Edición Cero

Cambio 21/ Por Suana Frías K.- En 2010 se enfrentó ante las cámaras de TV al ministro Hinzpeter por las termoeléctricas, en 2011 entregó... Un año sin Felipe Camiroaga: El lado más político y social del animador

Cambio 21/ Por Suana Frías K.- En 2010 se enfrentó ante las cámaras de TV al ministro Hinzpeter por las termoeléctricas, en 2011 entregó su apoyo a los estudiantes y en las elecciones de 2009 reconoció abiertamente su preferencia política. Amado por la ciudadanía y criticado por sus pares, así era el animador que hace un año murió en el trágico accidente en Juan Fernández.

Apodado como “El halcón de Chicureo” por su afición a criar esos animales y por su residencia en esa zona rural al norte de Santiago, Felipe Camiroaga se transformó en el animador más potente de la televisión chilena, rostro televisivo de quien -este 2 de septiembre- ya se conmemora un año desde su muerte, tras el accidente del avión Casa 2012 en el archipiélago de Juan Fernández, donde otros 20 pasajeros perdieron la vida. Todos viajaban en el avión de la Fuerza Aérea de Chile a colaborar con el proceso de reconstrucción postsunami que había iniciado el empresario Felipe Cubillos (quien también viajaba en la aeronave) y que el animador alegremente había asumido casi como una causa personal. en cuya tripulación se encontraban el periodista de TVN Roberto Bruces y el empresario y cuñado del ministro de Defensa, Felipe Cubillos.

Su lado social

Pese a lo que sus colegas pensaban, Camiroaga atornilló al revés: decía que el poder que da la televisión para hablar era algo que debía ser usado.

El momento más tenso que vivió fue cuando en 2010 increpó al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, para que el gobierno desistiera de la idea de levantar una planta termoeléctrica en Punta de Choros. Todo, en un contacto en vivo y en directo.

“Yo quiero salirme de la pauta un minuto, ministro. Yo sé que lo que voy a hacer no es muy común, (pero) nosotros tenemos el privilegio en nuestro trabajo de tener línea directa con autoridades como usted”, partió señalando Camiroaga.

“Sabemos lo amante que es el presidente del medioambiente y de la naturaleza. Yo quiero pedirle a título personal, pero sé que represento a la gran mayoría de los chilenos, que por favor el gobierno, el presidente, su equipo, se opongan con toda la fuerza que sea necesaria a esta termoeléctrica que quieren poner en un santuario maravilloso mundial”, agregó.

Hablándole a Camiroaga, el ministro indicó que “entiendo el sentido profundo y honesto de su petición, se la agradezco, porque además me parece que usted interpreta a muchos chilenos; muchos chilenos que yo escuché protestar y los miré con atención”.

De hecho tanta fuerza tuvieron las palabras del animador que el ministro respondió… y al día siguiente Hinzpeter llevó el mensaje del presidente Sebastián Piñera al “Buenos Días a Todos”, donde le informó al animador -en un contacto telefónico- y al equipo que estaba en el estudio que el mandatario había pedido a la empresa trasladar la ubicación de la resistida termoeléctrica.

Tras estas palabras, en el programa de farándula “Intrusos, de La Red, el hermano del presidente, Miguel Piñera, fue agresivo con el animador de TVN: “Que Camiroaga se dedique a animar y no a interpelar al ministro Hinzpeter, que lo está haciendo bien”, enfatizó.

Otro capítulo de su opción por no parecer en una burbuja en que muchas de las figuras de TV se sumergen, fue su participación encabezando un video en que, junto a varios comunicadores, señalaba su apoyo al movimiento por la educación.

“Creo que han dado una lucha impecable, creativa, sensible, tremendamente valiente, que de verdad, como chileno, siento un orgullo gigante. La educación no puede ser un negocio para nadie y también creo que la educación es lo que cambia este mundo de raíz”, dijo en ese video el fallecido animador.

Su opción política

Aunque la máxima polémica vino una vez que el animador se decidió por hablar abiertamente de su preferencia política, marcando la diferencia con animadores como Don Francisco o Rafael Araneda.

En una entrevista con la Revista Caras dijo: “Soy Bacheletista. Me gustaría que gane la Concertación”. También dio a conocer abiertamente su preferencia por Eduardo Frei en las últimas elecciones presidenciales.

“En el país donde hoy vivimos uno puede decir lo que piensa políticamente sin miedo a perder la pega o a que te cierren la puerta los amigos. Es un Chile totalmente distinto. No hay que tener miedo, pues con criterio uno puede decir las cosas que siente”, señaló Camiroaga en una de sus últimas entrevistas.

Para el sociólogo Pablo Huneeus, esta es una situación que se debiera seguir repitiendo en todos los canales de televisión y de parte de todos los rostros televisivos. “Esto demuestra que es persona y que no es un objeto del mercado”, dijo en conversación con Cambio21.

Agregó que “siempre estos personajes han estado del lado de la empresa, postergando sus ideales, y es por eso que es valorable lo que hizo Camiroaga, porque es cómo debiera hacerse”.

En tanto, Carlos Altamirano, experto en televisión, señaló que “no es malo que estos personajes dejen claro cuáles son sus ideales, sobre todo aquellos que representan a gran parte de los chilenos”

“Independiente del medio en que uno trabaje, la libertad de expresión debe ser respetada y si se tienen la oportunidad de reconocer sus ideales, deben hacerlo”, indicó Altamirano.

Felipe… te extrañamos

Felipe Camiroaga participó en múltiples programas en Televisión Nacional de Chile, donde destacaron el matinal Buenos días a Todos, Animal Nocturno y De Halcón a Camaleón. También participó como actor de telenovelas en Jaque Mate y Rojo y Miel. Condujo el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en sus ediciones de 2009 y 2010, ambas junto a Soledad Onetto.

Exitoso y carismático, su vida profesional y personal era objeto permanente de la atención de los medios de comunicación. Incluso su agitada vida sentimental, parecía haberse calmado por su relación con la periodista y animadora Fernanda Hansen. Estaba próximo a cumplir 45 años.

Era el animador más querido de la televisión chilena. La persona con la que las dueñas de casa se levantaban cada día. El rostro de televisión que fue capaz de enfrentar a las autoridades y de luchar por las mismas cosas que la sociedad. Tras su muerte, el vacío que provocó fue enorme y a un año de su muerte aún se le sigue recordando con cariño.

Para el sociólogo y docente de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano Juan Cristián Jiménez, “no es muy sencillo explicar este fenómeno, porque uno apela a la subjetividad, pero creo que la sensación que genera esto es por dos lados: una, la masividad dada por una sensibilidad en la dermis social chilena que es muy fuerte este último tiempo y eso se ve en las movilizaciones sociales, y lo otro, es en todo lo que tenga que ver con lo público. Es que, si bien es un personaje (Camiroaga) que podría llamársele como dentro del mundo farandulero, tampoco se trata de un individuo oscuro, sino que tuvo una virtud: que era una buena persona. Entonces, esa sensación apela mucho al sentido común de las personas”.

El académico dijo a Cambio21 que “los temas mediáticos, que son tan complejos, de algún modo evidencian las faltas, las necesidades de afectividad social que están implícitas en esto de lo mediático; aquí se comprueba que estos personajes entran en la casa. Es un personaje que se instala en lo cotidiano y que, de algún modo, pasa a ser parte de la vida de las personas. Pensemos en las personas que trabajan en sus casas, haciendo labores del hogar, pero que de alguna manera es como si lo tuvieran ahí; está prendida la tele, no necesariamente están mirando, pero la escuchan. Entonces es un acompañante bastante fuerte”, afirmó.

Por último, Jiménez sostuvo que Felipe Camiroaga representaba, además, una sensación de cercanía y transición, menos paternalista que otros animadores del mismo espacio de años antes. “Creo que eso generaba mucha frescura de la imagen televisiva, este personaje entraba tranquilamente sin forzarse”.

El efecto CamiroagaLa tragedia en la que se vio envuelto el animador, sin embargo, cambió los ritmos de todo un país, que se vio modificado desde los hogares de los chilenos hasta las rutinas diarias.

El primer efecto que surgió desde el día de la tragedia fueron los vendedores ambulantes, quienes comenzaron a llegar a la estación televisiva ofreciendo velas para comenzar una vigilia. Además, se vendían flores, rosas y claveles. Y ahora se suman fotos, llaveros y chapitas en honor al animador.

Pero eso no es todo, pues los dos días de duelo decretados por el gobierno generaron aún más pesar en la gente, que vio la cercanía pérdida, dejando de lado rutinas de celebración para ponerse luto.

También se pudo ver en la crisis estudiantil. Las manifestaciones que estaban programadas se hicieron bajo un halo de respeto y duelo por las víctimas, pero destacando, con letreros, el apoyo que entregó Felipe Camiroaga a su causa.

Es por eso que desde entonces los recuerdos en imágenes no han parado. Y no sólo TVN, pues los otros canales y rostros de la televisión también quisieron unirse y de cierta forma “rendirle un homenaje”, teniendo en claro que el rating que generara era bastante lucrativo para ellos.

Así al menos lo reconocen los expertos. Según planteó una fuente ligada al tema, “es doloroso lo que diré, pero a veces los muertos dan más que los vivos. Y lo mismo pasó con Michael Jackson, cuando sus discos fueron los más vendidos tras su muerte; pasa lo mismo con la cantante Amy Winehouse y también con los actores”.

La investigación del Casa 212

Tras el accidente que le quitó la vida a 21 personas, entre ellas Felipe Camiroaga, todo apuntó a una responsabilidad por parte de la Fuerza Aérea.

Se dijo que el avión iba con sobrepeso, que no viajaba con el combustible necesario y que incluso los pilotos no estaban capacitados para iniciar aquel vuelo. Ante esto la FACh ha dicho en reiteradas ocasiones que el equipo estaba en reglamento, por lo que culparlos no era apropiado.

Sin embargo, y luego de meses de investigación, los abogados de los familiares de las víctimas del accidente solicitaron a mediados de agosto, a través de un escrito en Tribunales, el procesamiento de los oficiales sancionados por la Fuerza Aérea.

Alfredo Morgado, Cristián Arias y Maximiliano Delgado pidieron los documentos que lo acreditaban con el fin de probar que la responsabilidad de la tragedia aérea es de la institución, debido a la falta de un protocolo.

Los abogados están solicitando los procesamientos de los sancionados Julio Frías y Luis Il, general y comandante del Comando de Combate, quien renunció antes de que la FACh hiciera pública las suspensiones. También de Guillermo Castro, Aldo Carbone y César Pineda.

No obstante, el ministro en visita, Juan Cristóbal Mera, rechazó someter a proceso a los cinco ex altos oficiales. El magistrado respondió en su resolución con un “no ha lugar”, debido a “la naturaleza y los objetivos de su investigación”, a los escritos que presentaron tres abogados querellantes en la causa por gran parte de los familiares de las víctimas.

Con esto el juez Mera pretende cerrar la investigación ya que, a su juicio, están agotadas todas las diligencias tras la recepción de los informes del fabricante de la aeronave y la Junta Investigadora de Accidentes Aéreos, sobre las causas del accidente.

Los abogados representantes de las familias anunciaron que apelarán ante la Corte Marcial a la decisión del ministro en visita.

¿Qué haría Camiroaga?

Hace un año que el animador ya no está con nosotros. El panorama social sigue centrado en los movimientos, en el descontento de los chilenos y en el escenario político que ya está moviendo sus cartas para la elección presidencial que se acerca a pasos agigantados.

Es ahí donde surge la pregunta: qué estaría haciendo hoy Camiroaga. Un hombre que siempre luchó contra la injusticia, probablemente ya habría solicitado al ministro Rodrigo Hinzpeter que interviniera con Carabineros para frenar la violencia con la que han actuado; habría pedido justicia para los mapuche; probablemente ya habría formado parte de un video en apoyo a los estudiantes y sus demandas; en la lucha de Aysén habría estado en contacto con los pobladores.

El sociólogo Pablo Hunneus señala que probablemente estaría haciendo lo mismo que cuando estaba vivo, que “es lo que al final lo hacía más humano. Ya había abierto esa puerta de expresar su posición política, por lo que lo más lógico es que siguiera en esa línea ahora, sobre todo cuando se vienen nuevas elecciones y más aún cuando Michelle Bachelet, que era su favorita, está dentro de los candidatos”.

Martín Carcamo, animador de Canal 13 y amigo de Camiroaga, asegura que a Felipe no le habría gustado ver la forma en que han exprimido su imagen.

En tanto, la modelo y ex conductora del matinal Buenos Días A Todos Carolina de Moras, asegura que “si Felipe no se hubiera ido, yo aún estaría en el programa, y quizás habríamos compartido y disfrutado como siempre”.

 

Los comentarios están cerrados.