Edición Cero

El senador Fulvio Rossi, como él mismo lo reconoce, al estar involucrado en una investigación judicial que aún no termina, por el caso SQM,... La noticia del día. Rossi puso fin a su congelada militancia en el Partido Socialista y de paso deja de ser de la NM

rossi-la-terceraEl senador Fulvio Rossi, como él mismo lo reconoce, al estar involucrado en una investigación judicial que aún no termina, por el caso SQM, de la cual se declara “inocente”, decidió terminar con su miltancia en el Partido Socialista, militancia, que por el mismo motivo estaba “congelada”. El Parlamentario, escogió un medio nacional para dar la noticia. El Diario La Tercera publicó extensamente una entrevista donde detalla los pormenores de su decisión y señala que cuando el escenario se despeje, habrá espacio para el refichaje en las filas del socialismo. 

Sin embargo, tras su renuncia, Rossi queda en libertad de acción política, para intentar una respostulación en calidad de independiente y despejar el camino para ser  -aún más claro- opositor a Jorge Soria y Hugo Gutiérrez, políticos locales que consumen gran parte de su energía.

Otro punto a considerar es que ante la emergente figura de Alejandro Guillier como eventual carta presidencial, Rossi expresó en la antesala en el diario La Estrella de Iquique, que su apoyo es a Ricardo Lagos.

LA TERCERA

La nota en el matutino, señala:

A mediados de los 80, con 14 años y en plena dictadura, Fulvio Rossi firmó para militar en el Partido Socialista, y se quedó por 30 años. El lunes, sin avisarle a nadie, llegó hasta una oficina del Servel y pidió desafiliarse de la colectividad.

Lo que gatilló su decisión es que la investigación que lo vincula con el caso SQM sigue abierta. Pero también hay otras cosas: su visión del PS y del gobierno es crítica, y ve en esta nueva independencia -que comunicó ayer a la presidenta del partido, Isabel Allende- una oportunidad para actuar con libertad en el período que viene.

¿Por qué tomó la decisión?
Me había puesto como plazo noviembre para tomarla, esperando que se hubiese aclarado mi situación judicial. Lamentablemente, los tiempos de la justicia no son los de la política. Han pasado más de 650 días, y al ver que la situación no se cierra, decidí desafiliarme.

¿Por qué era una complicación seguir militando?
Porque quiero hacerle la vida más fácil a la directiva del partido. Han existido cuestionamientos, en mi opinión injustos, y creo que de esta manera cesarán.

¿De la opinión pública o del mismo partido?
De un sector del partido que no es mayoritario, pero ha sido doloroso, porque no se respeta la presunción de inocencia. Osvaldo Andrade me ha criticado con dureza, pedía mi expulsión, cuando por otro lado estaba acomodando a su señora. Eso es de una inconsistencia tremenda. ¿A mí de qué se me estaba acusando? De un problema de financiamiento de campañas. No de que recibiera recursos del Estado que podrían beneficiar a los más pobres.

¿Siente una responsabilidad política de que casos como el suyo hayan influido en los resultados de la elección municipal?
Lamentablemente, todas las cosas se ponen en una misma bolsa, pero mi situación ha sido distorsionada, porque se trata de generar la sensación de que hubiese podido haber enriquecimiento ilícito, en circunstancias de que el único cuestionamiento que alguien pueda tener es político.
Si lo mira en retrospectiva, ¿se equivocó en hacer esas gestiones por recursos, dado que se trataba del ex gerente de SQM Patricio Contesse?
Con la mirada de hoy, evidentemente sí. Pero hoy, incluso tenemos una legislación distinta. Es difícil salirse del contexto histórico de cuándo se hacen las cosas.

Pero hay un juicio moral…
Sí, pero estamos hablando de una sociedad anónima abierta de mi región, y si fuésemos a ver la cantidad de empresas privatizadas que existen… Se ha hecho una suerte de caricatura del ‘yerno de Pinochet’, cuando en ese minuto era una empresa que colaboraba con la Concertación y la Nueva Mayoría, apoyando actividades de los propios gobiernos regionales, con presencia de autoridades. Ahora, con los ojos de hoy, claro, fue un error político.

¿Solo eso?
Vuelvo a insistir; no hay un peso que me haya llevado para la casa, y uno termina en el mismo paquete con gente que defraudó al Fisco o se enriqueció ilícitamente. Con casos de corrupción. Esto no es corrupción. ¿Cómo va a ser corrupción pedir financiamiento legal, incluso para otras personas del partido? ¿Cómo no me va a doler que el diputado Rocafull, escalonista, que recibió los recursos, los agradeció y sabía de dónde venían, los haya negado como los negó?

¿Puede descartar que se encuentre algo más? Relacionado con boletas ideológicamente falsas, por ejemplo.
Yo no he cometido ningún delito, y espero que se demuestre lo antes posible.

¿Va a repostular al Senado?
Sí. Tengo la intención de seguir en política, y cuando termine esto tendré la oportunidad de reficharme.

¿SQM es el único motivo para desafiliarse?
Con esto despejo ese frente y me da la tranquilidad, también, de la libertad, en un momento de mucha liquidez en el ámbito político. Porque también es cierto, y me da pena, que mi partido muchas veces se aleja de su esencia. Me llama la atención, por ejemplo, que el PS no proclame aún a Ricardo Lagos, y que haya sectores que piensan que la política es un concurso de popularidad, y no valoran el liderazgo, la densidad política.

¿Por eso no proclaman a Lagos?
Muchos en mi partido se sienten acorralados por esa izquierda radical, totalitaria, que ha surgido. Tenemos miedo de enfrentarla. Hay una bancada juvenil que pautea permanentemente a nuestros parlamentarios, y el PS ha dejado de ser un articulador de la coalición. Está permanentemente tironeado por sectores más ultra, con claras pulsiones populistas.

¿Qué le parece la tensión que hay en el PS respecto de apoyar a Lagos o a Guillier?
Yo no sé lo que piensa Guillier. No conozco sus ideas ni sus propuestas. No hay un testimonio consistente de acción política. Por eso, me llama la atención que algunos digan ‘elijamos al mejor posicionado’, olvidando las ideas. Hay un tema que no es menor y lo digo porque conozco al PS, del que he sido secretario general y presidente: si Lagos es el candidato va a haber disidencia en el PS; si Guillier es el candidato, el PS se quiebra.

¿Su visión del PS también tiene que ver con su decisión de desafiliarse?
Hay varias cosas. También quiero tener cierta libertad para actuar de acuerdo a mis convicciones. Muchas veces votamos por cosas en que no creemos por ser “leales” con el gobierno, como en la elección de intendentes. Uno debe decir basta cuando ve que el gobierno no rectifica, que no hace una autocrítica por los resultados electorales, que el ministro del Interior no existe…

Si el gobierno no rectifica y el PS apoya a Guillier, ¿de todas formas se reficharía?
No. Creo que si el PS no lleva un candidato suyo es difícil reficharse. Uno tiene que estar donde se sienta cómodo, sobre todo a los 46 años.