Edición Cero

Todos los internos imputados y gran parte de quienes cumplen condena en el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio recibieron nuevas mascarillas de protección en... Complejo Alto Hospicio completó distribución de mascarillas a su población penal, tras campaña de la Defensoría

Todos los internos imputados y gran parte de quienes cumplen condena en el Complejo Penitenciario de Alto Hospicio recibieron nuevas mascarillas de protección en el marco de la campaña impulsada por  los funcionarios de la Defensoría Regional de Tarapacá. Así lo informó Gendarmería, detallando que en días recientes se entregaron tales elementos en un recorrido hecho por 16 módulos de este establecimiento.

La partida de mil 200 unidades se confeccionaron íntegramente en el Área Laboral, específicamente en el taller de manufacturas ubicado en el galpón número 3, donde trabajan 25 personas en cumplimiento de condenas, mayoritariamente extranjeros con experiencia en costura semi industrlal. Gendarmería apoyó desde el comienzo la iniciativa y brindó todas las facilidades requeridas.

El aporte de los funcionarios de la Defensoría Penal Pública fue reunir internamente los fondos para financiar la compra, ubicar las materias primas de mayor calidad para el armado de tales barbijos de protección, tales como telas antifluidos, y luego entregarlos en el taller, lo que fue cumplido el pasado 4 de mayo. Este trabajo estuvo coordinado por los profesionales de la Unidad de Estudios, cuya jefa regional es la abogada Karina Reyes.

Los internos del Área Laboral demoraron sólo unos días en fabricar las protecciones, por lo que la Unidad de Servicios Penitenciarios del penal de Alto Hospicio organizó un minucioso recorrido por todos los sectores de ese recinto para entregar, una por una las mascarillas.

Las protecciones alcanzaron para todos los internos y todas las internas que cumplen prisión preventiva en ese penal, además de la mayor parte de las personas que cumplen condena, quedaron toda la población penal en posesión de esos insumos, ya que algunos grupos, principalmente de mujeres, ya habían confeccionado anteriormente sus propias protecciones.