Edición Cero

Rigoberto Sánchez Fuentes,  Historiador. Magíster en Relaciones Internacionales. Este 18 de septiembre me disponía a hojear  un diario local, cuando de su interior cayó... “No me sumo”

Rigoberto Sánchez Fuentes,  Historiador. Magíster en Relaciones Internacionales.

Este 18 de septiembre me disponía a hojear  un diario local, cuando de su interior cayó un suplemento de extraña presentación. ¿El gobierno de las excelencias haciendo campaña en el día de la patria? Es  posible me dije, pues sus integrantes están empeñados en superar las propias marcas.

Buscando al responsable de la publicación, descubrí que se trata de una página web: “www.tarapacadescentralizada.cl” y que la iniciativa corresponde al Gobierno Regional, que estaría gráficamente representado por una imagen del contorno territorial de Tarapacá coloreado estilo camuflaje, sobre el cual una leyenda escrita con letras chuecas, informa “Somos el Norte del Desarrollo”.

Me acordé. Había escuchado en las radios locales, una insistente propaganda donde distintas voces, incluso niños, señalaban aquello de “yo me sumo”, también gigantografías que llamaban a sumarse, notas de prensa y expresiones enjundiosas de un subsecretario acerca de descentralización y transferencia de competencias.

Dejé de lado la intención de hojear el diario y fui en busca de lo principal. Como de costumbre, comencé la primera aproximación al texto desde la contraportada. En letras rojas, ocho preguntas y sus respectivas respuestas. Las dos primeras preguntas-respuestas son un modelo de comunicación persuasiva:

“¿En qué consiste la descentralización? 

Iniciativa política e histórica del Gobierno de Tarapacá”.

“¿Cómo nace Tarapacá Descentralizada?
Iniciativa política inédita e histórica del Gobierno Regional de Tarapacá.”

¡Notable!.

Luego de esta lección que envidiaría Correa & Tironi, fui a las páginas centrales y me enteré que todo el esfuerzo desplegado se traduce en solicitar al Gobierno Central el traspaso de atribuciones en las áreas de Capital Humano y Fomento Productivo. Los antiguos, basados en la fábula de Esopo, exclamarían ¡parto de los montes! Caracterizando así la sorpresa manifiesta frente a lo que se anunciaba como sustantivo y relevante, pero que en los hechos se revelaba menor e insustancial.

Efectivamente, la iniciativa descentralizadora realizadas por destacados profesionales de Santiago capital, voceada y pregonada en los medios y en la calle, como “histórica”, resulta, en los hechos, una iniciativa menor que sólo repite, con un lenguaje un tanto más sofisticado, atribuciones que el Intendente y el Consejo Regional tienen como mandato en la Ley Orgánica Constitucional sobre Gobierno y Administración Regional vigente.

Me acordé de un argumento anteriormente expuesto en esta columna… la reorganización político territorial del Estado exige una reforma constitucional, de manera que en el texto fundamental de la República queden establecidas las nuevas funciones, obligaciones y recursos del Gobierno Regional y del Municipio, el cual debería constituirse, efectivamente, en “gobierno comunal”.

Mientras tanto, bastaría que el Gobierno Regional ejerciera en plenitud las atribuciones que la Ley Orgánica Constitucional le entrega para avanzar en la gestión tecnoburocrática de Tarapacá.

Al llegar a la portada del suplemento, preferí sumarme… a la mesa familiar, pues el almuerzo estaba servido, y los platos y bebidas eran genuinos.