Edición Cero

Como todos los días desde que comenzara esta explosión social, este viernes, al mediodía nuevamente se realizó una marcha, con trabajadores, funcionarios públicos y... El denominado Acuerdo Histórico, no hace eco profundo en la ciudadanía, que nuevamente sale a la calle

Como todos los días desde que comenzara esta explosión social, este viernes, al mediodía nuevamente se realizó una marcha, con trabajadores, funcionarios públicos y municipales, porque sienten que el denominado “acuerdo histórico”, no los representa.

Así lo hizo ver también, la Mesa de Unidad Social, que se pronunció mediante un comunicado y que convocó a una nueva jornada de marcha en esta jornada de viernes 15, desde la 18 hrs. saliendo desde la Plaza Condell.

 

 

 

 

Una respuesta a “El denominado Acuerdo Histórico, no hace eco profundo en la ciudadanía, que nuevamente sale a la calle”

  1. Los millones de chilenos que se han movilizado por hacer de Chile un país realmente libre, que decidió sacudirse del yugo de la constitución perversa y espuria de la dictadura, no solicitaron, no autorizaron ni mandataron a Piñera, ni a sus ministros, ni los “honorables,” ni las directivas de partido político alguno, a fijar en qué condiciones el país superaría su crisis institucional, por la vía de una nueva constitución. Al pueblo ya es imposible engañarlo, y no va a aceptar que su lucha sea encauzada hacia donde se les ocurra a estos señores. El pueblo los superó por completo y no los necesita. Fíjense cómo esa reunión de compadres que se llevan muy bien evita las dos palabras claves que hoy están en boca de millones: “asamblea constituyente”, algo muy distinto a esto de “convención constituyente.” No seamos ingenuos, se trata de burda “cuchufleta”que, obviamente, sólo sirve para que la desprestigiada clase política usurpe al pueblo su soberanía y decida ella qué constitución tendremos; o sea, cual será nuestro destino como nación. Finalmente, motivo evidente de sospecha es el plazo de 5 meses para la realización del plebiscito que proponen. Es un plazo excesivo que sólo busca poner término a la movilización popular, para luego, con la mayor calma, ponerse amigablemente de acuerdo en qué términos definitivos, ya sin presión del pueblo, se realizaría la consulta plebiscitaria. ¡Alerta! Se nos viene otro tongo, como los que siguieron al triunfo del “NO” hace tres décadas, en que ya caímos. El único camino justo es la Asamblea Constituyente, surgida desde la base de la comunidad nacional, no desde la diminuta punta de la pirámide política.