Edición Cero

En cumplimiento a lo dispuesto en la Ley Orgánica Constitucional N° 18.700, que en su articulado establece y regula como funciona, el periodo y... Carabineros con apoyo municipal retiro propaganda electoral en zonas prohibidas

En cumplimiento a lo dispuesto en la Ley Orgánica Constitucional N° 18.700, que en su articulado establece y regula como funciona, el periodo y la forma en que se puede instalar la propaganda eleccionaria y, sobre todo, señala los lugares donde no se puede instalar, Carabineros solicitó el apoyo del Municipio para el retiro de propaganda electoral en la zonas denominadas críticas para la seguridad vial.

Cabe señalar que la ley  sobre votaciones populares y escrutinios, regula esta materia; y en su artículo 32 establece la prohibición absoluta durante cualquier periodo, incluso durante el autorizado durante los 30 días previo a las elecciones, de que “no se podrá establecer ni colocar propaganda electoral en los componentes y equipamientos urbanos, tales como calzadas, aceras, parques, puentes, postes, fuentes, estatuas, jardineras, escaños, semáforos y quiosco”. Así como tampoco se puede realizar propaganda electoral mediante “elementos que cuelguen sobre la calzada o que se adhieran al tendido eléctrico, telefónico, televisivo u otro de similar naturaleza”.

Lo anterior, con miras a guarnecer el libre tránsito peatonal y vehicular en los bienes nacionales de uso público, así como evitar  la obstaculización de la visibilidad de peatones y conductores.

Es así, que Carabineros determinó aquellas zonas críticas para la instalación de propaganda electoral  en la comuna de Iquique, mediante oficio N°1997, emitido el 20 de septiembre de 2012, y que son: las rotondas de Bajo Molle, Chipana, Cavancha, Zegers, ex Aduana y El Pampino; además de las avenidas Arturo Prat y La Tirana.

En tal sentido,  existe  la obligación de las municipalidades de retirar aquella propaganda que vulnere la ley señalada anteriormente, por lo que Carabineros de Chile, en ejercicio de sus facultades solicitó formalmente al Municipio de Iquique que le facilitara vehículos idóneos para efectuar bajo su supervigilancia el retiro de toda aquella propaganda electoral que  ocupara lugares prohibidos para su instalación.