Edición Cero

Mediante una declaración  las Comunidades Originarias, y Naciones Originarias de la Región de Tarapacá emitieron un pronunciamiento sobre el proyecto de Reforma Constitucional que... Comunidades Originarias de Tarapacá se pronuncian sobre proyecto que crea escaños reservados

Mediante una declaración  las Comunidades Originarias, y Naciones Originarias de la Región de Tarapacá emitieron un pronunciamiento sobre el proyecto de Reforma Constitucional que crea escaños reservados a los pueblos originarios que habitan en Chile. Acusan que es una “medida solapada” que contó con el apoyo de  autoridades y dirigentes aymaras.

“Conspicuos concejales, alcaldes y “dirigentes” aymaras están promoviendo en complicidad con senadores de la derecha y nueva mayoría, un proyecto de reforma constitucional para reservar escaños a representantes de los pueblos originarios en la integración del órgano constituyente que se conforme para la creación de una nueva Constitución Política”, indican

“Cabe destacar que esta medida está solapadamente tramitada dentro del supuesto acuerdo por la paz que promueve el gobierno de piñera, y que pretende invisibilizar las reales y plenas demandas de los Pueblos Originarios y el ejercicio de nuestros Derechos Fundamentales, consagrados en el Convenio 169 de la O.I.T. y búsqueda de la Libre Determinación”.

EL TEXTO:

El año pasado, algunos de los mismos “dirigentes”, alcaldes aymaras, concejales aymars y funcionarios públicos de CONADI, promovieron con el MIDESO (Ministerio de “Desarrollo” Social) una Consulta Indígena que fracasó, porque fue rechazada por todos los pueblos originarios y sus miembros consientes de los atropellos a los que éste gobierno y los anteriores nos han querido someter. La razón fehaciente del rechazo a ésta Consulta Indígena del año 2019 fue su “mal diseño”, sin embargo, lo puntual del contexto de las Consultas Indígenas, es que SON CONSULTAS INCONSULTAS.

En plena pandemia de Covid-19, con un Estado de Excepción Constitucional, con muchos de nuestros hermanos y hermanas muriendo en las comunidades originarias y los demás encerrados sin trabajo y recursos para sobrevivir, ESTE GOBIERNO Y PARLAMENTO, promueve medidas políticas administrativas que afectan directamente a los pueblos originarios, ignorando la cuestión previa y fundamental, que son las fuentes del derecho y los estándares del Convenio 169 de la O.I.T. del año 1989 y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas del año 2007.

Legislar un proyecto de reforma constitucional para reservar escaños a representantes de los pueblos originarios en la integración del órgano constituyente que se conforme para la creación de una nueva Constitución Política, es traicionar los acuerdos de buena fe y búsqueda de confianzas mutuas entre la ciudadanía chilena en general y los pueblos originarios, que emanaron de los cabildos y asambleas para crear una Nueva Constitución y un Estado Plurinacional de Chile. Es crear un traje a la medida para los partidos políticos y sus conspicuos partidarios indígenas aymaras y quechuas, alguno de los cuales se subieron al avión presidencial de piñera a promover una consulta indígena fracasada, y son incapaces de concebir UN REAL Y PLENO RECONOCIMIENTO CONSTITUCIONAL Y TERRITORIAL dado que son mandatados por sus partidos políticos, partidos que trabajaron para desconocer las demandas sobre una Nueva Constitución y corrieron a hacer un ACUERDO POR LA PAZ ENTRE CUATRO PAREDES pro RECHAZO.

Es imposible concebir una democracia, cuando para crear una Nueva Constitución se pretende “de buena crianza y con medidas solapadas” crear escaños políticos, cuando en el fondo se sabe que se producirá una discriminación interna entre los mismos miembros de los pueblos originarios, entre los independientes pro nueva constitución y los partidistas de siempre que tienen el aparataje, logística y recursos para postularse y ser parte de órgano constituyente chileno.

Por todo lo anteriormente expuesto, es que consideramos una vez más que, cualquier medida administrativa, política y económica que se genere fuera de los acuerdos de asambleas y cabildos que se realizaron para la concreción de una Nueva Constitución para el Estado de Chile, EN QUE LOS PUEBLOS Y NACIONES ORIGINARIAS NO ESTEMOS CONSIDERADOS EN BASE AL RECONOCIMIENTO PLENO CONSTITUCIONAL Y Territorial, son una vez más, acciones que pretenden invisibilizar y negar las reales demandas de Las Naciones y Pueblos Originarios.

Denunciamos al Estado de Chile y sus órganos políticos y administrativos de cometer PREVARICACIÓN respecto de los Derechos de los Pueblos Originarios y sus integrantes, del respeto del convenio 169 de la O.I.T. y de discriminar a las comunidades indígenas en este estado de pandemia por el Covid-19 y dejar que muchos de nuestros hermanos y hermanas mueran en sus comunidades carentes del Derecho a la Salud y la Vida.

Por tanto las Comunidades Originarias, y Naciones Originarias de la Región de Tarapacá, declaramos que:

1. “Mientras no se reconozcan por parte del Estado de Chile y sus gobiernos la constante violación del Convenio 169, no podremos establecer que una medida política administrativa como escaños reservados en el órgano constituyente sea un real reconocimiento de nuestras autoridades tradicionales y territorio.”
2. “Que, la inaplicabilidad del Convenio 169 por parte del Estado de Chile constituye una PREVARICACIÓN evidente y demostrada, que hiere la confianza mutua y transgrede nuestros Derechos, los que hemos tenido que salir a defender en Cortes de Justicia Internacional.”
3. “Consideramos que mientras el Estado de Chile y sus representantes no cambien su actuar, respecto de la violencia y militarización de nuestros territorios, en particular del territorio del Wallmapu, encarcelamiento y persecución al Pueblo Mapuche, NUESTRAS AUTORIDADES TRADICIONALES y organizaciones se ven en la obligación de rechazar TODA MEDIDA que cree ESCAÑOS POLÍTICOS RESERVADOS, toda vez que ello representa una medida de consuelo, y un traje a la medida para los partidos políticos, ante nuestras reales y plenas demandas de RECONOCIMIENTO CONSTITUCIONAL Y TERRITORIAL.”.
4. “Que mientras el Estado de Chile se encuentre en situación de Estado de Excepción Constitucional producto de la pandemia Covid-19 y muchos de nuestros hermanos y hermanas se estén muriendo en las comunidades originarias, sin que el ministerio de salud del gobierno de piñera genere las medidas adecuadas para su resguardo y aplique los estándares del Convenio 169 referentes a los Derechos Humanos y la vida, no reconocemos medidas políticas administrativas que provoquen el separatismo de nuestra Nación Pueblo Originario.”

Sin territorio reconocido, muy difícil es concebir autoridades tradicionales propias, toda vez que los escaños reservados constituyen una medida más, de institucionalizar e instrumentalizar políticamente a conspicuos miembros de nuestros Pueblos Naciones Originarias, que han usado esas medidas para validarse en los partidos políticos y en la clase política que hoy en día está muy desacreditada, y que vive una realidad distinta a nuestros pueblos naciones originarias, e incluso a los ciudadanos chilenos en general.

Nota: La prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley. Es comparable al incumplimiento de los deberes del servidor público.

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *