribuir a la integración socioeconómica, apoyar albergues, alojamientos y la instalación de “Espacios de Apoyo”, que son instancias de información que ofrecen prestaciones para personas que ingresan al país por la crisis que afecta a Venezuela.

El alcalde quedó en estudiar la posibilidad de incorporar algunas de las propuestas presentadas por el funcionario de OIM de Naciones Unidas, “ya que estas pueden ayudarnos al doble propósito de dar seguridad a nuestros habitantes y que los migrantes dejen de estar en tierra de nadie expuestos a ser víctimas a la vulneración de sus derechos fundamentales”, remató García.

Durante años el municipio de Colchane ha denunciado a las autoridades, de distintos gobiernos, el problema de la migración en la comuna, cuyas consecuencias son la falta de seguridad para los pobladores y los derechos humanos de los migrantes enfrentados a las penurias de un asentamiento sin servicios y con un clima hostil.

MIGRACIÓN

 Para el alcalde de Colchane se trata de un fenómeno al alza de los migrantes venezolanos, que junto a la crisis de su país viven la de los países que los acogieron, viendo a Chile como un destino atractivo para continuar sus proyectos migratorios, prefiriendo el ingreso por Colchane debido a la debilidad en el control de esta frontera.

“Si tenemos en cuenta que el sueldo mínimo de Venezuela bordea los 4,6  dólares y que con una remesa de 20 mil pesos enviada desde Chile un grupo familiar se puede desenvolver por 15 días, sumado a las consecuencias sociales y económicas de la Covid-19 ha producido en los países vecinos, por ejemplo, Perú donde reside cerca de un millón de venezolanos, es muy dable que esas personas que tienen una red en Chile quieran trasladarse a nuestro país, haciéndolo por la frontera en que el Estado está ausente de su control como es Colchane”.

García ha denunciado el problema de seguridad para los vecinos que tiene el alto flujo migratorio, al ser una localidad escasa de servicios de alojamiento, venta de alimentos y servicios básicos lo que obliga a los migrantes a violar las moradas de los residentes y utilizar lo que encuentran ahí para su sobrevivencia.

“La seguridad de nuestros habitantes es primordial pero no podemos dejar de lado que los migrantes están en desprotección de sus derechos humanos, sobre todo que ahora vemos el fenómeno de los caminantes, es decir de familias que viajan a pie largas distancias, que ingresan al país clandestinamente a través de una red de “coyotes” y que se ven expuestos a explotación laboral y a trata de personas”.

El desplazamiento de los venezolanos es el segundo más grande a nivel mundial después de la crisis de Siria. Se estima que 5 millones de personas han abandonado el país sudamericano la mayoría asentándose en países de este subcontinente. En Chile se registran 500 mil venezolanos, cifra que se estima aumente cuando se levanten las restricciones de desplazamiento entre los países y debido a las graves consecuencias económicas que la Covid-19 ha tenido en los países vecinos.

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *