Edición Cero

Sergio González Miranda, Premio nacional de Historia. Tendemos a pensar que las sociedades, las comunidades y también los barrios, tienen estructuras que están más... Héctor Espinoza Godoy, «Chicora», símbolo de una generación única del barrio El Morro

Sergio González Miranda, Premio nacional de Historia.

Tendemos a pensar que las sociedades, las comunidades y también los barrios, tienen estructuras que están más allá de las personas, porque trascienden a generaciones y nos proporcionan nuestras identidades. Sin embargo, sin las personas no es posible la existencia de ninguna forma de fenómeno social, pues estos se basan en las relaciones sociales, son ellas las que le dan sentido, carácter y prospectiva a cualquier grupo humano.

El barrio El Morro ha sido resultado de relaciones sociales de diversas generaciones desde inicios del siglo XIX y hasta el presente. Cada generación aporta rasgos sociales y culturales únicos, diferentes a los de las generaciones anteriores y posteriores. También se caracterizan porque surgen personajes notorios, sus rostros se asocian a un período histórico específico. Personas especiales.
Héctor Espinoza Godoy, Chicora, como era cariñosamente conocido, fue símbolo de una generación única del barrio El Morro, aquella cuya juventud se desenvolvió durante las últimas décadas del siglo XX. Es también mi generación, por ello conocí a Chicora en su juventud. Supe de su sentido de humor y de su lucha por conservar la identidad morrina.

Es difícil aceptar que un amigo de la misma generación emprenda el vuelo al infinito, aunque el nombre de Hector Espinoza, Chicora, seguirá siendo recordado por las generaciones futuras.

En esta semana el carnaval morrino se detendrá por 48 horas en su memoria y, como todo carnaval, vivirá un cambio donde todo se trastoca, para iniciar otro año, otro tiempo. Lo mismo ha ocurrido con Chicora, se ha transformado de persona en un personaje para iniciar un nuevo tiempo. El tiempo de eterno retorno.