Edición Cero

Ante el escenario de posibles modificaciones a la ley de monumentos y como organizaciones representativas de trabajadores y trabajadoras del Sistema Nacional del Patrimonio... Trabajadores del Sistema del Patrimonio acusan que modificaciones a la Ley de Monumentos se realiza a puertas cerradas

Ante el escenario de posibles modificaciones a la ley de monumentos y como organizaciones representativas de trabajadores y trabajadoras del Sistema Nacional del Patrimonio Cultural, acusaron que el proyectos se ha realizado mediante un proceso no participativo, que se gestó a «puertas cerradas». Ante ello, se expresaron oficialmente mediante una declaración pública, porque «nos es importante aclarar nuestra posición respecto a la iniciativa legislativa del actual gobierno». Representantes de las regiones, participaron en el encuentro realizado en Santiago, ocasión en que se  analizaron las dificultade en la implementacion del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural.

El documento que se emitió tras el encuentro de dirigentes regionales y nacionales señala que «los trabajadores y trabajadoras del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, (SNPC) queremos manifestar nuestra profunda preocupación respecto a los trascendidos que han venido ocurriendo, donde se afirma la existencia de instancias de participación colectiva, es nuestro deber aclarar que efectivamente han existido instancias pero sólo de carácter informativo donde se nos ha explicado de forma generalizada las directrices a las que apunta esta modificación».

«En este sentido expresamos que no es posible hablar de procesos de participación, con instancias de intervención unilateral, sin la existencia de diálogos activos y con entrega de información parcializada y segmentada, por lo tanto no se puede afirmar bajo ningún punto de vista nuestro acuerdo o desacuerdo con un proyecto de ley que no conocemos en detalle, puesto que se nos ha negado cada vez que se ha solicitado», argumentan.

Más bien lo que ocurre es que desconocen las implicancias concretas del proyecto «en términos de la posibilidad real de que estas modificaciones permitan velar por el Patrimonio de los chilenos y chilenas y en las condiciones laborales en que los trabajadores y trabajadoras del Patrimonio harán ejercicio del rol de protección y tuición del Patrimonio Cultural».

Señalan que durante el último año,  trabajadores del SNPC, a través de ANATRAP y la Asociación Gremial del Consejo de Monumentos Nacionales, (CMN) «hemos generado instancias de discusión y análisis técnico a partir de jornadas internas, en la cual participaron representantes de los trabajadores de las distintas áreas técnicas y transversales de la Secretaría Técnica del Consejo de Monumentos». El resultado fue que se elaboró una propuesta de los trabajadores a las autoridades en miras a abordar las modificaciones de la ley 17.288 de Monumentos Nacionales, documento que fue ingresado a la Subsecretaría del Patrimonio Cultural en el mes de agosto del 2018, a la que a la fecha no ha existido respuesta por parte de las autoridades, según indicaron.

Dejan claro el compromiso con los trabajadores  y con el rol de la institución en la protección y tuición del Patrimonio Cultural. «Este sentido en toda instancia con el Sr. Subsecretario Emilio de La Cerda hemos sido enfáticos en exigir una propuesta por parte de la autoridad dirigidas a velar por las condiciones laborales de todos/as los trabajadores/as que conforman las unidades del SNPC que serían afectados por esta modificación, a la fecha aún esperamos esta propuesta o la convocatoria a constituir una mesa para discutir este punto. Aún es más se les ha omitido a las asociaciones del SNPC en las instancias en que la subsecretaría se ha reunido con los equipos de pueblos originarios e inmaterial para discutir condiciones de traspaso, negando nuestra participación y representación legal en estas materias».

Sin embargo, ley del Patrimonio Cultural, «es un proyecto que se ha creado a puertas cerradas, donde la participación se encuentra disfrazada en monólogos de las autoridades que no han dado paso a una participación activa de los y las trabajadoras, directivos y subdirectores de las diferentes unidades que serían afectadas con esta modificación, y que día a día se abocan a las labores de protección, resguardo y puesta en valor del Patrimonio Cultural del país».

Acusan displicencia de las autoridades, lo que se materializa «en la ausencia de la generación de dinámicas de trabajo activo, en la entrega de información parcializada, en la no existencia de respuesta a las propuestas presentadas por los trabajadores, se coronan con la negación de audiencia por parte de la ministra Consuelo Valdés, que se solicita por parte de los gremios desde principios de noviembre del año pasado».

Añaden que sumado a eso está «la dilatación de las nivelaciones y traspasos de los trabajadores/as del CMN que a pesar de existir la disponibilidad presupuestaria desde el año pasado a la fecha no se han llevado a cabo, y que hoy se nos busca imponer reglas diferentes con argumentos fuera de la ley y de los acuerdos. Además del descuido en el traspaso de los equipos de pueblos originarios e inmaterial que a la fecha no cuentan con las condiciones mínimas para ejercer su función, y hoy se les notifica serán traspasados una vez más a otra instancia del ministerio, sin garantizar nuevamente sus condiciones laborales, nos parece impresentable las formas en las que se han llevado a cabo estos procesos, y el cómo se nos busca involucrar en acuerdos que no se han generado».

Finalmente como Asociaciones de trabajadores/as del SNPC, «exigimos el respeto de las autoridades del Ministerio a nuestro quehacer público y hacemos un llamado a trabajar en conjunto generando instancias de participación colectiva y de retroalimentación efectiva entre autoridades, trabajadores/as y directivos de nuestro servicio, esperamos un gesto de buenos oficios por parte del Ministerio del que se supone somos parte. Solicitamos a las autoridades reconocer nuestra expertiz técnica y que abra espacios de discusión concretos y vinculantes». Y hacen un llamado  a las autoridades, a «no descuidar el proceso de instalación e implementación de nuestro servicio, que a un año de su entrada en vigencia no ha logrado destrabar un sinfín de directrices vitales para nuestra gestión de cara a la ciudadanía».