Edición Cero

Una larga trayectoria en el rubro de la pequeña minería, es la que acumula la iquiqueña Rosario Araya Petit, quien está instalada con una... Pequeña empresaria de la minería del cobre, afectada por daños del Dakar en sector de los salares

rosarioUna larga trayectoria en el rubro de la pequeña minería, es la que acumula la iquiqueña Rosario Araya Petit, quien está instalada con una mina de extracción de cobre desde la zona costera interior del Salar Grande, hacia adentro. Sin embargo, acusó que los daños provocados por el paso del rally Dakar, han impactado fuertemente en su actividad.  Espera que las autoridades trabajen prontamente con la maquinaria, para reparar los caminos

Muy molesta está Rosario Araya, porque hasta el momento, la Dirección de Vialidad no ha trabajado en e l emparejamiento de las vías. “Esto provoca que los camiones no nos quieran traer el agua, porque el camino es dificultoso. Quedan en pana, cortan cables, etc., por lo que es urgente, que se repare el daño ocasionado”, señaló desvirtuando de este modo, las versiones entregadas por el Seremi de Obras Públicas, en el sentido, que los daños dejados por el rally, serían menores y sin mayores consecuencias.  Así lo indicó Robinsón Rivera, tras una inspección realizada recientemente.

Sin embargo, aclara esta mujer minera, que la Dirección de Vialidad y las Seremis de Obras Públicas y Minería, “siempre han dado todo el apoyo necesario y han actuado oportunamente con las maquinarias. Sólo que en esta ocasión han tardado más de la cuenta en solucionar el problema “y eso, le insisto, complica nuestra actividad”.

daño dakarLa minera de su propiedad, llamada El Jote, es manejada en todo el aspecto operativo por esta mujer nortina que ya educó a tres hijos.  Está instalada al interior del Salar Grande, por el camino de la  ruta 750. Allá la vida no es fácil, porque no hay nada. El agua es llevada en camiones;L para alumbrarse, refrigerar los alimentos y ver televisión, debe contar con un grupo electrógeno que encienden algunas horas  en el día. Pero no llega internet ni la señal de las compañías de celulares, de modo que si pasa algo, queda totalmente desconectada.

“El otro día –relata Rosario, siempre con energía y una generosa sonrisa- salimos a ver unos caminos y nos quedamos en pana. Tuvimos que volver a pie al campamento, es por eso que urge que se haga la mantención de la ruta, porque esto es pura desolación”.

De todos modos, destaca el apoyo de los servicios públicos en general. “Sólo ahora está este problema por el dakar”, mientras que se declara feliz de ser una mujer minera, dedicada toda su vida a ello. “Me gusta el trabajo, me apasiona y mientras tenga energía voy a seguir”, señala convencida, auque reconoce que a veces se le acaban las fuerzas.

Ahora está contenta, porque como pequeña minera, vende su producción a Enami.  “Los camiones salen cargados de acá, con un material de cobre de muy buena ley y los recibe Enami, en Tocopilla. Son muy ordenados para trabajar”, acotó para retomar sus funciones, mientras el sol nortino calienta sobre los 25 grados de temperatura.

 

Los comentarios están cerrados.