Edición Cero

Virginia Dávalos Pomareda, poeta e ilustradora de cuentos infantiles.- (*) Nacida en Iquique comparte parte de su trabajo. La autora ha incursionado en la... Serie de poemas de poeta, autora e ilustradora de cuentos infantiles

Virginia Dávalos Pomareda, poeta e ilustradora de cuentos infantiles.-

(*) Nacida en Iquique comparte parte de su trabajo. La autora ha incursionado en la literatura escribiendo poemas, cuentos y prólogos. Participó con poemas en los libros como “Impronta en gris”, “Palabras de Barrio”, “Nuestro Alto Hospicio con mirada de mujer”  Ganadora del concurso Relatos de Colección Museo Bellas Artes con el cuento “Raquel”.

Ha publicado cuentos infantiles ilustrados:”Marichu en busca del tesoro”, “Un sol Rojo para Mariana” (año 2012), “La araña tejedora”, “Una mañana en la Quebradilla”, “Flores de inocencia” (2018).

En el 2015 publicó el  poemario “Vientos sobre el Maizal o la Ciudad e los Sueños”. A través de los años ha tenido un desarrollo integral como artista visual, grabadora, poeta, escritora y gestora cultural.

Su investigación y creación artística ha estado enfocada a reflexionar  sobre el valor del ser humano  en la sociedad y en nuestra cultura, nuestra cosmovisión. En sus creaciones recurre  a  lo social y cultural

 

OLVIDÉ TU NOMBRE

Olvide tu nombre en noches furtivas

el reloj va marcando los signos del dolor.

Mi historia de amor no termina en tus brazos

crece en el  remolino de tus palabras,

comienza cada día mientras decido

si sigo tus huellas impasible.

Rio de mi soledad en esta ciudad del sueño,

inmoralidad de ignorar el dolor ajeno.

En los andrajos del mendigo

va la propia vida blasfemando.

Y yo como un tigre me abalanzo sobre la insensatez,

de la humanidad.

El fuego sutil de los recuerdos me acerca nuevamente a ti,

corazón de amanecer,

hojas del viento sobre el mar desprevenido

 aún es tiempo de retomar tu historia y la mía.

PICA

El silencio del la pampa se hace en ti

Duermes sobre la estéril tierra.

Lunar  verde sobre el siena iracundo

Mis pasos deshacen la huella del tiempo

para encontrarme en otra época.

Mis manos en la tierra

buscan las raíces del ser.

Germen de mi l flores,

vergel de mis fantasías en el crepúsculo rojo,

colibríes mitómanos se pasean por mi casa,

cuculíes, gorriones callejeros habitan el vergel perdido.

Pájaros soñadores aletean

sobre la imaginación de un desquicio

en esta tarde sin prisa.

LUNA DE JUNIO 2020

Se volcó el vaso

con el vino de la histeria mundial,

se desataron los caballos apocalípticos.

El último sonido de la lira,

no puede detener el miedo inoculado.

Asfixia de la luna de junio

Sobre el mar silencioso cubierto de asfalto.

La ciudad encarcelada, sin susurros,  se desvanece.

Y mi puerta está sellada en víspera de tu cumpleaños

no hay abrazos, ni besos, todo vedado.

Estériles barrotes en mi ventana

por donde escapa mi vida antes de ti.

Y Beethoven en algún lugar innombrable

Abre sus brazos y me envuelve

Y estallamos con la novena sinfonía

Mientras el mundo trata de huir

De la ira desatada.