Edición Cero

Mediante incineración y trituración en forma controlada la Dirección Regional de Aduanas inició un ciclo de destrucción de contrabandos. La gestión integral de residuos... Gestionan  nuevo sistema que reduce impacto en eliminación de contrabandos y mercancías dañinas 

Mediante incineración y trituración en forma controlada la Dirección Regional de Aduanas inició un ciclo de destrucción de contrabandos. La gestión integral de residuos se licitó y responde a altos estándares en materia de seguridad y protección del medio ambiente.

El Director Regional de la Aduana de Iquique, Cristian Molina Silva, señaló que hasta el año pasado la destrucción de contrabandos se realizaba mediante trituración y compactación en vertederos municipales, “lo cual si bien cumple con las normas, genera volúmenes muy altos y mayor tiempo de degradación. Es por ello que se buscaron opciones y logramos licitar un servicio que nos asegura un bajísimo impacto y mayor eficiencia”.

En dicho contexto, durante esta semana se desarrolló una destrucción controlada de bajo volumen para revisar los protocolos y tiempos. “Realizamos una destrucción de distintos productos para evaluar el procedimiento y constatamos que fue un éxito, dado que el impacto sobre el medio ambiente es mínimo y hay una eficiente disposición final que reduce los contaminantes”, agregó Molina.

En efecto, para un grupo de mercancías se optó por la incineración y para ello se usaron hornos de alta temperatura y con cámaras independientes, los cuales atrapan la combustión mediante la inyección de altos flujos de aire y oxígeno, lo cual incluso permite la destrucción de los agentes patógenos dañinos para la salud. “El resultado es una ceniza que se compacta y no hay emisiones contaminantes”, sostuvo el directivo.

De la misma forma, otro grupo de materiales se trituró para una disposición final especial en virtud a que sus componentes son mixtos e incluso desconocidos y por lo mismo fueron interceptados para evitar dañas a los consumidores. “Toda esta gestión busca mejorar los procesos y reducir la gran cantidad de mercancía que hemos interceptado y que puede poner en riesgo la salud de la comunidad. Debemos recordar que la mercancía que es dañina y no cumple los estándares se destruye tras la resolución de un tribunal, mientras que la mercancía de lícito comercio y que se incauta por temas tributarios posteriormente se remata para generar recursos en favor fiscal”, finalizó Molina Silva.