Edición Cero

Pese a que dos grupos de bolivianos ya volvieron a su país después de estar albergados en Iquique; y que aún quedan unos 630... En albergue privado permanecen más de 50 ciudadanos bolivianos en tránsito, esperando poder ingresar a su país

Pese a que dos grupos de bolivianos ya volvieron a su país después de estar albergados en Iquique; y que aún quedan unos 630 de sus compatriotas en albergues, a la espera de cruzar la frontera probablemente mañana, todavía hay personas que deambulan por la ciudad o permanecen en albergues privados, esperando que la frontera de Bolivia, les autorice el paso.

Es el caso de un albergue privado que funciona en dependencias de un hotel de Iquique, donde un poco más de 50 hermanos bolivianos, decidieron hacer una cuarentena voluntaria, financiando el alojamiento y la alimentación, con la esperanza que su país les abra el paso.

Este grupo de personas cuenta con el apoyo de la ONG Húsares, que les asiste con las coordinaciones e incluso, con el control sanitario tomando temperatura y presión a cada uno de los residentes, para descartar síntomas asociados al Covid-19. Indicaron que desde que se abrió el albergue privado, no se permitió el ingreso de otras personas, de lo que dan fe, a través de sus registros diarios.

Relataron los voluntarios de la ONG, que las personas que  están en ese albergue, están sin trabajo, el que perdieron producto de la crisis sanitaria, por lo tanto, deben financiar alojamiento y alimentación, es un tema difícil.

Ninguno de ellos pudo entrar a los albergues que funcionan en el Liceo A-7 y en el Estadio Cavancha, porque ya habían iniciado la cuarentena y, un nuevo ingreso, rompería la medida sanitaria. Ante esa dificultad, no tuvieron otra alternativa que costear un alojamiento.

En esta jornada dominical, personal de la PDI, se constituyó en el lugar para hacer el control migratorio. Ahora esperan que la autoridad sanitaria, realice un control sanitario oficial, de modo que certifique la cuarentena, informaron los voluntarios de la ONG Húsares.

El reporte indica que entre los albergados hay 8 niños, 2 embarazadas, 2 adultos mayores y una persona para tratamiento médico. La ONG cuenta con un médico, un paramédico, un prevencionista y dos rescatistas, voluntarios que realizan turnos para mantener el control en salud y seguridad del lugar.

CONSULADO BOLIVIANO

Por otro lado, hay que mencionar que hay un grupo de 80 a 100 bolivianos que acude diariamente al Consulado de Bolivia en Iquique, en calle San Martín, a la espera de una solución  de la oficina consular, que les permita ingresar a su país.

Estas personas están durante las mañanas en el consulado y en las noches deben buscar donde dormir, principalmente en piezas que arriendan familiares o amigos, empeorando aún más las condiciones de aislamiento social.

Posted by Edición Cero on Sunday, April 26, 2020

Posted by Edición Cero on Sunday, April 26, 2020