Edición Cero

El Movimiento Autonomista en Tarapacá denunció que la actual crisis que vive el pueblo venezolano se debe a la intervención del presidente de Estados... Movimiento Autonomista de Tarapacá sobre la crisis venezolana,  llama a la reflexión crítica ante la intervención de EE.UU

El Movimiento Autonomista en Tarapacá denunció que la actual crisis que vive el pueblo venezolano se debe a la intervención del presidente de Estados Unidos Donal Trump, el cual busca derrocar los gobiernos progresistas del continente mediante el deterioro económico y social de sus habitantes.

Además expresa su solidaridad con el pueblo bolivariano  venezolano “de vivir bajo el hostigamiento constante de la política exterior norteamericana, que históricamente se basa de la explotación de los recursos naturales de los países latinoamericanos”.

Los Autonomistas llaman la atención que este mecanismo “ya fue utilizado en nuestra región durante el siglo XIX y XX con la apropiación del salitre y el cobre, a través de guerras civiles y dictaduras cuyas consecuencias son heridas presentes en la historia reciente. Mecanismo y consecuencias que se pueden repetir con la explotación del litio, los recursos marítimos y la apropiación de los fondos de pensiones para los capitales foráneos”.

Por otra parte denuncian que el intervencionismo norteamericano “es una avanzada conservadora  destinada a usurpar la soberanía y los derechos sociales que los pueblos latinoamericanos necesitan para superar la desigualdad social”. Creen  firmemente en un diálogo político del pueblo venezolano que resuelva la crisis actual, evitando un golpe de estado o una guerra civil cuyas víctimas como siempre son los más desfavorecidos.

En esta línea consideran que la vía debe ser por medio de herramientas que permitan la  deliberación democrática y cuyas formas en particular, ya sean estas elecciones, referéndum u otras  puedan ser acordados por la vía del diálogo, respetando la soberanía y autodeterminación de los venezolanos.

También llaman la atención sobre los integrantes del pacto de Lima “que favorecen los intereses  de los poderosos, alejándose de la visión integradora del continente que buscan favorecer el bienestar de los pueblos. Además interpelan al Gobierno de Chile a que la política exterior sea conducida por mecanismos democráticos que reflejan una política de Estado, considerando que el Gobierno no tiene el estándar mínimo, ético  y moral de respeto a los Derechos Humanos, que en Chile son violentados diariamente en el Wallmapu, en los niños en el Sename, las pensiones de jubilados y la precarización de los derechos sociales”.

Finalmente invitan a reflexionar y tener una postura crítica y recordar las cicatrices que recorren nuestra pampa producidas por la codicia de los poderosos.