Edición Cero

A través de una prolija narración que se desarrolla en un “pueblo de la pampa”, cercano a Humberstone, el protagonista, un anciano pampino, evoca... Con cuento “Esperando a Timo” autor nortino rinde tributo a la Pampa

A través de una prolija narración que se desarrolla en un “pueblo de la pampa”, cercano a Humberstone, el protagonista, un anciano pampino, evoca y repasa su vida ligada desde siempre a las faenas del salitre, mientras espera a Timo. Su conversación, que trasluce diversos estados de ánimos, fluye en un contexto en que la nostalgia por los años pasados se confunde con una esperanzadora mirada hacia un futuro que debería deparar “una segunda oportunidad” para los hombres y mujeres de la pampa.

Esperando a Timo, un relato con un dejo de realismo mágico, pone de relieve también desde la visión del protagonista, la diversidad y las contradicciones de un territorio largo y angosto como lo es Chile.

Del autor nortino, pampino, que escribe bajo el pseudónimo de Segundo Cortés, le presentamos este cuento, que revive los días en la pampa. Y justamente surge como un tributo, en estos días de celebración de la Semana del Salitre.

 “Esperando a Timo”

-No quiero que me tome por soberbio – dijo el anciano – pero, le aseguro, nadie más indicado que yo, que sé y conozco muy bien estas tierras, para que le cuente algunas cosas del norte, y sobre todo de la pampa…sí, justamente, es de la pampa que quiero hablarle…

Sonríe comprensivo. Su rostro moreno, resquebrajado por los años, está humedecido levemente por el sudor. Desde su mesa, ubicada próxima a la ventana del negocio, se aprecia una parte de la calle principal del pueblo.

-¿Dice que es la primera vez que viene al norte? – interroga, al tiempo que se inclina un poco en la mesa, los codos apoyados en la agrietada superficie de madera ennegrecida.

Sin esperar respuesta, prosigue:

-Sí, y no hace ni falta que lo diga. Lo note en cuanto lo vi, usted andaba entre aburrido y desorientado, como a la deriva, y yo al tiro me dije: “He aquí alguien que parece haber perdido su rumbo en la vida, y que necesita de un amigo”. Sí, eso pensé y parece que le achunté, no?…

Para leer cuento completo, pinche el link:   ESPERANDO A TIMO ed

Los comentarios están cerrados.