Edición Cero

La restricción de funcionamiento no está relacionada a la infraestructura del túnel, sino al producto aplicado para la desinfección. La Autoridad Sanitaria se encuentra... Fiscalización a túneles sanitarios reveló que sustancias aplicadas no cuentan con el registro del Instituto de Salud Pública
  • La restricción de funcionamiento no está relacionada a la infraestructura del túnel, sino al producto aplicado para la desinfección.

La Autoridad Sanitaria se encuentra fiscalizando los distintos túneles sanitarios dispuestos en la región para revisar los productos utilizados en el proceso de rociado a las personas, como una forma de sanitización, en el marco de la pandemia del Covid-19.

En Iquique las inspecciones analizaron los túneles ubicados en Zofri, Corpesca, PDI, CESFAM Videla, Consultorio Sur, Consultorio Aguirre, Consultorio Guzmán, Hospital Regional y la Caleta Riquelme. Mientras que en Alto Hospicio se revisaron los túneles del Gimnasio Municipal y la feria Lo Valledor. El túnel ubicado en la Caleta Riquelme quedó con sumario por no suspender el uso del producto químico.

La fiscalización reveló que las sustancias aplicadas en estos túneles, no cuentan con el registro del Instituto de Salud Pública (ISP) para ser aplicado en las personas. Por esto, se procedió a la suspensión de funcionamiento hasta que se acredite que el producto a utilizar cuente con la respectiva certificación.

La restricción de funcionamiento no está relacionada a la infraestructura del túnel, sino al producto aplicado, debido a que los químicos utilizados para el rociado pueden provocar daños en la salud como: irritación en la mucosa, la piel, los ojos, el sistema digestivo, y las vías respiratorias.

“Se debe tener en consideración que estos tipos de productos desinfectantes están diseñados para ser aplicados sobre superficies y no sobre personas. A pesar de la baja toxicidad de algunos químicos, sí tienen características irritantes, lo que puede desencadenar una reacción adversa en algunas personas”, comentó el seremi de Salud, Manuel Fernández.

Agregó además que “bajo ningún punto de vista se puede aplicar desinfectantes diseñados para otros usos, directamente en la piel de las personas. Por esto, como Autoridad Sanitaria no podemos aprobar, ni aceptar, proyectos de sistemas que utilicen desinfectantes sobre las personas, cualquiera sea la forma de aplicación o naturaleza de la sustancia usada”.

La autoridad enfatizó que el uso de desinfectantes en personas también produce un efecto indeseado como es la falsa seguridad de estar protegido ante el contagio, generando actitudes desfavorables para el manejo de la pandemia.

Las medidas básicas de prevención continúan siendo el distanciamiento físico, lavarse regularmente las manos con agua y jabón, toser en el codo y estornudar en pañuelos desechables y el aislamiento a la primera señal de síntomas.