Edición Cero

La comunidad quechua de la asociación indígena “Wakmanta Paqariy” de la región de Arica y Parinacota, disfrutó de la paz y tranquilidad del pueblo... Comunidad de Macaya muestra bondades turísticas a representantes quechuas de  Región de Arica-Parinacota

La comunidad quechua de la asociación indígena “Wakmanta Paqariy” de la región de Arica y Parinacota, disfrutó de la paz y tranquilidad del pueblo de Macaya, al interior de Pozo Almonte, gracias a la iniciativa de la presidenta de la comunidad de Macaya Ruth Godoy, quien se atrevió a implementar en su pueblo el turismo vivencial, luego de que ella viviera la misma experiencia con la comunidad mapuche.

“Tuvimos una misión tecnológica muy bonita al sur de Chile y ahora la estamos replicando. Aprendimos a trabajar en comunidad, al principio nuestra gente estaba un poco reacia, con miedo, pero ya no es así y todos los vecinos aportaron con algo. Una señora tomó el cargo de hacer el pan y esperar a los turistas con pan amasado, otra vecina hizo sopaipillas y así muchos cooperaron con la comida, entre otros aportes, y eso demostró que podemos trabajar en comunidad. Por eso podemos decir que poco a poco, Macaya está preparada para hacer turismo vivencial”, expresó Ruth Godoy, presidenta de la comunidad de Macaya.

El programa de actividades contó con una ida a las termas de “La Cruz” y “Barros Chinos”, riquezas naturales que reúne propiedades medicinales tanto de sus aguas, como de los fangos o barros, y que los ancestros utilizaban para curar diversas dolencias. Además, realizaron un taller/conversatorio de medicina ancestral, a cargo de María Trujillo, conocida en el pueblo como Cora, yerbatera del pueblo, quien llevó a los ariqueños a recorrer su huerto medicinal con más de 60 tipos de hierbas, propias del pueblo, rescatando la sabiduría ancestral y enseñó el uso de las plantas para distintas enfermedades o dolores. “Les enseñé cómo es la cosecha de hierbas, cómo es el tratado y para qué sirven. A pedir permiso a la Madre Tierra para cosechar y para entrar a un predio. Conocieron cómo es el sistema de regadío. Les enseñé a cómo procesar y secar las hierbas frescas en sus casas y cómo hacerlas infusiones”, comentó María Trujillo, yerbatera de la zona.

Una de las actividades que destacaron dentro del recorrido del fin de semana, fue la “Transmutación Energética Solar”, una práctica ancestral que consiste en utilizar la energía de los primeros rayos del sol para eliminar energía negativa y cargar de energía positiva a un cuerpo. Esta técnica fue utilizada por los antiguos habitantes del pueblo y en esta oportunidad, fue una invitación a conocer y vivir la experiencia junto a la comunidad.

Durante la estadía de los turistas de la región de Arica y Parinacota, pudieron ser parte de un conversatorio sobre la cosmovisión indígena, donde descubrieron y conocieron la forma de ver, interpretar y vivir el mundo de Macaya, su cultura, tradiciones y vivencias ancestrales. “Fue una comunicación que tuvimos, una charla cercana con nuestra gente donde nos acercamos y nos relacionamos más. Relacionamos las historias de acá con las historias que ellos trajeron de Arica y sus pueblos del interior y que son muy similares. Eso tenemos que ponerlo en valor sino, en esta generación, se pierde”, relató Ruth.

Los relatos ancestrales continuaron el domingo, cuando conocieron el santuario del “Hombre Andino”, un recorrido en donde pudieron escuchar las historias que guarda el lugar y sobre el patrono del pueblo, San Santiago.

La comunidad quechua regresó a Arica muy satisfecha de lo vivido y opinaron que desarrollar el turismo vivencial unido a la riquezas ancestrales, la salud y la belleza, sí se puede lograr si se logra que toda la comunidad se haga parte. “Nosotros vinimos con la finalidad de aprender lo que es la medicina ancestral de nuestros pueblos y aprovechar las bondades de las aguas termales que también nos ayudan a la sanación de nuestro cuerpo y nuestra alma. La señora Ruth y Cora nos hicieron todo un panorama, así que nos vamos con el corazón lleno de alegría, de magia y de conocimientos nuevos. Ojalá que la gente que visite Macaya, lo haga con esa misma intención, de recargarse de energía”, opinó Haylen Chang, presidenta de la asociación indígena “Wakmanta Paqariy”.

PROYECTO FIC

Esta actividad realizada en Macaya, es parte del trabajo que Ruth Godoy ha realizado durante un año junto con profesionales de la universidad Santo Tomás, sede Iquique, a través del proyecto FIC “Circuito Turístico Termal”, financiado con un monto de $283.017.000.- por el Gobierno Regional y ejecutado por la casa de estudios superiores y que tiene como fin, contribuir al rescate y desarrollo del uso de las fuentes termales, sus aguas y propiedades medicinales.

Durante el desarrollo del proyecto, las 3 comunidades (Macaya, Mamiña y Chusmiza-Usmagama), incluidas en él, han realizado diversos talleres sobre productos turísticos, modelos de gestión, misiones tecnológicas, entre otros, permitiendo así, que puedan entregar un servicio turístico y ancestral a la vez. “Hace año que nosotros andábamos buscando esto y felizmente tuvimos un encuentro con la universidad Santo Tomás y los profesionales con los que hemos estado trabajado, son quienes nos impulsaron, nos dieron el valor para poder hacer esto. Hemos trabajado bastante con ellos y por eso quiero darle las gracias, porque gracias a ellos, nosotros estamos haciendo esto en nuestro pueblo, por primera vez”, expresó la presidenta de la comunidad de Macaya.