Edición Cero

Detalles sobre las acciones realizadas durante la emergencia sanitaria que provocó el incendio en las instalaciones de la Azufrera Santa Alicia, en Alto Hospicio,... En Comisión de Medio Ambiente analizan incendio de azufrera y la forma cómo actuaron las autoridades ante la emergencia

Detalles sobre las acciones realizadas durante la emergencia sanitaria que provocó el incendio en las instalaciones de la Azufrera Santa Alicia, en Alto Hospicio, el pasado 21 de junio, conocieron de boca de las autoridades, los miembros de la Comisión de Medio Ambiente y Energía del Consejo Regional.

La Comisión fue encabezada por su presidente Pablo Zambra, y las conformaron los consejeros regionales Alberto Martínez, Rubén López, Verónica Aguirre, Jorge Zavala, Rubén Berríos y José Miguel Carvajal. Asistieron además el SEREMI de Salud Manuel Fernández, el Director Regional de la ONEMI Álvaro Hormazabal y el Alcalde de Alto Hospicio, Patricio Ferreira, quien llegó a la sesión de la comisión secundado por los concejales hospicianos René Cáceres, Giovanna Trincado, Antonio Mamani y Jessica Becerra, entre otras autoridades.

Las exposiciones se iniciaron con la intervención del SEREMI de Salud Manuel Fernández, quien informó que la Azufrera cesó sus funciones desde la fecha de la emergencia, y que liquido sus haberes en dos adjudicatarios distintos, los terrenos los traspasó a la Sociedad Inmobiliaria Altamira, y el azufre se los adjudicó a un contratista particular.

Fernández también mencionó que la autoridad sanitaria implementó un sumario a la azufrera, que se encuentra en la etapa final de evaluación por parte de los equipos técnicos del ministerio, los que prontamente arrojarán resultados para establecer la sanción que corresponde.

El SEREMI de Salud también señaló a los cores que se le exigió a los actuales dueños del terreno, la Inmobiliaria Altamira, que levante un cierre perimetral al predio; que instale vigilancia en el sector; la prohibición total y absoluta de acciones productivas dentro del recinto; el retiro inmediato del azufre que aún queda en el terreno; y la entrega de un plan de saneamiento del predio. La autoridad señaló que la mayoría de estas disposiciones se han cumplido a cabalidad.

Manuel Fernández indicó que al contratista particular, que se adjudicó el azufre acopiado en el predio, se le solicitó presentar e implementar un plan de retiro,  traslado y disposición final del material. La autoridad sanitaria señaló que el empresario aplicó dicho plan, e incluso presentó al ente fiscalizador, una factura de venta del azufre a la empresa  COSAYACH, por 135 toneladas de azufre que fue lo que efectivamente se habría adjudicado y pagado.

Pero pese a esta gestión, quedaron cerca de 200 toneladas de azufre en el lugar, lo que evidencia que no se hizo una primera apreciación acertada de la cantidad de material que existe realmente en el sector. Al respecto, el SEREMI de Salud señaló que el proceso de remate del sitio, consideró la adjudicación del lote completo y no de parcialidades, como argumenta el contratista que se lo adjudicó.

El SEREMI agregó que ni el concesionario ni la inmobiliaria Altamira asumen el dominio sobre el azufre que resta por retirar, por lo cual la autoridad sanitaria lo declaró “producto en abandono”, y dispuso el trámite para que sea entregado a terceros, quienes para adjudicarse el material, deberán presentar un plan de retiro, de traslado y de disposición final del elemento.

Con este objetivo, los miembros de la Comisión de Medio Ambiente acordaron solicitar al pleno, que oficie al Ejecutivo Regional, realizar las gestiones junto a la SEREMI de Minería, para agilizar el retiro y comercialización del azufre que permanece en el sitio, que corresponde al remanente del producto que permanecía acopiado en el sitio de la Azufrera Santa Alicia.

Durante la sesión, el Director Regional de la ONEMI, Álvaro Hormazabal, también dio cuenta de lo realizado por su servicio, durante la emergencia sanitaria que provocó el incendio en la Azufrera.

El funcionario señaló que una de las conclusiones obtenidas de la emergencia, fue la necesidad de que en la región, se cuente con dispositivos técnicos que permitan medir el nivel de gases tóxicos que provocan en este tipo de emergencias químicas.

Al respecto, los cores propusieron que la ONEMI elabore un proyecto para adquirir este tipo de equipos, que una vez presentado, pueda ser revisado y aprobado por el Consejo Regional, a fin de que se dispongan los recursos vía fondos FNDR, para implementar dicho proyecto.

También se informó que el Gobierno Regional interpuso el pasado 24 de junio, una querella en el Juzgado de Garantía de Alto Hospicio, para investigar y eventualmente sancionar a los responsables del delito de incendio, que provocó la emergencia sanitaria. La SEREMI del Medio Ambiente además, formalizó otra denuncia ante los tribunales, por el daño ambiental provocado.

Los consejeros regionales también acordaron como medida preventiva, solicitar a los organismos correspondientes, que aclaren si existe un catastro que incluya a todas las empresas  ubicadas en Alto Hospicio, que trabajen con sustancias peligrosas.

Los cores también concluyeron en recomendar al pleno, que envíe oficios a la SEREMI de Salud, a la Municipalidad de Alto Hospicio y la SEREMI del Medio Ambiente, solicitando que se fiscalicen los terrenos en la vecina comuna, donde se acopia y almacena bórax, para ver si se cumplen las medidas ambientales y sanitarias correspondientes.

  • Pablo

    13 agosto, 2019 #1 Author

    Creo q en las fiscalízaciones deberian incluir la ex planta Cardoen ya q es un terreno de alto riesgo en el q se desconoce el real funcionamiento actual.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *