Edición Cero

Waldo Aguilar, Sociologo y estudiante de post grado (*) La fina y perfumada puerta giratoria de los delitos de cuello, de corbata. La derrota... Fiscalización a Fundación Valídame: Perseguir al denunciante, proteger al victimario

Waldo Aguilar, Sociologo y estudiante de post grado (*)

La fina y perfumada puerta giratoria de los delitos de cuello, de corbata. La derrota de la decencia a manos de una institucionalidad benevolente con el capital financiero, implacable con el trabajo.

Indecente. Mínimo calificativo para emitir un juicio primero moral, luego político y social, sobre la reacción institucional general a propósito de la denuncia de Fundación Valídame, por los discretamente cubiertos comunicacionalmente: Protocolos de Control de Siniestralidad.

Existe la constatación formal (ya está probado en la comisión investigadora de pensiones de invalidez), que la burocracia financiera que opera en las compañías de seguro naturalizó la práctica de denegación de pensiones a personas enfermas (algunas de ellas murieron en el proceso). Y que además se instituyeron y perfeccionaron procedimientos administrativos y técnicas de control estadístico para reducir el pago de coberturas de pensiones de invalidez, engrosando las finanzas y contabilidad de las compañías de seguro y de paso condenar a la miseria y la muerte a trabajadores asegurados.

Esta situación nos emplaza, no sólo en el ámbito ético, sobre todo en el plano jurídico, político y el económico.

La guinda de la torta, incentivos funcionarios para el cumplimiento de metas: te premio por cumplir eficientemente la misión visión empresarial de quitarle el derecho a pensión de invalidez a abuelitos enfermos que trabajaron y cotizaron cuando estaban sanos y jóvenes.

No es broma. Tampoco una exageración. No confunda esto con una fake new . Esto sucedió, sucede y seguirá pasando si la institucionalidad permanece intacta y los trabajadores no nos ocupamos de fortalecer nuestras organizaciones formales e informales, nuestros movimientos sociales que chocan con un aparato público cada vez más duro y riguroso en la defensa de los intereses de las minorías que controlan legalmente, pero de manera ilegítima el capital financiero.

No sólo nuestras organizaciones políticas y sociales son víctimas de un Estado subsidiario, condescendiente con el poder económico, sino también ONG y otras organizaciones como Fundación Valídame que operan en la austeridad, limitando con la insuficiencia contable, obligadas a autofinanciarse para defender a usuarios de un sistema de pensiones y seguros que se perfecciona en el entorpecimiento de los derechos, mejora día a día en trabas y subterfugios para asegurar ganancias descomunales a las AFP y Compañías de seguro.

 Institucionalidad respetada por lo grupos de poder

Con el decreto 3500, el dinero de los ahorros previsionales, en teoría propiedad de los trabajadores, se transforma legalmente en Capital al servicio de la especulación financiera. Apropiado y capturado por los grupos económicos, hace casi cuatro décadas, el dinero proveniente de los salarios de los trabajadores contratados de Chile (y desde este año también los honorarios) se transforma, con la creación de las AFP, en activo financiero para los administradores y sus amigos. Capital del que se adueñaron mediante la creación del sistema de capitalización individual, haciendo legal en dictadura un verdadero robo institucionalizado.

Lo que es peor esta institución fue respetada y salvaguardada por los gobiernos democráticos siguientes. Todavía no se ha dicho todo: el año 2002 se modifica el decreto 3500 y se introdujo el sistema de multifondos que profundiza el riesgo para los afiliados al permitir, en el caso del fondo A y B, que una mayor proporción de los dineros ahorrados por los cotizantes sean invertidos en renta variable, es decir, mayor especulación financiera y mayor volatilidad: mayo riesgo que significó el año 2008 la pérdida del 40% de los fondos previsionales. A decir del abogado Rodrigo Cordova[1] “este sistema (de multifondos) se implantó con las mejores intenciones del mundo: mejorar las pensiones, pero, analizándolo a la luz de criterios de seguridad social y de la experiencia acumulada desde su inicio, se llega a la conclusión de que es una completa aberración”.

Otra regalía institucional, otro obsequio para las familias que controlan todo: disminución del encaje

El encaje es una garantía en capital, un monto determinado en porcentaje de los fondos de inversión que en teoría pertenecen a los trabajadores, en un principio correspondía a un 5%, luego a un 1% y finalmente en la propuesta de Sebastián Piñera se persigue que sea solo un 0.5%. Dicho porcentaje debe corresponder a la proporción de los fondos, que las AFP deben invertir de su propio patrimonio, en los mismos negocios que invierte con los fondos de los trabajadores.

“La finalidad del encaje es responder por la rentabilidad mínima mensual garantizada para cada tipo de fondo. Si la rentabilidad de un determinado fondo es inferior a la garantizada, la diferencia debe ser enterada por la AFP dentro del plazo de cinco días. Por ley, las Administradoras no pueden utilizar recursos del encaje de un fondo para cubrir el déficit de rentabilidad de otros fondos que administre. En el caso de que, aplicados los recursos del encaje, no se enterare la rentabilidad mínima garantizada, el Estado asumirá la responsabilidad de complementar la diferencia.”[2].

Nuevamente se reparan las falencias del sistema con cargo a impuestos generales de la nación y mayor medida del I.V.A. el impuesto más regresivo.

A decir de Felices y Forrados, “el encaje es “la garantía» de las AFP que representa el 1% de nuestros fondos. Es decir, las AFP sólo ponen el 1% de garantía, y ahora quieren que sea sólo el 0.5%, y se llevan el 100% de las utilidades…lindo negocio o no? Los trabajadores ponemos el 99% del capital y no recibimos utilidades ni podemos elegir directores. Sin duda capitalismo a la chilensis.”[3]

Un sistema jurídico que opera protegiendo al capital, en defensa corporativa del privilegio económico político

Todas estas condiciones políticas y otras económicas como la evasión de 420 millones de dólares de impuestos, por parte de las compañías METLIFE y PRINCIPAL en la compra de PROVIDA y CUPRUM, son sólo algunos síntomas de la evidente descomposición de un modelo de negocio financiero (compra y venta de dinero), sustentado en la capitalización individual, que podría definirse como conspirativo, un modelo de gestión virulento, una dirección estratégica facinerosa y una misión visión retórica: libertad individual, elección racional de fondos de inversión para beneficio personal de sujetos informados, siendo que lo que menos tenemos a disposición es precisamente esta información. Demagogia pura. Un complot

Se avizora aquí un dilema ético-filosófico: ¿hasta donde el individuo debe someterse a la institucionalidad impregnada con estos vicios? Quizás hasta donde le permita su prudencia y su confianza en la posibilidad de conectar con otros individuos sin ser perseguido, elaborar acciones que permitan aunar criterios para un nuevo consenso colectivo a contracorriente del  establishment hegemónico[4]: un agregado de individuos que concurren en filita, desconectados unos de otros por su nivel de  ingresos, asisten confiados a cotizar en una empresa que no da garantía de buen servicio, incluso vulnerables a que les roben, los enfermen, los desechen y los tapen con tierra.

La ficción como fuente de inspiración de la vida real

Star Wars es una película que ha marcado generaciones. Los temas que retrata son universales y atemporales. Cuando los recursos pedagógicos son insuficientes, algunas películas son un buen recurso para motivar la reflexión y la adquisición de herramientas para el razonamiento lógico y la reflexión política, para la constitución del sujeto cívico, el ciudadano empoderado de sus derechos.

La Guerra de las Galaxias trata, principalmente, de lazos familiares y amistades, donde el futuro del universo depende de qué lado de “la fuerza”, se sitúan los protagonistas. “La fuerza”, una energía vital indescriptible y que permite el equilibrio en la galaxia, es un sustituto en la ficción, de las diferentes metafísicas espirituales que se encuentran en las diversas visiones religiosas de oriente y occidente. La fuerza es una metáfora de la religión y a través de ella y gracias a ella los seres sensibles pueden realizar proezas físicas y psíquicas inimaginables e inalcanzables para el resto de los mortales.

En un artículo de análisis filosófico de la referida saga titulado “Los Amigos de un Jedi: Amistad, Familia y Deber Cívico en una galaxia”[5] se analiza la prioridad que ponen los personajes Leia, Han Solo y Luke en sus relaciones afectivas interpersonales, cómo sus actitudes están motivadas por la responsabilidad cívica y la manera en que estas se relacionan con el orden político en la galaxia. Una reflexión necesaria para quienes estamos bajo la jurisdicción de una república que desconoce derechos fundamentales.

Las relaciones de afecto y los vínculos que tenemos con nuestra familia y amigos nos emplaza a tener una actitud vigilante y fiscalizadora, por cuanto, si la nefasta institucionalidad de las AFP aquí en evidencia aun no afecta a nadie de nuestro círculo cercano, muy pronto puede suceder que sí y nos arrepentiremos de no haber intervenido en el momento oportuno

Sócrates, planteó que el individuo tenía el deber de someterse a los designios de la sociedad reflejada en sus instituciones y eso era sinónimo de virtud. Pero el mismo filósofo planteó que ese deber de obedecer las leyes tiene límites que no pueden ser pasados por alto. Cabe citar aquí a Jhon Rawls (1971): “la justicia es la primera virtud de las instituciones sociales, como la verdad lo es de los sistemas de pensamiento. Una teoría, por muy atractiva, elocuente y concisa que sea, tiene que ser rechazada o revisada si no es verdadera; de igual modo, no importa que las leyes e instituciones estén ordenadas y sean eficientes: si son injustas han de ser reformadas o abolidas” [6]

En la película, “…Las tropas de asalto pueden amenazar a los ciudadanos y matar a pacíficos granjeros si eso sirve a los intereses del imperio. Quizás eso signifique que no existe ningún vínculo, ningún acuerdo implícito entre el imperio y los ciudadanos que implique la obligación moral de obedecer sus leyes”[7]

En el escenario actual donde “el imperio” de las AFP disponen recursos y estrategias para perjudicar a los ciudadanos, es de perogrullo concluir que los ciudadanos de la galaxia estamos en la necesidad de poner límites a ese mandato.

El imperio utilizará todas las herramientas a su alcance para evitar que la ciudadanía adquiera verdadera conciencia del atropello mediante la evasión de temas y de los principios de la propaganda de Joseph Goebbels.

No sólo eso: mientras mantiene confundida y desconcertada a la ciudadanía, emprende acciones legales que tienen por finalidad amedrentar a personas y organizaciones que han decidido poner límite a las instituciones del imperio. Compra medios de comunicación y amenaza con destruir a cualquier sujeto u organización que se oponga a su poder.

Es de esperar que la fiscalización a fundación Valídame no intimide el gran trabajo que han realizado, la conciencia ciudadana que están despertando y que continúe creciendo la movilización de espíritus en sintonía con la justicia. La fuerza en sentido metafórico y real está con nosotros y es menester seguir conectando individualidades que se salen de la fila, para advertir a los demás que caminamos hacia un precipicio. Revertir la situación nos exige vencer prejuicios estereotipos y desinformaciones que inmovilizan y acarrean desconfianza. Un esfuerzo espiritual e intelectual que nos permita conectar con nuestra realidad más allá de la propaganda, recuperar el equilibrio en la galaxia y en el país y que los dineros ahorrados en los fondos de pensiones sean para pensiones y no para satisfacer la codicia de un puñado de personas sin escrúpulos ni compromiso social. Necesitamos activar acciones cívicas y solidaridades, no permitamos que se persiga a quienes han contribuido a probar jurídicamente que las AFP son un mal innecesario para Chile.

(*) Estudiante de Magister en Gerencia Pública Universidad Arturo Prat de Iquique. Vocero Coordinadora No Más AFP Tarapacá

Nota Anexa:

 En su red social facebook, Fundación Valídame publica que la han notificado de una fiscalización de la siguiente manera:

“Un mundo raro, pero muy raro”

Hoy 07 de mayo de 2019, recibimos Oficio 1562 de 02 de mayo de 2019, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que les compartimos.

Ayer se arribó a las conclusiones de la Comisión Investigadora por denegación de Pensiones de Invalidez cubiertas por el Seguro de Invalidez y Sobrevivencia SIS que, entre otras cosas, ratifican la existencia del Control de Siniestralidad efectuado por las AFP, que les permitió vulnerar derechos Constitucionales de los más vulnerables del país, trabajadores enfermos y accidentados comunes.

Según dan cuenta algunas publicaciones, aún no se despeja del todo la incógnita si en el esquema de financiamiento anterior de campañas políticas y partidos, esta industria previsional contribuyó con recursos teñidos de sangre, obtenidos como resultado de violentar a trabajadores enfermos privados de sus derechos entre esas personas Gloria Álvarez Zárate, Miguel Ángel Tapia Montalván entre tantos otros ya fallecidos, materia en desarrollo por lo pronto.

Es extraño el documento en sí, porque por su mediante, el Estado, usando solícitamente sus recursos se propone en fiscalizar a la más pequeña de las fundaciones del país, quien investigó y denunció el mayor abuso masivo del que hayamos sido objeto los trabajadores. Así, un día después de que se tuviera por acreditado por la comisión investigadora de la cámara de diputados los hechos de colusión de la industria de AFP’s, el Estado de Chile se preocupa de fiscalizar al denunciante sin realizar ni un sólo pronunciamiento hasta la fecha del comportamiento de la industria previsional (victimarios)

[1] https://m.elmostrador.cl/mercados/2017/04/05/el-fracaso-del-sistema-de-multifondos-en-las-afp/

[2] Estudio ciedess 2013 garantía de rentabilidad mínima de las afp: origen, función y aplicación del encaje

[3] https://www.facebook.com/FelicesyForrados/posts/sabes-qu%C3%A9-es-el-encaje-de-las-afp-su-rentabilidad-aument%C3%B3-419-a-septiembre-de-es/1316383831728936/

[4]Hegemonía y contrahegemonía, Gramsci en:  https://www.youtube.com/watch?v=eVB-7km1XG8

[5] Littmann, Greg. Star Wars y la Filosofía. Roca Editorial. Argentina 2016. P. 156.

[6] Rawls, Jhon. Teoria de la justicia, editorial  fondo de cultura económica. 2000. P.17

[7] Ídem. P.161

Documentos Anexos