Edición Cero

A sus 91 años, el Premio Nacional de Arquitectura, Miguel Lawner presentó su clase magistral ante una amplia concurrencia, haciendo un recorrido de la... Premio Nacional de Arquitectura presenta clase magistral y repasa su vida desde el inicio del oficio, años de la UP, reclusión política, exilio y retorno

A sus 91 años, el Premio Nacional de Arquitectura, Miguel Lawner presentó su clase magistral ante una amplia concurrencia, haciendo un recorrido de la evolución de la arquitectura, recorriendo también su propia vida como joven e innovador arquitecto, su incorporación a la Unidad Popular, su reclusión política en Isla Dawson, el exilio junto a su familia, el retorno a la patria y el momento actual.  Con 70 años de trayectoria, sigue trabajando en diversos proyectos, siendo el último el  Museo de la Memoria en Punta Arenas.

La actividad forma parte de la  XXI Bienal de Arquitectura y Urbanismo, que se desarrolla simultáneamente en Santiago, y otras ciudades del país, siendo Iquique una de éstas, bajo el concepto de “Feria Libre de Arquitectura. Lo común y lo corriente”.

En ese contexto, Miguel Lawner, que recientemente recibió el Premio Nacional de Arquitectura, visita Iquique, para interactuar tanto con profesionales del área, estudiantes y la comunidad. Además de desarrollar su charla, en el Salón Tarapacá, la que fue atentamente seguida por la audiencia.

En un estilo pausado y con la fuerza que le da su trayectoria, Lawner recorrió su vida, desde que se inició como arquitecto en 1954 junto a un grupo de colegas, incluyendo a su propia esposa, Ana Barrenechea, hasta el momento actual. Junto a Ana y Francisco Ehjo fundaron  la oficina BEL Arquitectos, desde donde ha desarrollado gran parte de su carrera, con énfasis en su particular visión sobre los espacios urbanos y el componente social; de hecho se le considera un referente en lo referido a la vivienda social. Pero demás, ha destacado como académico y por su fuerte compromiso con los derechos humanos. Su concepto es que la ciudad, es de todos.

Durante la Unidad Popular y tras haber trabajado en la CORVI, se desempeñó como director ejecutivo de la Corporación de Mejoramiento Urbano, CORMU. El golpe de Estado le significó sufrir la prisión política en Isla Dawson, por 8 meses y luego, pasando por distintos centros de detención, hasta que se fue exiliado a Dinamarca, en 1975. En este “bello país que nos acogió”, señala, siguió desarrollando la arquitectura. A su retorno, en 1984, postula a proyectos y se reincorpora a es trayectoria que se había truncado, a causa de la dictadura.

Con la llegada de la Democracia, Lawner inicia un acelerado avance en su carrera, cuyo estilo también está marcado, por su trabajo en el exterior. Junto a su equipo,  presentó un osado proyecto para recuperar espacios públicos,  urbanos para el desarrollo urbano, siempre en la noción de la ciudad para todos. Esto implicaba contar con un catastro de propiedades en poder de Bienes Nacionales, Fuerzas Armadas, por ejemplo, para destinar ese suelo, para viviendas sociales, lo que no prosperó en la administración de Bachelet y tampoco en la actual.

Lawner marcó un hito, en 1972, cuando tuvo a su cargo el proyecto de construcción del edificio que  albergó la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo en el Tercer Mundo (UNCTAD), donde el país recibió a más de tres mil delegados de 140 países distintos.  El mismo edificio que hoy cobija el  Centro Cultura Gabriela Mistral, GAM.

SENADOR SORIA

Tras presentar su conferencia, Lawner dialogó con el Senador Jorge Soria Quiroga. Ambas personalidades comparte la noción de vivienda digna para los chilenos.

El arquitecto le habló al parlamentario sobre el proyecto de Autoconstrucción que desarrolló en Alto Hospicio cuando pertenecía a la comuna de Iquique, en su periodo de alcalde, reforzando la idea de la recuperación de suelos para la construcción de viviendas sociales, dignas y de la ciudad para todos.

CONVERSATORIO Y VISITA A PISAGUA

En esta jornada de sábado, Miguel Lawner participará en un diálogo con vecinos, en el frontis del histórico Cementerio N° 1 de Iquique, a partir de las 11.00 hrs., para interactuar con las personas en torno a la feria itinerante, sector Plaza Arica.

En esta intervención en los espacios públicos feriales, se pretende que se logre reconocer, estimular o definir ciertos puntos propios o comunes de identidad, dentro de la orgánica del emplazamiento de la feria itinerante tanto en su ubicación en sí como en su entorno barrial – urbano.  La actividad concluirá con un recorrido por el Cementerio.

En tanto, el domingo 6, y motivado por su compromiso con el rescate de la memoria, Lawner se trasladará hasta la localidad de Pisagua, donde espera visitar la fosa, el lugar donde se emplazó el campo de concentración, donde hoy quedan escasos vestigios y la cárcel de esta caleta pesquera, epicentro de tanta tortura y dolor.